Clamidiosis felina. Causas, síntomas y tratamiento

La clamidiosis felina se refiere a una infección ocular debida a un tipo de bacteria conocida como Chlamydophila felis

Existen muchas cepas diferentes de bacterias de tipo clamidia, la mayoría de las cuales son altamente específicas de cada especie (cada cepa generalmente solo infecta a uno o un pequeño número de animales / especies diferentes).

La bacteria que infecta a los gatos se adapta muy bien a ellos, en los que ocasiona, sobre todo, enfermedad ocular y conjuntivitis en gatos. Un tratamiento adecuado puede eliminar la bacteria y resolver todos los signos clínicos. 

¿Qué enfermedad causa Chlamydophila felis en los gatos?

La Chlamydophila felis causa, con frecuencia, conjuntivitis en los gatos, es decir, la inflamación de los tejidos del ojo. Esta bacteria también se puede alojar en los pulmones, el tracto gastrointestinal y el tracto reproductivo. Ocasionalmente puede generar infertilidad en las gatas reproductoras. Hay evidencia circunstancial de que la infección por Chlamydophila puede causar aborto.

Muchos gatos con Clamidofila también pueden sufrir una infección viral de las vías respiratorias superiores, como Calicivirus o Herpesvirus gatos.

Síntomas de un gato infectado con clamidiosis

El período de incubación de las infecciones por Chlamydophila es de 2 a 5 días. Al principio, puede estar afectado un ojo, pero dentro de unos días la enfermedad afectará a ambos.

El dolor y la incomodidad hace que los gatos afectados pueden mantener los párpados parcialmente cerrados (blefaroespasmo) y, a medida que la enfermedad progresa, se puede ver una hinchazón severa y enrojecimiento de la conjuntiva.

La secreción que comienza como una descarga ocular acuosa, se vuelve amarillenta más espesa y ocasionalmente la infección ocular se acompaña de estornudos leves y secreción nasal. Ocasionalmente hay una fiebre leve que puede provocar letargo e inapetencia, pero los gatos suelen permanecer espabilados y comen bien. Los signos respiratorios suelen ser escasos.

Si no se atiende, la conjuntivitis a menudo puede persistir durante dos meses o más, y los gatos pueden continuar eliminando la bacteria en las secreciones oculares durante muchos meses (y, por lo tanto, ser una fuente potencial de infección para otros gatos).

https://es.paperblog.com/

Diagnóstico de la infección por Chlamydophila felis

Aunque algunos veterinarios tratan la clamidiosis basándose solo en los síntomas, el diagnóstico requiere la detección del organismo en la conjuntiva de un gato que muestra los signos típicos.

Se procederá al examen de frotis de un hisopo ocular bajo el microscopio para comprobar la presencia de infección a través de la observación de los cambios típicos en las células conjuntivales. 

Para el diagnóstico definitivo, los hisopos de los ojos de los gatos afectados deben enviarse a un laboratorio veterinario donde el organismo pueda identificarse mediante cultivo o mediante técnicas de diagnóstico molecular, como la reacción en cadena de la polimerasa (PCR).

También es importante descartar otros problemas que producen síntomas similares, incluyendo un cuerpo extraño en el ojo, úlceras corneales, entropión y distichia.

¿Qué gatos están más en riesgo de infección por Chlamydophila?

La infección necesita el contacto directo entre los gatos para propagarse, por lo que la enfermedad es mucho más común cuando hay grandes grupos de gatos que se mantienen juntos (hogares con múltiples gatos, criaderos y refugios o en cualquier entorno donde los gatos están en contacto próximo y se introducen regularmente nuevos gatos).

El contacto indirecto a través del entorno o la manipulación no es tan probable que transmita la infección, ya que la bacteria no sobrevive por mucho tiempo fuera del cuerpo de un gato.

Aunque los gatos de todas las edades pueden infectarse, la enfermedad se observa con mayor frecuencia en gatitos de 5 a 12 semanas de edad, en gatos de raza pura, gatos con sistemas inmunes comprometidos y aquellos que están estresados ​​debido a enfermedades o cambios en su entorno.Los gatitos pueden infectarse durante el parto.

