Castración en los gatos. Consecuencias

1
Castración en los gatos. Consecuencias
2 (40%) 3 votes

 

 

La esterilización de gatos es un método necesario para controlar la superpoblación felina. En los machos, el procedimiento también se puede llamar castración, mientras que la extracción de los ovarios en las gatas se puede llamar esterilización o ovariohisterectomía. 

El procedimiento de castración puede tener efectos y consecuencias secundarias a corto y largo plazo:

 

Consecuencias y efectos secundarios a corto plazo en la salud

El procedimiento de castración en felinos es simple y puede tener efectos secundarios mínimos. El gato puede experimentar dolor después de la cirugía, pero el veterinario le recetará medicamentos adecuados para el dolor.

La castración es una operación invasiva, por lo que algunos riesgos para la salud están asociados con ella. Los riesgos son mayores para las hembras que para los machos, porque el cirujano debe abrir una incisión de 2 a 3 centrímetos en su vientre. A medida que su gato envejece, su sistema inmune pierde fuerza gradualmente, por lo que hay una pequeña posibilidad de que la incisión se infecte. Los gatos jóvenes se curan más rápido y tienden a tener un sistema inmunológico más fuerte. Los gatos mayores también son más propensos a tener problemas de salud existentes, lo que puede complicar la cirugía. 

Tu gato estará letárgico por la cirugía y la anestesia cuando lo lleves a tu casa después de su operación y puede rechazar la comida por un tiempo. Esto es normal y debería durar solo un día o dos.

Otros efectos secundarios postoperatorios de la cirugía de castración incluyen enrojecimiento e hinchazón de la herida de la cirugía, infecciones (que pueden tratarse con antibióticos ) y cicatrices.

En casos raros, la cirugía puede no tener éxito y el veterinario deberá realizar un segundo procedimiento de castración. 

 

Aumento de peso

El aumento de peso puede ser un efecto secundario a largo plazo de la castración de gatos. Después de la cirugía, el gato ya no perderá tiempo buscando un compañero para aparearse, por lo que será más sedentario. Si el gato come la misma cantidad de comida, ganará peso.

Debes hablar con tu veterinario y hacer algunos cambios en la dieta de tu gato; deberías reducir su consumo de calorías, sin afectar las cantidades de nutrientes esenciales que tu mascota necesita.

 

Falta de actividad física

Como el gato ya no estará interesado en el apareamiento, pasará más tiempo en el interior. Los gatos machos tienden a volverse agresivos cuando luchan por una hembra o un territorio. Después de ser castrado, el gato será menos agresivo y dormirá más.

La falta de actividad puede conducir a la obesidad.

Debes acostumbrar a tu mascota a que realice nuevas actividades en el interior para ayudarlo a mantenerse activo. Inicia diferentes juego, consigue algunos juguetes y anima a tu mascota a estar activa .

 

Retraso en el crecimiento del gato

El retraso en el crecimiento puede ser un efecto secundario del proceso de castración, pero es raro. Esto puede suceder solo si la castración se realiza demasiado temprano. Consulta al veterinario para determinar el momento óptimo para realizar la castración de tu mascota. El mejor momento para esterilizar gatos es justo antes de alcanzar la madurez sexual (antes del primer ciclo de celo en las mujeres).

 

Cistitis

La cistitis o infecciones urinarias son comunes en gatos castrados. En casos muy raros, los gatos machos pueden experimentar bloqueos urinarios. Para evitar esto, el veterinario puede recomendar una dieta húmeda y también debes procurar aumentar la ingesta de agua del gato.

 

castración gatos consecuencias

 

Conclusión

Realmente hay muy pocos efectos negativos como consecuencia de castrar a tu gato, proporciona más beneficios que perjuicios a tu mascota. Es una operación de veinticinco o treinta minutos en una hembra y de unos quince en un macho, que se realiza con anestesia general, por lo que el animal no sufre dolor, y ese mismo día pueden volver a casa.

La recuperación es igualmente rápida. Al día siguiente prácticamente estará haciendo vida normal y nuestra mascota vuelve a ser “la misma” de siempre en un par de días. Además con las suturas reabsorbibles tampoco hay que preocuparse de los puntos, y salvo la administración de un antibiótico suave (pediátrico) para prevenir infecciones de la herida no hay que hacer curas.

La castración y la esterilización, ayudará a tu mascota a ser un mejor compañero y vivir una vida más larga y saludable.

Contribuyes evitando molestias a los vecinos (el celo de las hembras puede ser muy molesto) y evitas la proliferación incontrolada de colonias callejeras.

Se quedarán en casa muy felices, ya sea un gato de interior o de exterior. Sin esterilizar, el macho deambulará, peleará, sangrará,  y la hembra intentará (y generalmente tendrá éxito) escapar, mientras atrae a otros gatos, aullando en tu casa o jardín.

Los machos rocían de orina y hacen que tu jardín y hogar huelan muy mal si no están castrados. Las gatas entrarán en celo y serán insoportablemente ruidosas cada 2 a 4 semanas si no están esterilizadas. Los gatos que atraiga serán igual de ruidosos.

Simplemente no vale la pena tener un gato sin castrar, y si el tuyo es una hembra muy pronto tendrás muchos gatos sin castrar.

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

      Deje una respuesta

      Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

      ACEPTAR
      Aviso de cookies
      El inicio de sesión/registro está temporalmente inhabilitado