Cómo saber si tu gato tiene fiebre. Pasos para controlar su temperatura

1
Cómo saber si tu gato tiene fiebre. Pasos para controlar su temperatura
4 (80%) 2 votes

 

La fiebre no es agradable para nadie, incluido tu gato. Además sabemos que una simple revisión de la frente no funciona en un gato como sucede con las personas.

Tratar la fiebre también es diferente para los gatos. Entonces, ¿cómo puedes saber si tu gato tiene fiebre y, en caso afirmativo, qué hacer al respecto? 

Una temperatura normal en los gatos varía de 37,8-39,2  Cº. La fiebre en los gatos ocurre cuando la temperatura de su cuerpo sube por encima de 39,2  Cº. Aunque las fiebres pueden ser útiles para combatir enfermedades, una fiebre muy intensa puede dañar los órganos. Ponte en contacto con el veterinario de inmediato si tu gato tiene fiebre muy alta.

Conocerás las causas, los signos y síntomas de la fiebre en los gatos y lo que necesitas saber sobre cómo tomar la temperatura de tu gato y cómo cuidarlo.

 

Causas de la fiebre en los gatos

Entre las condiciones que podrían causar que tu gato tenga fiebre te incluyo:

  • Infecciones bacterianas como la Bartonella, también conocida como fiebre por arañazo de gato.
  • Virus o infecciones virales.
  • Infecciones por hongos.
  • Lesiones o abscesos resultantes de peleas de animales.
  • Tumores.
  • Enfermedades como el Lupus.

 

Síntomas de un gato cuando tiene fiebre 

Las enfermedades que causan fiebre en los gatos también pueden provocar ciertos comportamientos reveladores en el gato. Estos comportamientos, que evolucionaron en los animales salvajes para ayudarlos a sobrevivir a una enfermedad, permiten a los gatos conservar la energía necesaria para producir fiebre. Las fiebres combaten las enfermedades estimulando el sistema inmunológico y retardando el crecimiento de bacterias y virus.

Estate atento a estos signos de la fiebre:

  • Sin apetito y no come.
  • Depresión.
  • Falta de energía o actividad.
  • Disminución de la ingesta de agua.
  • Disminución del acicalamiento.
  • Temblor o respiración rápida.

Tu gato también puede mostrar otros signos específicos de enfermedad, como estornudos, vómitos o diarrea.

Cómo hacer una primera prueba para saber la temperatura corporal de tu gato

Revisa la nariz de tu gato

Las narices de los gatos suelen ser frías y húmedas, pero la nariz del gato con fiebre suele estar seca y caliente.

Comprueba la fiebre tocando las orejas de tu gato

Cuando tu gato esté bien, coloca un dedo en el lado interno de su oreja. La notarás caliente. Pero cuando tiene fiebre, la sentirás mucho más caliente, parecido a cuando tocas la frente de una persona para ver si tiene fiebre.

Toca su espalda

Al igual que sus orejas, la espalda de tu gato también puede estar más caliente de lo normal al tacto si tiene fiebre. Pero primero, asegúrate de que tu gato no haya estado durmiendo en un lugar soleado o cerca de una fuente de calor.

 

Cómo comprobar la temperatura de tu gato de forma correcta

Antes te he indicado como tomar la temperatura de tu gato de forma aproximada, pero puedes y debes diagnosticar la fiebre de tu gato de forma más técnica. El procedimiento no es para los débiles de corazón, se requiere cierta pericia. Es posible tomar la temperatura de un gato cooperativo en casa, pero si lucha por evitar que lo hagas, puede ser peligroso tanto para el gato como para ti.

Antes de comenzar, necesitarás:

  • Un termómetro digital.
  • Un lubricante para el termómetro, como la vaselina.
  • Alcohol y toalla de papel para limpiar el termómetro.
  • Algún premio para el gato.

Pasos a seguir para medir la temperatura corporal de tu gato:

  1. La temperatura corporal del gato la tomarás por vía rectal, no te aconsejo la toma de temperatura en las axilas u oídos, por ser poco precisa. Lo mejor es usar un termómetro digital, ya que se leen rápidamente. Sin embargo, ten cuidado, ya que los de menor calidad pueden dar lecturas incorrectas. Podrías usar un termómetro de cristal de los de “mercurio”,  pero para leer la temperatura requiere más tiempo e implica riesgos de romperlo. Además, asegúrate de tener un termómetro dedicado para tu gato.
  2. Lubrica el termómetro para que sea más fácil colocarlo y también para que no cause dolor a tu gato. Lo mejor sería vaselina que se usa en las clínicas veterinarias y en el cuidado de bebés. También puedes usar otro lubricante a base de agua si los tiene en casa.
  3. Pide a alguien que sostenga a tu gato presionándolo con suavidad contra el piso o la mesa, o sosteniendo su cuerpo y sus patas, asegurándote de que puedas acceder a la parte trasera del gato. Podrás usar una mano en el termómetro y levantar la cola de tu gato con la otra. Prepárate, a tu gato no le va a gustar lo que vas a hacer, ya que incluso los más tranquilos pueden perder el control.
  4. Inserta el termómetro en la abertura anal de tu gato. Introduce el termómetro aproximadamente 2,5 cm y espera hasta que se complete la lectura. Esta es la razón por la que los termómetros digitales, que leen la temperatura en segundos, son mejores que los de “mercurio”, que necesitan hasta diez minutos para hacerlo. Además, asegúrate de que tu gato se esté quieto y no huya con el termómetro todavía dentro de él.
  5. Retira el termómetro y elogia a tu gato. Obviamente, el gato soportará mejor esta terrible experiencia si termina con una recompensa. Debes darle un premio delicioso cada vez que manipules a tu gato,  lograrás que tolere esta tortura mucho mejor en el futuro.
  6. Toma la lectura. Comprueba que la temperatura está dentro de los parámetros normales.
  7. Limpia el termómetro con alcohol antes de guardarlo. No reutilices el mismo termómetro para humanos.

Si la temperatura es superior a los 39,2 C  debes consultar a un veterinario para determinar la causa subyacente.

como saber si tiene fiebre un gato

Cómo tratar a un gato febril

Si bien un gato puede parecer casi humano a veces, tratar la fiebre de tu mascota de la misma manera que lo harías contigo puede causarle un daño tremendo. Nunca debes intentar tratar la fiebre en casa con medicamentos para personas. El acetaminofeno (Tylenol) es mortal para los gatos, y otros medicamentos antiinflamatorios no esteroideos, como el ibuprofeno y la aspirina, pueden causar efectos secundarios graves, a veces fatales.

La fiebre de un gato es siempre un síntoma de una causa subyacente, por lo que es importante tratar el problema central. Después del diagnóstico, el veterinario puede determinar que se necesitan antibióticos o medicamentos antiinflamatorios. El veterinario puede optar por proporcionar líquidos para tu gato por vía intravenosa, para evitar la deshidratación y ayudarlo a sentirse mejor más rápido.

 

Remedios caseros para tu gato con fiebre

Mantén a tu felino hidratado

Proporciona mucha agua a tu gato afectado con fiebre. Al aumentar la temperatura en el cuerpo de tu gato el contenido de agua disminuye. Por eso es necesario proporcionar suficiente contenido de agua a su cuerpo. Coloca un recipiente con agua cerca de ellos y así vigile la ingesta de agua regularmente.

Aplicar compresas frías

Aplica compresas frías para tu gato para reducir la temperatura corporal. Puedes cubrirlo con una toalla húmeda o bien puedes doblar unos cubitos de hielo sobre una toalla y colocarla sobre su cuerpo con un suave masaje.

Equinacea y salvia para gatos

Equinacea y la salvia ayudan a curar la fiebre. Consulta a tu veterinario para conocer las cantidades de gotas que se le administrarán al gato afectado con fiebre.

Agua fría

Haz que tu gato reduzca su temperatura dándole un baño de agua fría. Usa un jabón natural y champú para el baño. Cuando tiene fiebre, puedes hacer que tu gato se bañe dos veces al día.

Mantenlo fresco

Proporciona a tu gato un ambiente fresco. Puedes colocar un ventilador cerca de él. Trata de que su habitación esté a una temperatura fresca ya que influirá en la temperatura del gato y le ayudará a recuperarse rápidamente.

 

Cómo reconfortar a tu gato con fiebre

Mantén a tu gato en un lugar tranquilo y cómodo. Es conveniente que tenga cerca todo lo que necesita. Un gato enfermo no querrá hacer un recorrido largo para alcanzar la caja de arena, las comidas o los líquidos necesarios.

Ten paciencia. La fiebre de tu gato puede necesitar un tiempo para desaparecer, dependiendo de su causa. Considera esto como un oasis muy necesario de tiempo tranquilo que ambos podéis compartir juntos hasta que la situación cambie. Con el cuidado adecuado y mucho amor, tu mascota estará recuperada y feliz en muy poco tiempo.

 

 

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

      Deje una respuesta

      Sígueme en Feedly

      Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

      ACEPTAR
      Aviso de cookies
      El inicio de sesión/registro está temporalmente inhabilitado