La clamidia también debe distinguirse de otras posibles causas de conjuntivitis, como el herpesvirus felino, el calicivirus felino y los micoplasmas. La conjuntivitis también puede ocurrir como resultado de un trauma, alergias u otras razones no infecciosas.

Tratamiento a la clamidia ocular gatos

Un grupo de antibióticos conocidos como tetraciclinas se considera el tratamiento de mejores resultados. La doxiciclina para gatos es uno de estos antibióticos y solo debe dar una vez al día. Otros antibióticos también pueden servir, pero no son tan eficaces y deben administrarse durante más tiempo para lograr los mismos resultados que la doxiciclina.

El tratamiento puede ser oral con tabletas, ya que la bacteria puede estar en otras partes del organismo además del ojo. El tratamiento tópico con gotas o ungüentos también es aconsejable, ya que puede mejorar la recuperación y hacer que el gato se sienta más cómodo.

El tratamiento se debe seguir durante 3-4 semanas para eliminar, de forma segura, la bacteria y, es aconsejable, que todos los gatos en la casa sean tratados, para evitar contagio masivo.

A veces es necesaria la hospitalización si hay otras enfermedades presentes o si la infección de las vías respiratorias superiores es grave. Algunos gatitos pueden necesitar apoyo adicional en forma de líquidos intravenosos y descanso.

Como remedio casero a la clamidiosis felina puede servir el aplicar compresas de agua tibia en los ojos del gato varias veces al día, para reducir las molestias y mantener el área limpia.

En muchos países existe una vacuna disponible para proteger a los gatos contra la Clamidiosis. No siempre se previene la infección, pero es útil para prevenir la enfermedad clínica grave. Aunque generalmente no es adecuado para la mayoría de los gatos domésticos, puede ser útil en situaciones de alto riesgo, tales como criaderos con problemas persistentes con la bacteria.

Clamidia felina y el contagio a humanos

Los humanos pueden infectarse con la Chlamydophila Psittaci, pero la bacteria que infecta a los gatos, la Chlamydophila felis, está altamente adaptada a esta especie. Ha habido algunos informes de conjuntivitis humana después del contacto con un gato que alberga Chlamydophila felis, pero el riesgo parece ser extremadamente bajo.

Para evitar riesgos, se recomiendan medidas de higiene al manipular y tratar gatos infectados (lavarse las manos después de acariciar o administrar medicamentos, y evitar el contacto cara a cara hasta que la infección se haya resuelto).

¿La clamidiosis es contagiosa para los humanos?

Existen informes aislados de personas que viviendo en el mismo hogar con los gatos afectados desarrollaron conjuntivitis asociada a la clamidiosis felina. Por lo tanto, si alguien de la familia presenta síntomas, debes consultar al médico  y comunicarle que hay una infección por clamidiosis felina en el  hogar. En todo caso, dicha infección es extremadamente infrecuente en humanos y una vez diagnosticada es fácilmente tratable.

Debes tomar precauciones de higiene al manipular y tratar a los gatos infectados (lavarse las manos después de acariciar o administrar medicamentos y evitar el contacto directo hasta que la infección se haya resuelto).

 

Prevención de la clamidiosis en los gatos

Los gatos sanos deben mantenerse separados de los gatos infectados. Si tienes un gato con una infección por clamidofila, mantenlo alejado no solo de otros gatos, sino también de niños pequeños y de cualquier persona con un sistema inmunitario comprometido. También es conveniente lavarte las manos después de tocar a tu gato.

Las infecciones en humanos son poco frecuentes y fáciles de tratar. Sin embargo, si tienes un gatito infectado y un miembro de la familia desarrolla dolor en los ojos o lagrimeo, debes consultar a un médico e indicar la presencia de clamidiosis felina en el hogar.

Hay una vacuna disponible para la clamidia felina, no previene la infección, solo reduce la gravedad de los síntomas. Los efectos secundarios incluyen pérdida de apetito, depresión, fiebre, letargo y cojera. Es una vacuna con riesgos que superan con creces los beneficios.

Estoy deseando escuchar tu opinión

      Encantado de que dejes un comentario

      Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

      ACEPTAR
      Aviso de cookies
      Migatapersa
      El inicio de sesión/registro está temporalmente inhabilitado