Consejos básicos para el cuidado de la salud de tu gato

En este artículo te muestro cómo puedes hacer un control de salud regular (para complementar las visitas regulares al veterinario) en tu casa y cómo preparar y limpiar a tu gato de manera efectiva.

1. Revisión rutinaria del estado de salud de tu gato

Qué y cuándo debes revisar a tu gato

Puedes aprovechar para hacerlo cuando tu gato se sube a tu regazo, pero también trata de realizar al menos una vez al mes un control exhaustivo. Esto te permite descubrir cualquier posible problema de salud en tu gato, pero no olvides que estos controles “caseros” no pueden reemplazar las visitas necesarias al veterinario para un control de su salud de forma profesional.

A continuación te indico, lo que es aconsejable que revises de forma rutinaria para cuidar de la salud de tu gato.

Los oídos de tu gato

Mira el interior de las orejas de tu gato para detectar cualquier problema, vigila si hay suciedad, exceso de cera, restos de sangre, heridas, secreción o inflamación. También son preocupantes los ácaros del oído, que son más difíciles de ver, pero suelen manifestarse en una secreción rojiza / marrón maloliente en el oído. Como síntoma, los gatos con ácaros tienden a rascarse mucho las orejas.

Aunque un poco de cera es normal, no debe haber olores desagradables. También mira alrededor de los bordes de las orejas en busca de marcas, bultos, engrosamiento, descamación, enrojecimiento o lesiones. 

Nariz

La nariz de un gato sano debe estar húmeda y lisa. Toca con suavidad la nariz de tu gato, para comprobar si tiene protuberancias, bultos o hinchazón. Las úlceras son otra cosa a tener en cuenta, junto con cualquier otra marca o herida que esté tardando mucho en sanar. Cualquier secreción proveniente de la nariz podría ser un signo de infección. 

Revisa los ojos de tu gato

Los ojos del gato deben ser claros, brillantes y libres de enrojecimiento, hinchazón o secreción. Si tiene alguno de estos signos, podría ser un síntoma de infección.

enfermedades de los ojos de los gatos

Vigila la higiene de la boca, dientes y encías

En gatos sanos, los dientes deben estar limpios, blancos, y sin astillas. Revisa las encías en busca de llagas o lesiones. Sus encías deben tener un aspecto rosado y saludable sin enrojecimiento, hinchazón ni sangrado.

Si es posible, revisa la parte posterior su boca en busca de úlceras, lesiones inflamatorias o bultos. El aliento de tu gato no debe dar un olor desagradable, de ser así llévalo al veterinario para un control. 

Trata de cepillar de forma regular los dientes de tu gato, los cepillos con forma de dedos y las pastas dentales para mascotas son buenos para realizar este cometido.

gato bostezando

Respiración

Comprueba que la respiración de tu gato sea uniforme y sin esfuerzo. Si hay sibilancias, o parece tener dificultades para respirar y un ritmo errático, consulta con el veterinario.

Pelaje y piel de tu mascota

Se puede confirmar el buen estado de salud de tu gato por cómo se muestra su manto de pelo y piel. Si tu gato está masticando, rascando o lamiéndose en exceso, puede ser el momento de una  revisión veterinaria.

El estrés, parásitos, heridas o las alergias podrían estar teniendo un impacto en la salud de tu gato y deben ser examinados.

Recortar las uñas de tu gato

Las garras de los gatos, sobre todo cuando son gatos de interior, necesitan un corte regular. Revisa que no sean si son demasiado largas, y si tienes experiencia en cortarlas, córtalas tú mismo. Si no estás seguro saber hacerlo, llévalo a un peluquero profesional que pueda hacerlo sin causarle daño. 

Palpar el cuerpo y comprobar movimientos

Mientras acaricias a tu gato, palpa si hay bultos, protuberancias o hinchazón. Del mismo modo, vigila cualquier signo de dolor o tensión cuando tocas ciertas partes de su cuerpo.

