La disfunción propioceptiva en los gatos

La propiocepción es uno de los sentidos que tiene el gato. Este término designa la percepción del animal de su cuerpo, tanto a nivel consciente como inconsciente. La percepción propioceptiva permite al gato tener una increíble sensación de equilibrio, pero también los gatos por problemas de salud pueden sufrir un déficit propioceptivo.

A continuación, te explico en qué consiste la propiocepción y las consecuencias de su déficit o falta.

¿Qué es la propiocepción en los gatos?

El gato puede caminar sin tambalearse sobre algo muy estrecho. Esta sensación de equilibrio y control se lo permite su oído interno equipado con sensores. Gracias a ellos, el gato puede ser parcialmente consciente del grado de tensión de su piel, sus tejidos, sus tendones, sus músculos, pero también de la posición en el espacio de su cabeza y su cuerpo. Esta percepción propioceptiva es consciente e inconsciente, pero es permanente.

La propiocepción en los gatos es, por lo tanto, una sensibilidad profunda, adquirida gracias a la información nerviosa que los receptores de su oído interno transmiten al cerebro. Como resultado, el gato puede controlar de forma continua su postura, así como los movimientos de su cuerpo y cabeza para mantener el equilibrio más perfecto.

Este sentido le permite optimizar su comportamiento para no caerse, ya sea voluntaria o instintivamente. Se dice comúnmente que el gato siempre cae sobre sus patas. Sin embargo, esto no siempre es así, ya que un gato puede caerse e incluso matarse al caer. Todo depende de la posición de su cuerpo cuando pierde el equilibrio, algunas posiciones son más difíciles de recuperar que otras. Por lo tanto, el peligro no siempre depende de la altura a la que se encuentra el gato.

Disfunción propioceptiva felina

Los déficits propioceptivos se observan en posiciones o movimientos corporales anormales en el gato. La pérdida de propiocepción genera una colocación anormal de las extremidades al caminar, posición anormal de las extremidades en reposo (piernas cruzadas o patas dobladas hacia abajo) y desgaste anormal de los dedos de las patas.

La pérdida de la propiocepción puede ser una indicación inespecífica de enfermedad neurológica en el gato. Los déficits propioceptivos pueden tener poco o ningún impacto en el gato afectado; sin embargo, su presencia puede indicar  una enfermedad grave o potencialmente mortal y, por lo tanto, debe abordarse si persiste o empeora.

Causas generales del déficit propioceptivo en gatos

  • Enfermedades cerebrales.
  • Daño del sistema vestibular responsable del equilibrio.
  • Trastornos del tronco encefálico.
  • Ciertos tumores cerebrales.
  • Consecuencia de una lesión traumatológica, ortopédica o de origen parasitario.
  • Lesiones de la médula espinal.
  • Lesiones de la columna en gatos.
  • Trastorno en los nervios periféricos fuera del cerebro y la médula espinal.

Síntomas del déficit propioceptivo felino

Un déficit propioceptivo puede presentar varias formas y van a depender de la causa que lo origine. A  continuación, te muestro alguno de los signos que pueden guiarte a la hora de detectar un déficit propioceptivo en gatos:

  • Postura anormal de la extremidad en reposo.
  • Debilidad y convulsiones.
  • Pérdida del equilibrio. Cae al suelo y le cuesta levantarse.
  • Desgaste anormal de los dedos de las patas.
  • Ladeo de la cabeza.
  • Incontinencia urinaria y fugas de orina.
  • Pérdida parcial del movimiento de una extremidad o extremidades.
  • Parálisis de una extremidad o extremidades.
  • Ataxia, es decir, descoordinación en sus movimientos y camina de forma torpe.

Diagnóstico de déficit propioceptivo en gatos

Dada la amplia variedad de lesiones y afecciones que pueden causar déficits propioceptivos, es importante que el veterinario identifique la posible causa. Es solo a través del diagnóstico preciso del área específica cuando se puede llevar a cabo un tratamiento efectivo.

En la visita al veterinario, debes proporcionar el historial médico y físico completo de tu gato. Las dificultades en el movimiento, las lesiones previas y la edad aproximada del gato, si se conocen, serán datos diagnósticos importantes. Si al gato se le ha diagnosticado artritis u otros trastornos degenerativos, esto será importante para ayudar a determinar la causa de los déficits propioceptivos.

Entre las pruebas de diagnóstico que el veterinario realizará para establecer la causa subyacente de los déficits propioceptivos en tu gato:

  • Un examen físico completo.
  • Conteo sanguíneo completo.
  • Análisis de orina.
  • Perfil bioquímico.
  • Tomografía computarizada.
  • Radiografías torácicas (de tórax) y abdominales (radiografías)
  • Mielograma (radiografías de la médula espinal después de la inyección de tinte)
  • Análisis de líquido cefalorraquídeo.
  • Resonancia magnética.

Tratamiento de déficit propioceptivos en gatos

La recuperación de un gato que padece un déficit propioceptivo dependerá de la causa subyacente.

  • El descanso estricto en un transportín será de vital importancia para la recuperación. Necesitarás mantener a tu gato separado, tranquilo y en una parte tranquila de la casa.
  • La terapia de calor y frío con calentamiento y compresas de hielo puede ayudar a acelerar el proceso de curación en el caso de lesiones ortopédicas.
  • Si una lesión neurológica severa es la causa de los déficits propioceptivos, algunos gatos nunca podrán recuperar el movimiento completo y el uso de sus extremidades. En este caso el veterinario puede establecer un plan para garantizar su buena calidad de vida.
  • Puede necesitar intervención quirúrgica, ante una lesión neurológica de la médula espinal o una lesión ortopédica. 

disfuncion propioceptiva felina

Prevención en el hogar

Primero, lo importante es proporcionar a tu gato una atención veterinaria temprana y especializada en su enfermedad.

Una vez encontrada la causa de esta afección, lo mejor será ofrecer a tu gato una terapia de rehabilitación y fisioterapia, para recuperar la propiocepción mediante movimientos y ejercicios específicos. Además, ayudará a aliviar el dolormantener la forma física y evitar la atrofia muscular. Es fundamental este proceso para tener éxito en el tratamiento de tu mascota, ya que el tiempo de recuperación disminuye  y se verán excelentes resultados.

Si intuyes que tu gato sufre un déficit propioceptivo, acude rápido a un veterinario para que lo examine y determine la gravedad de la situación.

Estoy deseando escuchar tu opinión

      Encantado de que dejes un comentario

      Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

      ACEPTAR
      Aviso de cookies
      Migatapersa
      El inicio de sesión/registro está temporalmente inhabilitado