Mi gata esterilizada está en celo. Causas, síntomas y solución

1
Mi gata esterilizada está en celo. Causas, síntomas y solución
4 (80%) 1 vote

 

Si ya has operado a tu gatita y sigue maullando y rodando sobre su espalda, puede estar en celo a pesar de la esterilización. Seamos claros, si tu gata después de esterilizarla sigue teniendo el celo, es porque algo está mal.

¿Puede una gata esterilizada estar entrar en celo? Sí y no, depende. En otras palabras, la respuesta debería ser no, porque una gata sin ovarios no produce suficiente estrógeno y, por lo tanto, no debe estar expuesto al celo.

A continuación, trataré de resolverte este dilema.

 

En qué consiste la esterilización en las gatas

El procedimiento de esterilización llamado ovariohisterectomía consiste en extraer quirúrgicamente el útero y los ovarios de la gata. Esta eliminación provoca el cese de los síntomas subsiguientes del celo en la gata. La castración también puede proporcionar otros beneficios, como una reducción en la incidencia de tumores mamarios y la prevención de afecciones como la piómetra, que es una infección del útero.

Sin embargo, algunas gatas continúan mostrando los signos físicos o de comportamiento relacionados con el celo, incluso después de una cirugía de este tipo. Por lo tanto, se trata de que se mantienen los síntomas de celo y una actividad hormonal en gatas previamente esterilizadas.

 

Síntomas del celo en gatas castradas

Los signos clínicos ocurren porque el tejido ovárico remanente produce hormonas. De hecho, el trozo de tejido ovárico puede incluso ovular. La producción de estrógeno a partir del remanente conduce a los síntomas del celo:

  • Vocalización excesiva.
  • Hacer movimientos con las extremidades posteriores.
  • Nerviosismo e inquietud.
  • Frotar y restregar la cabeza.
  • Rodar por el suelo.
  • Desviación de la cola hacia un lado.
  • Hinchazón de la vulva.
  • Puede permitir que las relaciones sexuales tengan lugar.

gata esterilizada con celo

Causas del celo en una gata esterilizada

Aquí te resumo las posibles causas:

  • El cirujano dejó un pedazo de tejido ovárico durante la cirugía de esterilización, es decir, una extirpación incompleta del tejido ovárico. Es el caso más frecuente y se denomina resto o remanente ovárico.
  • La presencia de un “ovario accesorio“: una pequeña porción separada de tejido ovárico ubicado a una corta distancia del ovario
  • Tejido ovárico ectópico: un pequeño pedazo de tejido ovárico que se extiende desde el ovario hasta el ligamento ovárico no detectado.
  • La reimplantación de un pedazo de tejido ovárico que accidentalmente se separa del ovario en el momento de la cirugía.

 

Factores  que predisponen

  • Es posible, aunque no esté probado, que la ovariohisterectomía a través del flanco en lugar de la línea media pueda ser un factor de riesgo.
  • Las posibles técnicas quirúrgicas, como hacer una incisión abdominal en la posición incorrecta para acceder fácilmente a los ovarios o un conocimiento anatómico deficiente del tracto reproductivo felino normal, son posibles factores de riesgo.

 

una gata esterilizada entra en celo

 

Diagnóstico del celo después de estar esterilizada la gata

Si tu gata está esterilizada y presenta los síntomas característicos del celo, debemos llevarla al veterinario para que lo confirme.

Deberás proporcionar un historial médico completo de la salud de tu gata, el inicio de los síntomas y, por supuesto, si a tu gata se le realizó la ovariohisterectomía y cuándo.

Posteriormente, el veterinario realizará un examen físico completo. Puede realizarla una citología vaginal, para ello tomará una muestra de algodón de la vagina y luego examinará los resultados con un microscopio. La presencia de células reproductoras particulares indicará en qué fase del ciclo se encuentra nuestra gata.

El veterinario puede que extraiga sangre y luego busque niveles hormonales de referencia. En ocasiones se puede realizar una ecografía o una tomografía. Estas exploraciones pueden mostrar la ubicación de cualquier tejido ovárico restante, pero tienen algunas limitaciones.

 

Tratamiento y solución para el celo de una gata castrada

Una opción sería dejar el remanente del tejido ovárico como está. Es posible que el veterinario sugiera simplemente observar el desarrollo del tejido ovárico remanente a lo largo del tiempo. Suele decidirse esta opción cuando el tejido parece ser muy pequeño y no influye demasiado en el comportamiento o la salud de tu gata. Si eliges esta solución, deberás realizar visitas periódicas al veterinario.

Otra opción sería la cirugía. Si la ubicación del tejido ovárico está bastante clara, entonces se puede utilizar una intervención quirúrgica dirigida. Si no se ha localizado el tejido, entonces la cirugía exploratoria es la única opción invasiva real. Ten en cuenta que una cirugía que debe realizarse a través del tejido cicatricial anterior puede ser más complicada, así que trata con el veterinario sobre todos los beneficios y problemas que puedan surgir.

La extirpación del resto ovárico es una cirugía importante, por lo tanto, espera que tu gata necesite una restricción de ejercicio y medicamentos para el dolor durante por lo menos dos semanas. 

 

 

 

 

 

Estoy deseando escuchar tu opinión

      Encantado de que dejes un comentario

      Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

      ACEPTAR
      Aviso de cookies
      El inicio de sesión/registro está temporalmente inhabilitado