Disfunción cognitiva felina. Alzheimer en gatos

Cuando tu gato se haga mayor, inevitablemente comenzarán los problemas con su salud. De todos los problemas de salud en los gatos mayores , la senilidad y la demencia son las más debilitantes. Cuanto antes reconozca las señales de advertencia y consultes a un veterinario, mejor podrás ayudar a tu mascota.

Por los síntomas podríamos decir que se trata de la enfermedad del Alzheimer de los gatos. Tu gato estará confundido y desorientado. Luchará para llegar a la caja de arena a tiempo. Mirará al espacio o a las paredes en blanco durante horas y horas. Quizás el síntoma más triste llega cuando tu gato comienza a no recordarte o reconocerte.

Es conveniente conocer los síntomas de esta afección y actuar en consecuencia. La senilidad tiene un efecto importante en la calidad de vida de un gato y debe minimizarse siempre que sea posible.

¿Qué es el síndrome de disfunción cognitiva en los gatos?

Aunque no queramos verlo, nuestros gatos envejecen más rápido de lo que quisiéramos. Si nos atenemos al saber popular, un año para nosotros es parecido a siete años para un gato.

Un gato se puede considerar mayor cuando alcanza la edad de 10 años. Con esta edad, todavía nuestro gato nos parece joven, ya que los felinos bien cuidados pueden alcanzar los 20 años. De todos modos, tu gato pasará más tiempo como adulto mayor que en cualquier otra fase de su vida.

Lo más preocupante es que muchos gatos mayores sufren demencia, enfermedad que hace que tu gato pierda con el paso del tiempo su capacidad de pensar con claridad. Esencialmente, esta condición es el equivalente para tu gato a la enfermedad de Alzheimer en los humanos.

Causa de la disfunción cognitiva felina

En resumen, la causa principal es la vejez. La disfunción cognitiva felina puede afectar a cualquier gato o raza. Los primeros síntomas de demencia pueden aparecer alrededor de los 12 años de edad.

Cuando un gato cumple los 15 años, es muy probable que sufra esta afección. Para cuando tu gato tenga 17 años, lo más que probable es que sufra la demencia felina.

La explicación científica de la senilidad está en las moléculas conocidas como radicales libres. Estas son producidas por el cuerpo orgánicamente y necesitan del oxígeno en la sangre. Por ello, llega menos oxígeno al cerebro, lo que hace que la función cognitiva sea cada vez más problematica. 

Los radicales libres son esenciales, pero deben ser equilibrados por antioxidantes. A medida que nuestros gatos se hacen mayores, generan menos antioxidantes, pero los radicales libres siguen produciéndose.

Los gatos de mayor tamaño, pueden tener problemas con la demencia antes que las razas más pequeñas. Sus cuerpos requieren más energía, quedando menos oxígeno para compartir con el cerebro. 

Al igual que la enfermedad de Alzheimer, esta afección puede ser hereditaria. Sin embargo, rastrear el árbol genealógico de un felino puede ser difícil.

disfunción cognitiva felina

Síntomas de la disfunción cognitiva en gatos

Hay muchos síntomas, los más comunes son:

  • Parece confundido por obstáculos sencillos en su camino.
  • El gato puede perder la memoria.
  • Necesidades fuera de la caja de arena
  • Maúlla mucho y está inquieto.
  • Desorientación general.
  • Mirada al infinito, o en paredes en blanco, durante horas.
  • Sueño errático y angustiado por la noche.
  • Pérdida de interés en jugar o en el mundo que lo rodea.
  • Falta de aseo.
  • Falta de apetito, come menos.
  • Cierta agresividad.
  • No reconoce a los miembros de la familia.

Algunos de estos comportamientos podrían atribuirse a otras afecciones, o simplemente a la vejez. Con este fin, los veterinarios han ideado el sistema de diagnóstico de la disfunción cognitiva felina.

