Consejos para evitar que tu gato🐈sufra un golpe de calor

2
Consejos para evitar que tu gato🐈sufra un golpe de calor
4.5 (90%) 2 votes

 

El aumento de las temperaturas en verano supone mayores riesgos de salud y seguridad para nuestros gatos. pero te estarás preguntando, ¿mi gato puede sufrir un golpe de calor? La respuesta es un firme sí.

Aunque los gatos pueden sufrir un golpe de calor, esto no es tan habitual como en el caso de los perros. Por ejemplo, los gatos no suelen ir en automóvil como los perros, ni nos acompañan a correr o pasear por el parque. Es más, los gatos tienden a ser más inteligentes (o más preocupados) que los perros por su propia comodidad, y suelen dedicarse a dormir en las zonas más frescas cuando lo necesitan.

Dicho esto, pasaré a comentarte una serie de consejos para evitar, que con el calor, tu gato sufra percance alguno.

En qué consiste que tu gato tenga un golpe de calor

La insolación o golpe de calor es un estado de hipertermia (temperatura corporal central elevada por encima del rango normal) que sucede cuando el cuerpo de tu mascota no puede disipar el exceso de calor tan rápido como se requiere para mantener esa temperatura corporal normal.

El calor excesivo en tu gato se puede deber al ejercicio, la ansiedad o a estar expuesto a altas temperaturas en su entorno, o una combinación de varias circunstancias. Los gatos son sensibles al golpe de calor porque solo pueden regular la temperatura de su cuerpo a través del jadeo o la sudoración de las almohadillas de sus patas.

En casos severos, los órganos de tu mascota pueden comenzar a fallar debido al aumento de la temperatura corporal y el resultado puede ser mortal. Con frecuencia afecta los riñones, hígado,  cerebro, el sistema de coagulación sanguínea y otros órganos y funciones vitales.

Una mascota que se deja en una zona con poca ventilación, que no puede evitar la luz solar directa o que no tiene acceso al agua, como en un automóvil o cobertizo, puede sucumbir rápidamente a un golpe de calor.

Factores de riesgo para el golpe de calor en los gatos

A medida que las temperaturas y la humedad aumentan hay más probabilidades de un golpe de calor. Sin embargo, el riesgo de que tu gato lo sufra no se limita al clima en su hábitat o al entorno  (como interiores contra exteriores). 

También hay otros factores que aumentan el riesgo:

  • Edad: los gatos muy jóvenes y los más viejos tienen mayor riesgo de sufrir un golpe de calor.
  • Peso: quienes tienen sobrepeso u obesidad son más propensos a sufrir un golpe de calor. La grasa sirve como aislamiento que, aunque beneficiosa con el frío, tiene el efecto contrario cuando las temperaturas aumentan. Además, los gatos con sobrepeso generan más calor incluso con el ejercicio suave.
  • Raza: debido a la estructura de su sistema respiratorio, los gatos braquicéfalos (de nariz chata o de cara plana) tienen un mayor riesgo. Las razas de gatos con riesgo incluyen Persa, Himalaya, British Shorthair y Scottish Fold, así como mezclas de estas razas.
  • Afecciones médicas existentes: los gatos con enfermedades médicas preexistentes, como la enfermedad renal crónica, la bronquitis o el asma, y ​​las enfermedades cardíacas.
  • Capa de pelo: los  gatos con capas más gruesas y de color más oscuro pueden correr un mayor riesgo de sufrir un golpe de calor en comparación con los que tienen capas más delgadas y de color más claro.

Cómo reconocer los signos del golpe de calor en tu gato

Desafortunadamente, los gatos pueden ser muy buenos para esconder problemas de salud. Si observas que tu gato presenta uno o más de los siguientes síntomas, podría ser una señal de que están sufriendo un golpe de calor o alguna otra condición que justifique una evaluación médica.

  • Jadeo.
  • Almohadillas sudorosos (los gatos sudan a través de las glándulas en sus patas).
  • Desorientación
  • Temblores musculares.
  • Aumento de la frecuencia cardíaca.
  • Lengua roja.
  • Vómito y diarrea.
  • Inquietud.
  • Letargo, debilidad.
  • Nula o escasa orina.
  • Babeo o saliva espesa / pegajosa.
  • Acicalamiento excesivo para enfriar.
  • Temperatura rectal por encima de 105ºF (la temperatura normal debe ser de 103ºF).

¿Cómo disminuir los riesgos de que tu gato sufra un golpe de calor?

Mientras tengas en cuenta las siguientes normas, tu mascota podrá disfrutar del verano de manera segura:

  • Ten un espacio fresco y bien ventilado para tu gato. La buena ventilación es fundamental porque muchos animales pierden calor al jadear (enfriamiento por evaporación), lo que depende de un buen flujo de aire. Las mascotas al aire libre también deben tener siempre acceso a la sombra.
  • Todas las mascotas deben tener acceso a abundante agua fresca y limpia en todo momento.
  • Nunca dejes a tu gato dentro de un coche, ya que las temperaturas aumentan extremadamente rápido, incluso en días de temperatura suave.
  • Evita el ejercicio a tu gato en días muy cálidos.
  • Evita la arena caliente,  las zonas de asfalto o cualquier otra área donde el calor se refleje y no haya acceso a la sombra.

Cómo actuar ante los primeros signos de insolación en tu gato

Te ofrezco los siguientes consejos, si sospechas que tu gato tiene insolación o golpe de calor:

  • Retira a tu gato del ambiente caliente de inmediato. Llévalo a un lugar seguro, a la sombra o con aire acondicionado para evitar lesiones y una mayor absorción de calor.
  • Aplica o rocía agua tibia / fría sobre el pelo y la piel del animal. Luego puedes usar un ventilador para lograr mayor pérdida de calor.
  • Mojar el área alrededor de tu mascota también puede ayudar.
  • No uses agua helada o hielo, ya que esto puede empeorar el problema.
  • Si está lo suficientemente alerta y puede beber agua, dale pequeñas cantidades con frecuencia. Pero no dejes que beba mucho o demasiado rápido, ya que cualquiera de las dos cosas pueden causar otros inconvenientes.
  • Si tienes una toalla o manta seca puedes usarla para secar ligeramente a tu gato. Esto puede ayudar a prevenir un enfriamiento rápido y excesivo.
  • Mida la temperatura rectal con un termómetro (preferiblemente digital, en lugar de vidrio) y abundante lubricante.
  • Toma nota de la hora de toma de la temperatura. Esto será útil cuando vayas al veterinario, y también evitarás que se demore innecesariamente el tratamiento veterinario.
  • No olvides que un golpe de calor es una emergencia, consulta a un veterinario. Aunque tu mascota parezca que se está recuperando, siempre debe ser revisada por un veterinario.

Estoy deseando escuchar tu opinión

      Encantado de que dejes un comentario

      Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

      ACEPTAR
      Aviso de cookies
      El inicio de sesión/registro está temporalmente inhabilitado