Comportamiento de un gato alfa

Pulverizar y marcar objetos es un clásico del dominio en los gatos. El gato establece la “propiedad” de un objeto a través del olor, advirtiendo a otros gatos que no se acerquen. Un gato alfa puede acumular comida o juguetes, o bloquear el paso de otro gato para restringir el movimiento. Finalmente, el dominio puede generar intimidación física y agresión.

Los gatos son dominantes por diferentes motivos. A veces, el comportamiento felino dominante se confunde con el juego. Saber por qué tus gatos expresan dominio te ayudará a controlar posibles conflictos.

¿Los gatos son dominantes por instinto?

Cada gato tiene su propia personalidad. Hay gatos con instinto por dominar, que harán lo que sea necesario para ser un gato alfa.

Otros gatos tienen una personalidad más pasiva y sumisa, no es un problema, lo único es que debemos de tratar que no sean acosados por otros gatos con los que convivan.

La mayoría de los gatos aprenden a controlar los instintos dominantes cuando son gatitos bebés. Se crían en una camada, donde aprenden a compartir. El juego entre gatitos les permite adquirir un comportamiento aceptable. Otro gatito, o una mamá gata, reprenderá el dominio o la fuerza excesiva.

Si un gato se le separa demasiado pronto de la camada o es dominante por naturaleza, debemos prevenir y vigilar estos comportamientos que harán que sea difícil convivir con ese gato.

Instagram:@mario.peach.ragdolls

¿Cómo pueden mostrar los gatos el dominio?

Los gatos muestran su dominio de varias maneras:

  • Marcado con orina.
  • Acaparando y guardando objetos.
  • Agresión alimentaria.
  • Bloqueo.
  • Aseo.
  • Lenguaje corporal.
  • Mostrando agresividad.
  • Provocando peleas.

Es conveniente que sepas reconocer estos comportamientos, que te explicaré a continuación.

Pulverización y Marcado

Los gatos marcan con su olor las cosas que consideran importantes. Al marcar un objeto, el gato lo determina como algo de su “propiedad”.

Los gatos generalmente marcan objetos usando sus glándulas sudoríparas que se encuentran en las mejillas. Si un gato es muy territorial o dominante, rociará con orina los objetos.

La pulverización o rociado de un gato es un comportamiento que debes controlar, porque es antihigiénico, rociará  camas, muebles, prendas de vestir y alimentos.

La mejor manera de manejar este problema es no esperar a que un gato alfa tenga que compartir con otros gatos. Trata de que cada gato tenga su caja de arena, su cama, sus juguetes. Si el gato dominante es consciente de que tiene sus propias posesiones, se calmará.

Puede que el gato dominante aún no esté listo para compartir una casa entera, por ello permite a cada gato su propio territorio, como una habitación en particular. Una vez que los gatos se acostumbran el uno al otro, pueden juntarse.

Robo y acaparamiento

Un gato alfa también puede robar y atesorar objetos de su interés.

Si hechas en falta algo, revisa la cama del gato dominante o sus escondites preferidos. Es probable que encuentres una colección de juguetes, alimentos y otros artículos.

Si un gato está acaparando, retira y lava los artículos mientras tu gato no te vea, esto elimina sus olores. Devuelve los artículos a un área común. Si los atesora de nuevo, repite el proceso.

Instagram:@pompeo.theragdoll

Agresividad durante las comidas

Los gatos dominantes suelen comer primero cuando hay que compartir las comidas.

Si varios gatos comparten un mismo cuenco de comida, debes observar cómo se acercan a la comida. Señales de agresión alimentaria por parte del gatos alfa, que puedes observar:

  • El gato dominante quizás empuje al otro.
  • Tira los platos de comida.
  • Come de todos platos de comida.
  • Gruñe y silba cuando un segundo gato intenta comer.

Si el gato sumiso tiene dificultades para comer, el problema puede acabar en desnutrición.

Para acabar con la agresividad y el dominio de los alimentos en los gatos:

  • Coloca a cada gato su propio plato de comida
  • Alimenta a los gatos en habitaciones separadas o en lugares opuestos de la habitación.
  • Da a ambos gatos porciones iguales de comida idéntica para que ninguno de los dos esté celoso.

Para la seguridad de todos los gatos, es mejor mantener los lugares de alimentación separados. La comida es sagrada para muchos gatos. 

Bloqueo

El bloqueo y el control son rasgos comunes entre los gatos dominantes. Deliberadamente se interpondrán en el camino del gato sumiso, este deberá desviarse.

