Cómo acostumbrar a tu gato a la llegada de tu bebé

0
Cómo acostumbrar a tu gato a la llegada de tu bebé
2 (40%) 3 votes

 

 

Los gatos no son grandes fanáticos del cambio. Así que imagínate la confusión que creas en tu gato cuando repentinamente llega un nuevo miembro de la familia, en este caso un bebé. 

Cuando llega el bebé, muchas personas consideran que ante un comportamiento negativo del gato  estaríamos ante un gato celoso del bebé, pero eso no es cierto. Piensa “como un gato”,  y date cuenta de la confusión causada por este cambio importante en la rutina normal del gato y cómo su entorno de repente se vuelve desconocido. El gato de la noche a la mañana descubre que una criatura de olor y sonidos extraños acaba de “invadir su territorio”.

 Y lo que es peor es que todos los que están alrededor del gato de repente comienzan a espantarlo o gritarle si intenta acercarse a esta extraña y pequeña criatura sin pelo, el bebé. 

Para lograr que para el gato sea lo menos estresante posible, en este artículo te mostraré cómo preparar a un gato para la llegada de un bebé.

gatos y bebes

 

Empieza lo antes posible a preparar a tu gato

Tan pronto como sepas que hay un bebé en camino, todos en la familia deberéis comenzar a preparar los cambios futuros.

Tu gato también deberá estar preparado para la nueva llegada, ya que habrá cambios en el entorno y en la rutina del hogar una vez que el bebé llegue a la casa.

A poder ser debes hacer los preparativos cuatro meses antes del nacimiento; no lo dejes a que llegue el bebé. Entre los pasos que debes seguir antes de que nazca tu bebé están:

Mantener el horario normal de tu gato

Un error que se suele cometer está en proporcionar mucho tiempo de atención al gato antes del nacimiento del bebé para compensar la falta de tiempo libre más tarde. 

Sin embargo, lo que termina sucediendo es que tu gato va a estar muy bien con mayor cantidad de tiempo de juego, más cariño y atención, pero cuando llega el bebé, todo su mundo se viene abajo. 

Te debes comprometer con un horario antes del nacimiento del bebé que puedas mantener después.

Acostumbrar a tu gato a los sonidos del bebé

Para ayudar a preparar a tu gato a los sonidos que hacen los bebés, reproduce las grabaciones de un bebé llorando, y gritando por períodos cortos durante el día. Inicialmente, el sonido debería ser apenas audible, aumentando el volumen gradualmente a medida que tu gato se acostumbra a los ruidos. Es importante que tu gato se sienta tranquilo y relajado con los sonidos antes de aumentar el volumen.

Presentar a tu gato los olores y objetos del bebé

Un sentido muy desarrollado de un gato es el olor. Permite que tu gato investigue los nuevos artículos que traes a casa con la llegada del bebé. Procura que tu gato se acostumbre a los polvos, jabones, champús y leche para bebés usándolos en los meses previos a la llegada del bebé. También es una buena idea poner algunos de los nuevos productos en su propia piel (por ejemplo, polvos, lociones para bebés); de esta manera, los nuevos olores pueden mezclarse con un olor “seguro” familiar.

Para hacer que los nuevos objetos le huelan más “familiar”, frota con un trapo la cabeza del gato y pásalo por los nuevos objetos del bebé. Los gatos tienen glándulas en sus mejillas que liberan feromonas. Las feromonas depositadas durante el frotamiento de las mejillas son “amigables”.

Alimenta a tu gato donde el bebé no pueda alcanzar

Acostumbra a tu gato a comer en una zona de difícil acceso para el bebé, preferiblemente en altura. Cuando el bebé comienza a caminar y explorar, la comida para gatos puede ser una atracción irresistible.

Proporciona un lugar tranquilo para que se retire tu gato

Es probable que tengas muchos visitantes cuando llegue el bebé, incluidos familiares y amigos. Los gatos sociables pueden disfrutar de la atención adicional que reciben de los visitantes, mientras que otros pueden sentirse abrumados si es algo a lo que no están acostumbrados.

Los gatos siempre deben tener un lugar tranquilo y seguro para ir cuando necesiten descansar o retirarse de los visitantes. Esto será especialmente importante para ellos una vez que el bebé llegue y comience a caminar. Los gatos prefieren lugares altos, oscuros y aislados que tengan una buena visión de las actividades domésticas. Un poste alto para rascar con niveles adicionales o un estante alto es ideal para esto. Anima a tu gato a usar estas áreas colocando algunas sabrosas golosinas y ropa de cama en ellas. 

Juguetes separados para el bebé y el gato

Los juguetes para gatos y los juguetes para bebés a menudo están hechos de materiales similares. Algunos juguetes incluso hacen el mismo tipo de ruido, como un chirrido o un sonajero. No es sorprendente que los bebés cojan y mastiquen los juguetes del gato. Evita que estén mezclados, tenlos ordenados y separados.

Lugar de descanso y sueño para tu gato

Debes decidir si necesitas cambiar dónde descansa y duerme tu gato actualmente. Por ejemplo, puede que esa habitación la quieras usar como habitación de los juegos. Acostumbra gradualmente a tu gato a dormir en otras áreas y luego mantén cerrada la puerta de esa habitación. Realiza este y otros cambios con suficiente antelación para que tu gato no asocie el traslado con la llegada del bebé.

La salud de tu gato es importante

Asegúrate de que tu gato tiene buena salud física, debe estar libre de pulgas y gusanos. Cualquier sospecha sobre la enfermedad o el desarrollo de enfermedades debe ser revisada por un veterinario. Cualquier dolor o irritación que un gato esté sintiendo disminuirá su tolerancia a los cambios que van a ocurrir, lo que puede conducir a desórdenes en la micción o agresión.

Vigila los problemas de comportamiento de tu gato

Si tu gato tiene algún problema de comportamiento, deberás resolverlo antes de la llegada del bebé. Después estarás muy ocupado y centrado en el bebé y te costará más abordar los problemas de comportamiento. Además, la llegada del nuevo pequeño puede exacerbar el problema del comportamiento felino. 

Precauciones durante el embarazo con la caja de arena

Si estás embarazada, es muy probable que el médico te haya indicado que te olvides de los deberes de la caja de arena (algunos médicos o familiares mal informados pueden incluso aconsejarte que se deshaga de su gato). Esto se debe al riesgo para el feto de la toxoplasmosis. Los quistes de toxoplasmosis se eliminan en las heces de los animales infectados.

Para evitar que los quistes que se transmiten en las heces se vuelvan infecciosos, limpia la materia fecal al menos dos veces al día.

gato y bebe

Qué hacer después del nacimiento del bebé

Cómo presentar al bebé a tu gato

El bebé debe ser colocado en una habitación tranquila donde el gato tenga pocas asociaciones. Sostén al bebé en tus brazos y haz que lo olfatee.  El gato estará interesado por unos segundos y luego perderá interés. Si tu gato prefiere huir del bebé, no lo fuerces, puede ser muy estresante. Permite que tu gato huya e investigue a su propio ritmo.Recompensa el buen comportamiento de tu gato con un suave elogio. Continúa con las tareas y rutinas diarias normales y tu gato aceptará fácilmente la nueva llegada.

Enfermedades del gato y del bebé

Es esencial que tu gato sea tratado regularmente por gusanos y pulgas, y que sea desparasitado.

No dejes pañales sucios en el suelo, ya que pueden mojar o ensuciar el lugar del gato. Usa jabón antibacterial para limpiar tus manos después de alimentar, arreglar o jugar con tu gato y siempre usa guantes de goma, que se lavan después, para limpiar el arenero del gato.

Supervisa la relación entre tu bebé y el gato

No pongas a tu bebé en el suelo con el gato y no lo dejes sin supervisión. Esto incluye a todos los gatos, incluso aquellos con un excelente temperamento.

Nunca debes permitir que una mascota duerma en la cuna o en la misma habitación que el bebé. Los bebés pequeños no pueden soportar encima de ellos el peso de un gato, esto podría provocar una asfixia accidental en el bebé.

No olvides esto: cualquier interacción cercana entre el gato y el bebé debe ser supervisada por ti.

Niños pequeños y gatos

Tu bebé pronto comenzará a gatear y es importante estar alerta una vez que comience a moverse. Es especialmente importante que te asegures de que tu gato tenga un lugar seguro para descansar y relajarse, que sea inaccesible para el niño. Esto evitará que el niño persiga, acorrale y acose al gato continuamente. Finalmente, recuerda colocar la bandeja de arena de tu gato en un área tranquila lejos de las áreas a las que tiene acceso tu bebé.

gato que se acostumbra al bebe

 

 

 

 

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

      Deje una respuesta

      Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

      ACEPTAR
      Aviso de cookies
      El inicio de sesión/registro está temporalmente inhabilitado