Clamidiosis felina. Causas, síntomas y tratamiento

1
Clamidiosis felina. Causas, síntomas y tratamiento
4.5 (90%) 2 votes

 

La clamidiosis felina es una infección causada por un organismo bacteriano ( Chlamydophila felis ). Los signos más comunes de clamidia afectan a los ojos o al tracto respiratorio superior (nariz o garganta), y solo cuando la infección no se trata, se puede propagar a los pulmones.

Las clamidias son una causa muy frecuente de conjuntivitis aguda y crónica en gatos.

También se sabe, que en ocasiones, esta bacteria infecta la zona genital y las articulaciones.

En este artículo me centraré en la clamidia como causa de la conjuntivitis en nuestros gatos.

 

¿Cómo se contagia en un gato la clamidiosis?

Debido a que la clamidia vive dentro de las células del cuerpo y no puede sobrevivir mucho tiempo en el ambiente, la propagación de la infección se produce por el contacto directo o cercano con un gato infectado. La enfermedad es más habitual cuando los grupos más grandes de gatos se mantienen juntos, por lo tanto puede ser frecuente en las colonias de gatos.

La infección puede ser la causa de hasta el 30% de los casos de conjuntivitis crónica. Si se diagnostica a un gato en el hogar, todos los demás gatos deben recibir tratamiento.

Aunque los gatos de todas las edades pueden infectarse, la enfermedad se observa con mayor frecuencia en los gatitos de 5 a 12 semanas de edad. 

Después de la infección, el período de incubación de la enfermedad dura entre tres y diez días.

 

Síntomas de un gato infectado con clamidiosis

Las bacterias infectan principalmente la conjuntiva, estas son las delicadas membranas que recubren los párpados y los bordes de los globos oculares. La infección causa una inflamación conocida como conjuntivitis.

En los gatos con conjuntivitis, la conjuntiva se inflama y se vuelve roja, haciéndose más visible. La membrana nictitante o tercer párpado en la esquina interna del ojo puede sobresalir parcialmente a través del ojo. La infección puede afectar a uno o ambos ojos.

En un primer momento, aparece una secreción acuosa de los ojos que rápidamente se vuelve más gruesa y suele ser de color amarillo o verdoso. Los gatos afectados suelen mantener los ojos afectados cerrados. En ocasiones, la infección va acompañada de fiebre o pérdida de apetito.

Después de uno o dos días, se pueden producir sollozos y estornudos. En los gatitos, la infección puede extenderse a los pulmones y causar una neumonía fatal.

Si no se trata, la conjuntivitis, a menudo puede persistir durante dos meses o más, y los gatos pueden continuar eliminando las bacterias en las secreciones oculares durante muchos meses.

 

Formas de diagnosticar la conjuntivitis por clamidiosis

La conjuntivitis por clamidiosis puede ser difícil de diagnosticar porque hay muchas causas de conjuntivitis y los gatos pueden tener múltiples infecciones al mismo tiempo. El mejor método de diagnóstico consiste en tomar una muestra con un hisopo de algodón de la membrana conjuntiva. El hisopo se envía a un laboratorio donde la muestra se analiza. Ocasionalmente, los organismos también son visibles en frotis teñidos preparados a partir de raspados conjuntivales.

Otra opción de diagnosis, consiste en probar raspados y frotis conjuntivales para detectar antígenos y ADN de clamidia. Esta prueba puede ser útil en los casos en que el resultado del cultivo de laboratorio sea negativo o como una prueba de detección general para los criaderos o en hogares con múltiples gatos donde la conjuntivitis es un problema crónico.

¿La clamidiosis el contagiosa para los humanos?

Existen informes aislados de personas que viviendo en el mismo hogar con los gatos afectados desarrollaron conjuntivitis asociada a la clamidiosis felina. Por lo tanto, si alguien de la familia presenta síntomas, debes consultar al médico  y comunicarle que hay una infección por clamidiosis felina en el  hogar. En todo caso, dicha infección es extremadamente infrecuente en humanos y una vez diagnosticada es fácilmente tratable.

Debes tomar precauciones de higiene al manipular y tratar a los gatos infectados (lavarse las manos después de acariciar o administrar medicamentos y evitar el contacto directo hasta que la infección se haya resuelto.

 

Tratamiento para la conjuntivitis por clamidia

Esta infección se puede tratar con éxito con un tratamiento de antibióticos orales y tópicos. Un grupo de antibióticos muy efectivos son los conocidos como tetraciclinas.

El tratamiento oral con tabletas o una suspensión es lo mejor, ya que el organismo bacteriano puede estar presente en sitios distintos al ojo; el tópico con gotas para los ojos o ungüentos también es útil, puede mejorar la recuperación y también hacer que el gato se sienta más cómodo.

El tratamiento debe continuarse durante un mínimo de cuatro semanas y durante al menos diez días después de que los ojos parezcan normales. Dado que algunos gatos pueden infectarse de manera subclínica (no muestran ellos síntomas, pero son una fuente de infección para otros gatos), debes administrar el tratamiento a todos los gatos en el hogar.

 

Prevención de la conjuntivitis por clamidia

Varias vacunas están disponibles y son más útiles en criaderos o refugios para animales donde puede ser difícil eliminar el organismo bacteriano por completo. Esta vacuna se considera una vacuna no esencial y se recomienda si tu gato tiene un riesgo razonable de contraer la enfermedad. 

La protección que proporciona la vacuna es relativamente corta, y generalmente se requieren refuerzos anuales. El veterinario te aconsejará sobre las opciones de vacunación adecuadas para su gato, según la prevalencia de esta enfermedad en tu región y el riesgo individual de tu gato.

 

Estoy deseando escuchar tu opinión

      Encantado de que dejes un comentario

      Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

      ACEPTAR
      Aviso de cookies
      El inicio de sesión/registro está temporalmente inhabilitado