Los cuatro síntomas que manifiestan la demencia senil serían:

  • Desorientación en el día a día.
  • Interacción menos frecuente.
  • Los patrones de sueño son cada vez más erráticos.
  • Cambios importantes en su higiene diaria.

Echemos un vistazo a estos síntomas con más detalle.

Mi gato mira fijamente a la pared

Uno de los primeros signos de advertencia de disfunción cognitiva es la mirada perdida. Los gatos seniles pasan muchas horas mirando la pared, o al infinito.

Otra señal es que tu gato se frota la cabeza contra las paredes. El roce prolongado de su cabeza, es un síntoma de disfunción cognitiva felina.

Mi gato se mueve desorientado

Si tu gato se pasea, como si estuviera buscando algo, esta confusión es una prueba de la demencia felina. Tu gato deambulará por las habitaciones que antes conocía, aparentemente desconcertado para encontrar la salida. Sufrirá pérdida de memoria, pequeños obstáculos en su camino lo desorientarán.

El horario de sueño de un gato mayor se trastoca. Tendrás que cansarlo durante el día.

Mi gato está constantemente maullando

El maullido excesivo sin razón es uno de los síntomas más problemáticos de la demencia felina. Esto se vuelve delicado cuando ocurre en la noche.

Un gato senil a menudo tendrá sus horas de sueño y vigilia cambiadas. Esto provoca que se angustie por ser ignorado a altas horas de la noche. No olvides que los gatos son crepusculares.

Si tu gato maúlla demasiado toda la noche, deberás tomar medidas. Lo que puedes hacer es cansar y mantener entretenido a tu gato durante el día.  Haz lo que puedas para cansar a tu mascota.

Mi gato elimina fuera de la caja de arena 

Hacer las necesidades fuera de la caja de arena es a menudo la primera advertencia de la demencia senil en un gato. Podría ser una consecuencia del estrés y la ansiedad que sienten los gatos durante la disfunción cognitiva.

Pero lo más probable es que tu gato esté confundido. Cuando un gato no está pensando con claridad, es posible que no use, de forma adecuada, la caja de arena.

Puedes intentar poner  solución colocando varias cajas de arena en la casa. Cuantas más areneros encuentre tu gato, es más probable que las use instintivamente.

Lo importante es que no lo regañes, límpialo y trata de no darlo importancia. Asustar a tu gato, que ya está ansioso, hará que coja miedo a hacer sus necesidades. 

Mi gato no se está aseando

Los gatos son animales muy limpios. Pasan períodos prolongados del día acicalándose. Si tu mascota de repente pierde interés en ello deberías preocuparte.

Observarás que su pelo pierde el brillo habitual, y tendrá un olor distinto. Por supuesto, los gatos seniles también dejan de usar la caja de arena. Esto puede hacer que la falta de aseo sea aún más notable.

Es importante que ayudes a tu gato senil con su higiene. Puede ser una idea, dedicar un tiempo cada día para limpiar a tu gato con toallitas húmedas. No descuides su limpieza.

El gato deja de comer

La mayoría de los gatos pueden ser muy quisquillosos y exigentes con la comida, pero lo que es raro es que un gato no coma nada.

Observe a tu gato alrededor de las comidas. Si ha perdido el apetito y ha descuidado su alimentación, puede ser un signo de la disfunción cognitiva felina.

Si su gato no come durante dos días seguidos, llama al veterinario. Esto es muy peligroso. 

Mi gato parece no reconocerme

La pérdida de memoria es tan importante en la disfunción cognitiva felina como en la enfermedad de Alzheimer. Cuando tu gato deja de saludarte o parece que no te reconoce, es un indicio de de la demencia senil felina.

Recuerda que los gatos reconocen a sus dueños por la voz, no por vista. Tu gato nunca podría distinguir tu cara de la de nadie más. En lo que a ellos respecta, eres solo otro gato grande. 