Los gatos alfa suelen bloquear las salidas de las habitaciones. También pueden interponerse en el camino de la caja de arena o de un juguete. El gato dominante a veces ataca si el otro gato logra pasar. 

Un gato alfa también bloqueará el tiempo de juego de un gato sumiso. El gato dominante quiere toda tu atención. Para evitarlo, juega con ambos gatos a la vez, esto enseñará al gato dominante que el tiempo de juego mutuo es una experiencia gratificante.

Aseo mutuo

Los grupos de gatos a menudo se acicalan entre sí. El felino dominante preparará a un subordinado, no al revés.

El gato dominante con este aseo, está mostrando su superioridad. Está mostrando que tiene poder sobre el gato sumiso. Al permitir al gato dominante la proximidad a su cara, el sumiso se muestra muy indefenso.

El gato dominante se pondrá de pie. El gato sumiso se sentará o se acostará. Esto asegura que el gato dominante ‘mira hacia abajo’ a su subordinado.

También un gato dominante puede acicalar a un gato sumiso para disculparse por el conflicto. Sin embargo, esto es raro. Los gatos dominantes rara vez sienten remordimiento por expresar su dominio. Lo consideran el orden natural de la jerarquía.

Instagram:@schatze_irene_nfrenz

Competición de miradas

El mirar fijamente es una forma popular para que los gatos declaren el dominio. Esto es especialmente común en gatos que no se reconocen entre sí. Un gato mirará a los ojos de otro para intimidarlo.

Lo normal es que uno de los gatos deje de mirar y se aleje. Esto evita conflictos físicos. En otras ocasiones, ninguno de los dos querrá retroceder, ya que esto otorgará dominio al otro, y se puede generar un enfrentamiento.

Los gatos pueden permanecer con las miradas enfrentadas durante horas. Como cazadores natos, están acostumbrados a observar presas y rara vez parpadean. Es conveniente que rompas esta situación, puedes sostener un papel o tarjeta entre ellos.

Lenguaje corporal

Los gatos no suelen comunicarse verbalmente entre sí, el maullido está reservado para los humanos. Muestran su estado de ánimo por medio del lenguaje corporal. Un gato dominante adoptará una postura particular:

  • La cabeza bien alta.
  • La espalda muy recta.
  • Orejas apuntando hacia arriba.
  • Cola hacia arriba y arqueada en la base.

Esta postura, junto con la mirada fija, es un lenguaje corporal característico de un gato alfa. Los otros gatos lo reconocerán y reaccionarán en consecuencia.

Si el lenguaje corporal no tiene éxito, los gatos pueden volverse verbales con  silbidos y gruñidos. Estos sonidos pueden ser seguidos de violencia.

Algunos gatos dominantes son propensos a los actos de agresión no provocada. El gato alfa golpeará a otro gato con sus patas, puede esconderse y saltar sobre el gato cuando pasa.

Esto creará una ciertos problemas. La víctima se pondrá ansiosa, siempre anticipando un ataque. Eventualmente, el gato probablemente peleará. Esto lleva a una situación en la que ambos gatos luchan por el dominio.

Instagram:@murmur_star_n_sum

Jugar a pelear

Los gatos a menudo juegan duro. Esto se debe a que los gatos reflejan sus instintos de caza. Los saltos y las peleas son juegos populares entre parejas y grupos de gatos. Debes diferenciar cuándo se trata de juegos y si estamos ante una pelea:

Señales de que estamos ante un juego:

  • Los gatos juegan en silencio.
  • Las garras permanecerán envainadas.
  • Los gatos se muerden con suavidad.
  • Ambos gatos están felices de participar.
  • Los gatos tienen un lenguaje corporal relajado.

Signos de que el juego se ha convertido en una pelea y pueden surgir problemas:

  • Las uñas son claramente visibles.
  • Las orejas están colocadas hacia atrás o planas contra la cabeza.
  • Mordedura fuerte, para hacer herida.
  • Un gato intenta escapar pero es echado hacia atrás.
  • Gruñirán, silbarán y aullarán.
  • Los gatos tienen erizados los pelos.

Incluso en una pelea como juego, los gatos muestran dominio. Los gatos de igual posición se turnarán para ser la pareja dominante y sumisa. Un gato dominante siempre será el “agresor” durante el juego. Si el gato sumiso lo permite, no rompas el juego. Es una forma segura de que el gato dominante se afirme. Si no permites que los gatos jueguen, la agresión será más probable.

1 Comentario
  1. Sin duda todo lo relativo a la conducta de los gatetes es apasionante

    Encantado de que dejes un comentario

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Migatapersa
    El inicio de sesión/registro está temporalmente inhabilitado