Percepción de los gatos

Me refiero a su capacidad de oír, oler, ver y usar sus bigotes para detectar estímulos. La percepción olfativa (capacidad de oler) es particularmente importante para los gatitos jóvenes en la relación con su madre.

Por el contrario, los gatitos no responden a los estímulos auditivos hasta los 11-16 días de edad y a los  visuales hasta los 16-21 días de vida.

Las señales olfativas siguen siendo muy importantes para los gatos a lo largo de sus vidas: los gatos adultos usan el aroma para marcar su territorio y detectar los territorios de otros gatos. Al igual que los perros, también obtienen información social del olor de otros gatos. 

Sin embargo, a pesar de la importancia del olfato para los gatos, la gran mayoría de los experimentos sobre el comportamiento de los gatos se han centrado en la visión de los gatos, por lo que nuestra comprensión actual de cómo los gatos perciben el mundo es bastante limitada.

 

Permanencia de los objetos

La permanencia del objeto es la capacidad de “tener en cuenta la existencia” de un objeto incluso cuando se pierde de vista. También implica la capacidad de saber que por el hecho de que algo ha desaparecido de nuestra vista, no significa que se haya ido para siempre. 

Por ejemplo, si ves una pelota rodar debajo de un sofá, aunque no puedas verla más, sabes que todavía está allí. Los humanos desarrollan esta habilidad desde niños. 

Además, los gatos no solo son capaces de mantener un objeto “en la mente” cuando se pierde de vista, también son capaces de saber si ese objeto se ha movido. 

En conclusión, los gatos pueden entender que a pesar de que algo no está aquí ahora, no significa que ya no existe.

 

Causalidad física

Los científicos de la cognición animal a menudo investigan si un animal es capaz de entender cómo los objetos en su mundo se relacionan entre sí. Por ejemplo, las aves se prueban en escenarios en los que tienen que tirar de la cuerda para acceder a los alimentos que cuelgan al final de la misma.

Las preguntas de este tipo apenas se han abordado en los gatos. Sin embargo, un estudio intentó hacer esto dando a los gatos la oportunidad de tirar trozos de cuerda para acceder a la comida. Parte de la cuerda estaba unida a la comida de una manera que ‘tenía sentido’, mientras que otros trozos de cuerda se colocaban horizontalmente sobre la comida o se cruzaban de una manera que no tenía sentido tirar de ella para conseguir comida. En este experimento, no parecía que los gatos entendieran lo que estaba pasando: tiraban de todos los trozos de cuerda indiscriminadamente. Sin embargo, esto podría deberse a las limitaciones del diseño del experimento más que a las limitaciones de los gatos. 

 

Discriminación de cantidad

Hay una investigación limitada en esta área, pero los gatos pueden ser entrenados para discriminar entre dos puntos y tres puntos, lo que indica que pueden diferenciar entre cantidades (por lo menos, pequeñas).

 

Cognición social

Mientras que muchas personas piensan que los gatos domésticos son solitarios, los gatos domésticos que viajan libremente parecen elegir pasar el rato con individuos particulares mientras están fuera de casa. Si bien algunas de estas interacciones son agresivas, otras son solo de investigación o incluso de afiliación. Los gatos también tienen diferentes relaciones con diferentes personas. Los gatos generalmente aprenden a socializar en las primeras dos y siete semanas de vida (con otros dos gatos y humanos). En términos generales, aquellos expuestos a más humanos durante este tiempo crítico serán más amigables con los humanos por el resto de sus vidas.