La única forma de evitar este problema es qué le hables. Habla directamente con tu gato, asegurándote de que entienda que te diriges a él. Cuanto más escuche tu gato tu voz, más recordará quién eres, así pueden recordar que alguna vez fuiste importante para él. 

Mi gato se está mostrando agresivo

Una señal preocupante de la demencia felina es el inicio de la agresión. La gravedad de esto variará de un caso a otro.

Algunos gatos son un poco más gruñones que antes. Se molestarán si los despiertas de la siestas y pasarán más tiempo solos. Otros gatos, por desgracia, arañarán y morderán, aparentemente sin razón alguna.

Algunos gatos en lugar de ser agresivos, se vuelven muy pegajosos y afectuosos.

Diagnóstico de la disfunción cognitiva felina

Una vez que notes los síntomas, deberías acudir al veterinario. Junta toda la información que puedas sobre el comportamiento de tu gato. Cuantos más datos puedas proporcionar al veterinario, mejor.

Se deberán realizar varias pruebas: estas incluirán análisis de sangre, radiografías y ultrasonidos. 

Una vez que se confirma un diagnóstico, el veterinario establecerá los próximos pasos contigo. Esto generalmente supondrá la administración de medicamentos y todo lo que se pueda hacer para que su gato se sienta cómodo.

La disfunción cognitiva felina no supone automáticamente la eutanasia. Algunos gatos vivirán muchos años después de su diagnóstico. Pero eso sí, cuanto antes se diagnostique la afección, mayores serán las posibilidades de que tu gato disfrute de una vida de calidad.

Tratamiento de la demencia senil en los gatos

No existe cura para el trastorno cognitivo felino. Si tu gato ha desarrollado la condición, no se librará de ella. Sin embargo, los medicamentos pueden retrasar el progreso de la enfermedad.

No hay medicamentos oficiales para la demencia en gatos. Sin embargo, algunos tratamientos para la demencia canina se han utilizado en felinos, con resultados positivos. Estos incluyen selegilina y propentofilina.

Además de estos medicamentos, gran parte del tratamiento de tu mascota dependerá de tí. Mientras más estimulación mental proporciones, más agudo se volverá el cerebro de tu gato. Su cerebro necesitará una dieta especial enriquecida con vitaminas E y C, antioxidantes, selenio. Hay medicación a base de ácidos grasos y L-carnitina que le pueden ayudar.

Cuanto antes se diagnostique el alzheimer de tu gato, más posibilidades de vivir una vida plena. Es por eso que es importante llevar a un gato mayor a visitas veterinarias regulares. Una vez que tu gato alcance la edad de 7 años, debes ser más precavido con su estado de salud.

El tratamiento del alzheimer felino es un camino largo y arduo, sin cura a la vista, no esperes una recuperación milagrosa, no existe. Por otro lado, no es una condición fatal, solo afecta a los gatos que se acercan al final de su vida.

Cuidados de un gato con Alzheimer

Si a tu gato le diagnosticaron un trastorno cognitivo felino, necesitará cuidados y atención especiales. Puedes seguir estos consejos:

  • No alteres la rutina de tu gato.
  • No cambies de lugar los muebles de la casa.
  • Mantén a tu gato en casa. Al aire libre puede ser peligroso.
  • Ten cajas de arena en tantos lugares como sea posible.
  • Proporciona a tu gato un ambiente estimulante.
  • Asegúrate de que tenga su propia área tranquila o ‘espacio seguro’ para esconderse.
  • Vigila la salud mental y física de tu gato.
  • Nunca regañes a tu gato por un comportamiento indeseado, ten paciencia.

Vivir con un gato senil puede ser muy gratificante,  pero necesitarás paciencia y comprensión hacia tu felino.

Estoy deseando escuchar tu opinión

      Encantado de que dejes un comentario

      Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

      ACEPTAR
      Aviso de cookies
      Migatapersa
      El inicio de sesión/registro está temporalmente inhabilitado