La artritis en los gatos. Causas, síntomas y tratamiento

0
La artritis en los gatos. Causas, síntomas y tratamiento
4 (80%) 1 vote

Las investigaciones han demostrado que los gatos pueden desarrollar artritis. Se cree que el instinto natural de supervivencia de los gatos y la capacidad de ocultar el dolor les ha permitido “engañar” diagnósticos de veterinarios y expertos médicos durante años. Por ello resulta estadísticamente difícil calcular cuántos gatos sufren este trastorno degenerativo. Sin embargo, en un estudio publicado en 2002, un sorprendente 90% de los gatos mayores de 12 años muestran signos de enfermedad articular degenerativa.
Más estudios han demostrado que la artritis es bastante común en los gatos e incluso les afecta antes de que se conviertan en adultos mayores. Las articulaciones más comúnmente afectadas son las rodillas, los hombros, las caderas, los codos y los tobillos (tarsis) y pueden ser causadas por diferentes motivos a cualquier edad.
Por eso es importante que conozcas los síntomas de la artritis en gatos, al igual que su tratamiento y los cuidados especiales que tenemos que ofrecerle a nuestro gato, así que si te interesa esta enfermedad, sigue leyendo este artículo y accederás a todo lo que necesitas saber sobre la artritis felina.
También te puede interesar el artículo:mi gato cojea.

gato con artritis

Un primer acercamiento a la artritis en gatos

Estudios recientes que examinaron las radiografías de gatos adultos de mayor edad produjeron resultados sorprendentes. En un estudio publicado en 2002, el 90% de los gatos mayores de 12 años sufrían de una enfermedad articular degenerativa. Esto incluía gatos con la llamada ‘espondilosis’ de la columna vertebral (una forma de enfermedad articular degenerativa).

Sin embargo, incluso cuando se excluyeron estos casos, había un número elevado de gatos que mostraban signos de artritis en las radiografías que afectaban las articulaciones de las extremidades. Estudios más recientes han mostrado evidencia radiográfica de artritis en las articulaciones de las extremidades que afecta a entre el 60% y más del 90% de los gatos. Todos estos estudios muestran que la artritis es en realidad muy común en los gatos, y es mucho más habitual (y más grave) en los gatos de mayor edad.

 

¿Qué causa la artritis en los gatos?

La artritis, también conocida como osteoartritis o enfermedad articular degenerativa, causa dolor e inflamación en las articulaciones de un gato La artritis puede ser primaria (debido al “desgaste” mecánico en las articulaciones) o secundaria  (una lesión o anomalía de la articulación). La otra forma importante de artritis que se observa en los humanos es la artritis reumatoide, que es (al menos en parte) una enfermedad autoinmune.

En la actualidad no está del todo claro qué causa la artritis en los gatos. Se necesitan más estudios para determinar si esto es similar a la OA en humanos, para los que el daño mecánico a las articulaciones puede ser fundamental en el desarrollo de la enfermedad, o si hay otros factores involucrados. En la actualidad, la mayoría de los gatos con artritis no parecen tener una causa obvia.

Algunos factores pueden aumentar el riesgo de artritis en los gatos

  • Genética: ciertas razas tienen un mayor riesgo debido a varios problemas articulares subyacentes. Esto incluiría:
    • Displasia de cadera (desarrollo anormal de las articulaciones de la cadera) observada especialmente en gatos Maine Coon, Persas, Siameses y otras razas.
    • Luxación de la rótula que se ha descrito con mayor frecuencia en gatos Abisinios y Devon Rex.
    • Los Scottish Fold son  propensos a la artritis severa que afecta a múltiples articulaciones debido a una anomalía del cartílago que se produce en la raza.
  • Una Lesión o traumatismo: por ejemplo, fracturas, dislocaciones y otras lesiones articulares. Estas pueden causar una conformación anormal de la articulación que puede generar osteoartritis secundaria.
  • Obesidad: no hay evidencia de que esto cause artritis, pero es probable que empeore una condición existente.
  • Acromegalia: esta es una condición inusual de los gatos mayores, en los que un tumor en la glándula pituitaria genera demasiada hormona del crecimiento. Los gatos afectados generalmente desarrollan diabetes mellitus, pero algunos también desarrollan artritis secundaria en sus articulaciones.

síntomas artritis gato

Síntomas de la artritis en gatos

Los gatos son expertos en ocultar el malestar y el dolor, por lo que a menudo no muestran signos evidentes de la enfermedad. Limitan su propia actividad para minimizar el uso de las articulaciones doloridas y, por lo tanto, tienden a no mostrar los mismos signos de artritis que otros animales. En particular, los gatos no suelen mostrar signos evidentes de cojera o dolor asociado con la artritis.

Los principales síntomas de artritis en un gato son:

  • Movilidad reducida
    • Salta con menos frecuencia y alturas inferiores a las de antes.
    • Dificultad para subir o bajar escaleras.
    • Rigidez en las patas, especialmente después de dormir o descansar un rato; de vez en cuando puede mostrar una evidente cojera.
    • Dificultad para usar la bandeja de arena y pueden orinar o defecar fuera de la misma.
  • Actividad reducida
    • Mayor tiempo para descansar o dormir.
    • No caza o explora el ambiente al aire libre con tanta frecuencia.
    • El dolor resultante de la artritis puede causar una disminución del apetito en algunos gatos.
    • Trata de dormir en sitios más fáciles de acceder.
    • Reduce la interacción y juega menos con las personas u otros animales.
  • Cambios en la rutina del aseo
    • Menos tiempo dedicado al acicalamiento.
    • