Cómo tranquilizar a tu gato para viajar en el coche

0
Cómo tranquilizar a tu gato para viajar en el coche

Mi gata cuando hemos tenido que viajar en coche ha permanecido en casa, siempre consideramos que para ella es menos estresante quedarse en su hogar y también para nosotros.

Sabes que en ocasiones, en los viajes en coche con tu gato tienes que soportar chillidos, aullidos y gritos espeluznantes de agonía de tu gato hasta que llegáis al destino. Has probado de todo: llevarlo sin transportín, colocarlo con el arnés y una correa en los asientos de atrás, otras veces suelto, has llevado su comida, su arenero, le has dado calmantes.

A pesar de todo, los viajar con su gato se han convertido en un calvario para él y para ti.

Pero hay gente, que por motivo de traslados definitivos a otra localidad o porque han entrenado a su felino desde pequeño a los viajes, que deciden de forma natural viajar con su gato en coche.

Te enumeraré una serie de consejos para que el viaje en coche sea algo natural y no resulte estresante y frustrante para tu gato y  para ayudar a que la experiencia de viaje de tu gato sea mejor … ¡para los dos!

gato preparado para viaje

Imagen: https://flic.kr/p/dvLnXK

Primero, ¿ por qué tu gato odia el coche?

Los gatos suelen temer viajar en coche, porque lo más probable es que hayan tenido alguna experiencia frustrante en el pasado. Los gatos al recordar esas experiencias pasadas, creen que lo mismo volverá a suceder. 

Sus experiencias negativas pueden ser debidas a que :

  • El primer viaje en el coche lo alejó de la única familia (gatuna) que había conocido. 
  • Los siguientes  viajes terminan en el veterinario para tratamientos veterinarios angustiosos.

Por lo tanto,  debes ayudar a tu gato a asociar el automóvil con experiencias divertidas y alegres. El proceso, llamado desensibilización mediante la técnica del condicionamiento clásico , requiere paciencia y tiempo, pero funciona. Usa un refuerzo positivo y una vez que se dé cuenta de que un viaje en coche significa cosas maravillosas para él, esperará cada viaje.

A este gato le gusta viajar: https://www.youtube.com/watch?v=-YzS1yiOUcU

7 consejos para el viaje de tu gato en automóvil

Entrenamiento con el transportín: por razones de seguridad,  los gatos deben viajar dentro de un transportín mientras están en el automóvil. Una mascota suelta se convierte en un proyectil peludo en caso de accidente. El transportador debe ser lo suficientemente grande como para que tu gato se ponga de pie, se dé la vuelta y se tumbe cómodamente. 

Pero claro, tu gato necesita familiarizarse con el portador,  coloca su ropa de cama, algunos juguetes, o tal vez un poco de hierba gatera en el portador y mantén la puerta abierta. Deja que tu gato entre y salga del transportador cuando lo desee. Haz esto en tu hogar hasta que tu gato se sienta cómodo. Si ella está durmiendo dentro de ella, cierre la puerta de manera despreocupada, aunque sea por unos minutos, y cuando la abra, simplemente aléjese en silencio. Estás transmitiendo que el transportista cerrado es un refugio seguro para ella..

Acostumbrar a tu gato al coche:  sabes lo territoriales que son los gatos,  por lo que debes ayudar a que el automóvil forme parte de su territorio. Coloca una toalla o manta con el aroma de tu gato dentro del automóvil. Introduce a tu gato en el coche contigo y cierra las puertas. Deja que tu gato explore tu automóvil, frota y dispersa su aroma. Debes hacer esto algunas veces al día durante un par de minutos y aumenta gradualmente el tiempo siempre que mantenga la calma.

Utiliza un refuerzo positivo: una vez que tu gato esté tranquilo en el coche, comienza a darle un premio (golosina, alimento)  al menos una vez por semana. Si el juego o la hierba gatera le motivan más que la comida, deja que tu gato se entregue a eso mientras está en el automóvil. Nuevamente, asociar el automóvil con todo lo bueno ayudará a que tu gato sea un mejor viajero.

Coloca el transportín en el automóvil:  Cuando hayas logrado que tu gato acepte el automóvil como su territorio, es hora de introducir el portador de viaje en el automóvil. Coloca a tu gato en el transportín y coloca este en el asiento trasero de tu vehículo. Asegúrate de que el transportín esté seguro y alejado de los airbags. Enciende el motor y eso es todo. No conduzcas a ninguna parte, deja que tu gato se acostumbre al ruido del motor y a la vibración. Debes hacer esto al menos 3 veces al día hasta que tu gato se acostumbre. Recompensa a tu gato tan pronto como salga de su portador.

Paseos cortos en el coche: una  vez que tu gato esté acostumbrado al automóvil y al motor, es hora de dar un paseo con el automóvil, hazlo algunas veces de forma breve, luego saca a tu gato del coche y devuélvelo a casa. Recompensa a tu gato  con tiempo de juego y golosinas una vez que lo dejesen casa. Cuando consideres que tu gato está listo, amplíe la duración del viaje.  Nuevamente, la clave es hacer esto muy gradualmente y recompensar a tu gato después de cada paso. Su gato le informará si no se siente cómodo con la velocidad de este “entrenamiento en el automóvil”.

Mantén la calma durante todo el proceso: es importante que estés tranquilo. Los gatos perciben tu energía. Entonces, cuando estás exaltado y estresado, también lo estarán ellos. El secreto del éxito en este proceso comienza contigo y tu actitud. Recuerda, nuestros gatos son maestros en leer nuestras emociones. Eso explica por qué desaparecen momentos antes de que aparezcas con el transportín. Pueden oler nuestra aprensión y ansiedad y saber que les conviene – ¡poof! – desaparecer, o esconderse debajo de la cama, justo fuera nuestro alcance.

Descansos en el viaje:   si viajas a larga distancia, deberás pensar en las interrupciones para ir al baño con tu gato. Si tienes entrenado a tu gato a pasear con arnés puedes ponerlo para descansar con tu gato en las  áreas de descanso a lo largo del trayecto. Se recomienda como tiempo de conducción  4 horas como máximo. 

Ayudar a tu gato a sentirse más cómodo viajando en un automóvil te llevará algo de tiempo y mucha paciencia… recuerda, es un proceso gradual que debe seguir unos pasos. ¡Viaja seguro y feliz con tu gato!.

Lo que no debes olvidar cuando viajas con tu gato en coche

Unas vez que has seguido los pasos anteriores y decides ponerte en camino con el gato debes tener en cuenta lo siguiente:

  • Coloca a tu gato en un portador robusto y grande, cubre el piso del transportador con algún tipo de manta, para dar calor y que el gato no se deslice por el interior.
  • Si viajas a larga distancia piensa que tu gato puede necesitar usar la caja de arena, la forma más fácil consiste en comprar un arenero desechable, simple, limpio, ecológico, utilizable con cualquier arena. Puede durar un mes o más según la frecuencia de utilización.
  • Coloca el cinturón de seguridad sujetando el transportín, procura colocarlo en los asientos trasero para evitar el airbags.
  • Si se trata de un viaje de menos de 4 horas, tu gato puede permanecer transportador. Si es un viaje más largo, es necesario sacar a tu gato para tomar un trago de agua y usar la caja de arena.
  • Una vez que tu gato haya salido del transportín y este en el interior del coche, no abras las puerta sin estar el gato con su arnés y correa.
  • Asegúrate de que tu gato tenga una placa de identificación de algún tipo en el collar o arnés. También un microchip es genial, pero eso solo funciona si alguien encuentra a tu gato y lo lleva a un veterinario o refugio de animales.
  • Garantízate agua en abundancia, pero sólo se lo darás cuando el coche esté estacionado. No dejes un recipiente con agua en el transportín mientras conduces; solo se derramará y mojarás todo. 
  • No alimentes a tu gato la mañana del viaje o mientras conduces, hazlo la noche anterior, evitarás que vomite en el coche durante el viaje.
  • Si el viaje es en verano, lleva varias bolsas de hielo o botellas de agua congeladas. Si el aire acondicionado se apaga, tu gato puede tener problemas si tienes excesivo calor en el interior del automóvil; ellos no puede transpirar con la misma eficacia que tu para contrarrestar el calor. Si esto sucede, puedes juntar el transportador a los paquetes de hielo que envolverás  en un paño para ayudar a mantener fresco a tu gato.
  • Si viajas en pleno invierno, asegúrate de llevar mantas para tu gato y para ti.
  • Como punto final, asegúrate de llevar contigo la  tarjeta sanitaria por si tu gato enfermara.

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

      Deje una respuesta

      Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

      ACEPTAR
      Aviso de cookies
      El inicio de sesión/registro está temporalmente inhabilitado