Los peligros de administrar ibuprofeno para gatos🐱

2

 

El ibuprofeno es un medicamento muy utilizado y efectivo para calmar el dolor y la inflamación en las personas.

El ibuprofeno es un antiinflamatorio no esteroideo muy utilizado en las personas como analgésico y para reducir la fiebre.  Aunque es relativamente seguro para nosotros, el ibuprofeno solo se puede administrar en dosis pequeñas para los gatos, porque  puede ser tóxico para ellos, llegando incluso a matar.

La causa más habitual de envenenamiento de un gato por ibuprofeno, sucede cuando un propietario intenta calmar el dolor en su gato y le administra una dosis que él considera adecuada sin saber la dosis puede ser tóxica.

El efecto tóxico inicial es el sangrado de úlceras estomacales. Además de las úlceras, el aumento de las dosis de ibuprofeno eventualmente conduce a una insuficiencia renal y, si no se trata, puede ser mortal.

¿Puedo dar ibuprofeno a mi gato?

Los gatos sufren dolor y enfermedades como los humanos; de hecho, a menudo denominamos muchas de sus enfermedades en el contexto de la nuestras; por ejemplo, gripe felina o tuberculosis felina. Los gatos también pueden sufrir de artritis o inflamación de sus músculos, y muchos de sus problemas pueden estar relacionados con el estrés.

Pero la biología de un gato es completamente diferente a la nuestra, y no obtienen los mismos efectos positivos del ibuprofeno. Los gatos solo necesitan tomar cantidades muy pequeñas para sufrir el envenenamiento por ibuprofeno.

La razón principal por la que se usa el ibuprofeno es para reducir la presencia de prostaglandinas en las lesiones relacionadas con un dolor. Sin las prostaglandinas, hay menos inflamación y, por lo tanto, menos dolor, pero hay que tener en cuenta que las prostaglandinas son responsables del flujo sanguíneo renal normal y de la protección del estómago. Esta es la causa de las propiedades tóxicas del ibuprofeno en las mascotas.

Síntomas asociados al envenenamiento con ibuprofeno

El envenenamiento con ibuprofeno puede afectar a un gato que incluso ha tomado una pequeña cantidad. Hay muchos síntomas asociados con él:

  • Escaso apetito.
  • Vómitos.
  • Heces negras.
  • Vómitos de sangre.
  • Dolor abdominal.
  • Deshidratación.
  • Debilidad.
  • Letargo.

Algunos de estos síntomas pueden confundirse con otros problemas que pueden tener los gatos. El apetito y los problemas digestivos pueden estar asociados con un cambio en la dieta o el estrés. La debilidad puede ser un signo temprano de artritis y el letargo puede deberse a un desequilibrio químico.

Es importante reconocer los síntomas rápidamente y actuar muy rápido. Si no estás seguro de si los síntomas de su gato están asociados con el envenenamiento con ibuprofeno, lo mejor es consultar al veterinario.

Diagnóstico de envenenamiento por ibuprofeno

Primero, el veterinario querrá saber cuándo tuvo lugar la toma y qué cantidad de ibuprofeno ha ingerido el gato.

Se realizarán pruebas que incluyen hemograma completo, perfil bioquímico y análisis de orina para evaluar la función renal.

Si se ha producido sangre en el vómito o en las heces, el veterinario querrá realizar estudios de imágenes para ver si el estómago se ha perforado.

Efectos del ibuprofeno sobre el gato

El ibuprofeno bloquea las enzimas COX-2, que normalmente tienen un efecto protector sobre la barrera de la mucosa del tracto gastrointestinal, mantienen la sangre fluyendo normalmente hacia los riñones y ayudan a regular la función plaquetaria.

Cuando se inhiben las enzimas COX-2, el revestimiento mucoso del tracto gastrointestinal se daña, causando síntomas como vómitos, náuseas, diarrea, trastornos intestinales y causando la formación de úlceras gástricas. La reducción del flujo de sangre a los riñones da como resultado daño renal. La reducción de la agregación plaquetaria conduce a una mayor tendencia a sangrar de manera anormal. 

Cuando se ingiere ibuprofeno, se absorbe rápidamente en el torrente sanguíneo.

En los gatos, el medicamento se recicla una y otra vez en el cuerpo a través del hígado en lugar de ser eliminado del cuerpo. Este reciclaje permite la exposición repetida y es responsable de los efectos de envenenamiento.

Varios factores de riesgo pueden aumentar los efectos secundarios negativos del ibuprofeno. Estos factores pueden ser: altas dosis del medicamento, enfermedad renal preexistente, enfermedad gastrointestinal, enfermedad hepática, deshidratación, presión arterial baja, enfermedad cardíaca, estrés, trauma, lesión medular, cirugía o anestesia, edad e interacciones con otros medicamentos. Los gatitos jóvenes y los gatos mayores tienen el mayor riesgo.

Tratamiento en la intoxicación por ibuprofeno

Si la ingestión acaba de ocurrir y los síntomas no están presentes, es conveniente provocar el vómito con peróxido de hidrógeno. Se puede usar carbón activado para absorber el veneno de ibuprofeno en el estómago. También puede ser necesario un lavado gástrico.

En los casos en que los riñones se hayan dañado debido a la intoxicación con ibuprofeno, se deben hacer terapias con líquidos y transfusiones de sangre o plasma. 

Se puede recomendar el control del vómito en gatos con medicamentos antieméticos, así como el uso de protectores gastrointestinales. La perforación gástrica requerirá corrección quirúrgica. Pueden ser necesarios medicamentos anticonvulsivos si se producen convulsiones.

Después de 1 a 2 días de tratamiento, se pueden realizar análisis de sangre para examinar la función renal después del tratamiento.

 

Cuidados que requerirá el  gato después del tratamiento

Los protectores gastrointestinales deben administrarse durante un mínimo de 1 a 2 semanas después de la intoxicación con ibuprofeno.

Se recomienda la atención veterinaria para tratar la insuficiencia renal y el sangrado de úlceras estomacales.

Mientras se recupera de la toxicidad del ibuprofeno, alimenta a tu gato con una dieta blanda durante uno o dos días. Poco a poco vuelve a una dieta normal.

En los casos de recuperación completa, se pueden reanudar las actividades regulares. Algunos gatos pueden tener daños a largo plazo, como una enfermedad renal, necesitando un tratamiento de por vida.

La mejor prevención es darle medicamentos a su gato solo si te lo  indica tu veterinario. Los medicamentos que pueden ser seguros para las personas pueden ser fatales para las mascotas. Además, asegúrate de que todos los medicamentos se mantengan fuera del alcance de las mascotas curiosas.

Estoy deseando escuchar tu opinión

      Encantado de que dejes un comentario

      Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

      ACEPTAR
      Aviso de cookies
      Migatapersa
      El inicio de sesión/registro está temporalmente inhabilitado