Hipoplasia cerebelosa en los gatos

Quizás hayas observado que algunos gatitos parecen tener problemas con su equilibrio, problemas para caminar, correr, saltar o incluso para localizar elementos a su alrededor. Estos gatitos pueden tener hipoplasia cerebelosa.

La hipoplasia cerebelosa es un problema neurológico en gatos, como resultado del desarrollo interrumpido del cerebelo del cerebro, que genera un movimiento no coordinado o ataxia.

El cerebelo es la porción del cerebro que controla las habilidades motoras finas, el equilibrio y la coordinación. Esta afección no es dolorosa ni contagiosa.  

Causas de la hipoplasia cerebelosa en gatos

La causa más frecuente es una infección viral intrauterina o perinatal. En las gatas el agente etiológico es el virus de la panleucopenia felina (VPF), un parvovirus

En todo caso, las causas típicas de la hipoplasia cerebelosa son:

  • Predisposición genética.
  • Deficiente alimentación.
  • Una madre embarazada que con panleucopenia o moquillo.
  • Infecciones virales o bacterianas.
  • Vacunación de la gata embarazada.
  • Envenenamiento.
  • Lesión / trauma al feto.

Los signos y síntomas de pueden notarse al nacer, o generalmente dentro de las primeras semanas de desarrollo.

Instagram@orangeisthenewblackandtan

Síntomas y tipos de hipoplasia cerebelosa felina

Si tu gatito tiene hipoplasia cerebelosa, le notarás un andar titubeante a medida que comience a moverse, a las pocas semanas de edad. 

Como la hipoplasia cerebelosa es un trastorno que no evoluciona, tampoco empeorará con el tiempo, aunque se ven afectados por el resto de sus vidas. 

Afortunadamente, los gatos aprenderán a sobrellevar su condición y generalmente vivirán una vida plena y feliz, aunque con un poco de cuidado adicional.

Signos generales de los gatos con hipoplasia cerebelosa

  • Balanceo cuando se desplazan.
  • Caminar irregular o descoordinado.
  • Sentarse con las piernas muy separadas.
  • Elevan mucho las piernas al caminar.
  • Temblores en la cabeza, que pueden empeorar cuando intentan comer o concentrarse.
  • Pérdida de equilibrio cuando andan.

Hipoplasia cerebelosa leve

A los gatos que les afecta levemente la hipoplasia cerebelosa, presentan algunas sacudidas de la cabeza y temblores corporales, especialmente cuando se ponen nerviosos o excitados. Por lo general, se puede observar una postura amplia incluso cuando está sentado, ya que sus extremidades delanteras pueden extender muy extendidas para mantener el equilibrio. Tendrán una ligera marcha inestable al caminar y con algunos problemas para saltar.

A pesar de sus movimientos, estos gatos tienen un aceptable funcionamiento y requieren muy poco o ningún cuidado adicional.

Hipoplasia Cerebelosa Moderada

Sus movimientos son más espasmódicos. Tienen temblores y sacudidas más pronunciados y con frecuencia constantes, excepto durante el sueño. Al comer, parece que picotean su comida. Estos gatos suelen tambalearse sobre sus pies. Caminar es un desafío, sobre todo, en línea recta.

Tienen tendencia a caerse después de unos pocos pasos, pero se levantan y siguen avanzando sin inmutarse. Los gatos con hipoplasia moderada no saltan, pero pueden trepar.

Aunque pueden utilizar, por sí mismos, la caja de arena, deberías comprar una con la entrada lo más baja posible. También puede ser útil una caja cubierta, o al menos con lados elevados para que el gato pueda apoyarse.

Hipoplasia cerebelosa severa

Los gatos con hipoplasia severa dependen mucho más de sus dueños. Permanecen tumbados y muestran incapacidad para caminar o incluso pararse. Carecen de coordinación para hacerlo, pero eso no significa que no puedan llegar a donde quieran ir.

Es posible que necesiten ayuda para comer y para usar una caja de arena. Estar atento y reconocer este comportamiento ayudará a estos gatos y facilitará su vida.

Diagnosis de la hipoplasia cerebelosa en gatitos

Un veterinario determinará si tu gatito tiene hipoplasia cerebelosa, y tratará de descartar cualquier afección con síntomas neurológicos similares. La epilepsia y algunas enfermedades infecciosas pueden tener síntomas similares a la hipoplasia.

Es importante que aportes cualquier información sobre la mamá del gato, sobre todo si contrajo el parvovirus felino cuando estaba embarazada.

Para diagnosticar adecuadamente a su gatito, es probable que su veterinario necesite una tomografía computarizada o una resonancia magnética de su cerebro, aunque algunos veterinarios familiarizados con la afección pueden diagnosticar sin esta prueba. 

Cómo puedes cuidar a un gato con hipoplasia cerebelosa

Si tienes un gato con hipoplasia cerebelosa, hay varias maneras de hacerle la vida más cómoda y fácil. Aquí te ofrezco algunos consejos:

  1. Coloca una bandeja de arena profunda con lados altos. Una bandeja más grande asegura que el gato tenga mucho espacio y que no se pueda volcar.
  2. Limita su acceso a las escaleras con una puerta para bebés, podría lastimarse.
  3. Piensa en su esterilización o castración. Algunos tipos de hipoplasia son genéticos, por lo que pueden ser heredados por la descendencia. 
  4. Levanta los platos de comida y agua del suelo. Con ello logras que sea más fácil para ellos comer y beber.
  5. Ten cuidado al presentar a estos gatos otras mascotas, por su vulnerabilidad.
  6. Fomenta su ejercicio y la escalada.
  7. Las alfombras y los tapetes son útiles para que puedan caminar en los pisos resbaladizos.

Tratamiento de la hipoplasia cerebelar en gatos

Una vez que el cerebro ha sido dañado, no puede curarse, por lo que no hay tratamiento para la hipoplasia cerebelosa. Sin embargo, la mayoría de los gatos aprenden a adaptarse a sus limitadas habilidades motoras.

¿Los gatos con hipoplasia cerebelosa tienen dolor?

A pesar de su lucha diaria, estos gatos no tienen ningún dolor debido a su condición. De hecho, no saben que son diferentes de cualquier otro gato. 

Con el cuidado  y la atención adecuada, incluso los gatos con hipoplasia severa pueden tener una buena calidad de vida. Disfrutan el tiempo de juego, los abrazos y quieren a sus cuidadores como cualquier otro gato “normal”. Debido a que son tan dependientes, los gatos con síntomas más severos a menudo forman un vínculo especial con su cuidador. 

Foto de la portada: © spoopy_and_inky

Estoy deseando escuchar tu opinión

      Encantado de que dejes un comentario

      Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

      ACEPTAR
      Aviso de cookies
      Migatapersa
      El inicio de sesión/registro está temporalmente inhabilitado