Mira como se mueve tu gato y comprueba si hay signos de rigidez o dolor.

2. Recortar las uñas de tu gato

¿Por qué recortar las garras de tu gato?

Con el recorte de uñas disminuyes el riesgo de daños a los muebles; te permite jugar e interactuar con tu gato sin tener que preocuparte por los arañazos que te pueda ocasionar.

También hay beneficios para la salud del gato, ya que al evitar que las tenga muy afiladas puedes evitar que queden enganchadas en las alfombras, sofás u otros objetos de la casa. Para su recorte deberás acudir a un peluquero de mascotas o aprender a hacerlo tú.

recortar uñas del gato

Cómo usar el cortauñas para gatos

Al comprar un cortaúñas, elige uno de calidad y tamaño adecuado. Los cortaúñas para gatos y perros no son lo mismo, y siempre debes elegir un cortaúñas para gatos para evitar dañar a tu mascota.

Lo primero que debes hacer es que tu gato se acostumbre al cortaúñas. Si con tu gato lo usaste desde que era un gatito, te debería resultar fácil. Sin embargo, si empiezas a cortar las uña a un gato mayor, trata de hacerlo de forma gradual. Comience por acostumbrar a tu gato a que le toques y manipules sus patas. 

Toca con suavidad sus patas. Ante cualquier signo de lenguaje corporal negativo, como las orejas dobladas hacia atrás, movimiento de la cola u otros signos de tensión, deja que tu gato se relaje. Cuando esté cómodoal tocar sus patas, pasa a presionar sobre sus patas para mostrar sus uñas. 

Empieza con una pata, recortando sus uñas.  A veces, tu gato solo te permitirá hacer una o dos en una sesión. Déjalo y trata de hacer una más al día siguiente, y así sucesivamente.

3. Cepillar y peinar a tu gato

El cepillado de tu gato disminuye la aparición de bolas de pelo y evita los enredos, y te permite encontrar garrapatas, heridas, bultos y problemas de la piel.

Los gatos se “arreglan”  su pelaje lamiendolo, pero puedes ayudar a tu gato y mantener su manto de pelo, en perfectas condiciones, con los siguientes consejos.

Cuándo cepillar a tu gato

Es mejor comenzar desde una edad temprana, ya que esto permite que su gatito se acostumbre al cepillado. Los gatitos más jóvenes tienen menos experiencia en arreglarse, por lo que se beneficiarán de tu ayuda.

También los gatos mayores pueden necesitar ayuda adicional para llegar a ciertos lugares.

Los gatos de pelo largo pueden necesitar cepillarse todos los días para evitar las enredos, los gatos de pelo corto suelen necesitar menos mantenimiento.

Cómo cepillar a tu gato

Comienza lentamente, con el objetivo de cepillar todo el cuerpo, incluidas las zonas que puedan parecer difíciles de alcanzar. Si tu gato se resiste a la sesión de cepillado, no intentes forzarlo. En cambio, podrías intentar cepillar solo una parte de su pelo en diferentes momentos del día durante el tiempo que tu gato se sienta cómodo.

Algunos consejos para un cepillado exitoso serían:

  • Empieza la rutina del cepillado cuando es gatito, de esta manera se acostumbrará.
  • Elige cepillos apropiados para la longitud del pelo de tu gato, y también puedes usar guantes de aseo para usar con las manos. Los cepillos más suaves tienden a hacer que los gatos estén más cómodos, así que puedes comenzar con cepillos suaves y avanzar hasta los más duros, que tienden a ser más efectivos.
  • Usa cepillos de dientes humanos para áreas difíciles de alcanzar.
  • Comienza de forma suave para que tu gato esté de buen humor, y comienza con la parte posterior del cepillo para que se acostumbre al cepillo.
  • Asegúrate de que la habitación o el espacio sea silencioso, relajado y libre de otros estímulos o ruido excesivo.
  • Luego, dale golosinas para que asocie el cepillado con algo positivo.

4. Bañando a tu gato

Los gatos se lamen y acicalan como forma de aseo, y por lo general son quisquillosos con la autolimpieza, por lo que el cepillado regular suele ser suficiente.

Sin embargo, habrá ocasiones en que tu peludo necesita algo más de limpieza, por ejemplo, cuando haya entrado en contacto con algo pegajoso o maloliente, o se haya ensuciado mucho.

La mayoría de los gatos odian bañarse y les provoca estrés, así que asegúrate de hacerlo bien, y si es imprescindible, y prepárate teniendo las herramientas y suministros adecuados listos.

Champús para usar

No uses champú para humanos en gatos, ya que no son adecuados para su pelo y pueden resecar su piel. Adquiere uno que esté formulado para gatos.

Para los gatos con piel seca, prueba un champú para la piel seca y acondicionador. También puedes usar champús para el control de pulgas o garrapatas y los champús para el desprendimiento y las bolas de pelo.

Es aconsejable que revises la etiqueta de cualquier producto para mascotas para asegurarte de que sea seguro para tu gato.

Preparando sus suministros

Asegúrate de tener todo listo antes de bañar a tu gato. Los productos que necesitarás:

  • Champú para gatos (y acondicionador para gatos si es necesario).
  • Toallas.
  • Peine o cepillo para gatos de pelo más largo.
  • Jarra u otro recipiente para enjuagar.
  • Estera o toalla de goma, colocada en el fregadero o la bañera para evitar resbalones.

Consejos para bañar a tu gato

  • Empieza cepillando a tu gato para eliminar la mayor cantidad de suciedad posible.
  • Luego llena la bañera o el lavabo con suficiente agua tibia, nunca caliente.
  • A veces, la ayuda de golosinas o de otra persona para sostener a tu gato pueden facilitarte el proceso. Si muerde o está muy angustiado, no lo bañes y consulta al veterinario para que te asesore. 
  • Luego, aplica una pequeña cantidad de champú para gatos y agua tibia solo en el zona sucia. Si quieres lavar todo su cuerpo, evita lavar cabeza y solo enjabona el resto del cuerpo. .
  • Si quieres limpiar su cara, usa una toalla húmeda. No introduzacas su cabeza en el agua ni salpiques con agua su cara. Solo se debe usar una toalla húmeda en la cara y las orejas de tu gato.
  • Para enjuagarlo, llena la jarra con un poco de agua tibia y cubra los ojos y las orejas mientras enjuagas el resto de su cuerpo. Puedes usar un acondicionador. Asegúrate de enjuagar bien el champú y el acondicionador, para evitar que trague los restos de champú rcuando se acicale.
  • Finalmente, coloca a tu gato sobre una toalla y deja que se sacuda el exceso de agua. Déjalo secar en un espacio cálido sin corrientes de aire después del baño, evita el secador de pelo, ya que el sonido puede asustarlo.
  • Se paciente y tranquilo durante todo el proceso.
bañar un gato

Instagram:@cut1e.cats

Alternativas al baño de agua

Puedes acudir a un peluquero profesional para bañar a tu gatito si odia el baño, pero otra alternativa es usar toallitas de baño diseñadas para gatos. También puedes usarlas para limpiar a tu gato en áreas difíciles de alcanzar, si tiene una mancha sucia, o no ha podido acicalarse debido a una enfermedad.

Cuando compres toallitas de baño para gatos, elige siempre una con ingredientes naturales y sin productos químicos. Haz pruebas puntuales para asegurarte de que tu gato no sea alérgico antes de usar las toallitas. Solo utilícelas cuando sea necesario, ya que puedes secar el pelaje de tu gato si las usas con mucha frecuencia.

Estoy deseando escuchar tu opinión

      Encantado de que dejes un comentario

      Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

      ACEPTAR
      Aviso de cookies
      Migatapersa
      El inicio de sesión/registro está temporalmente inhabilitado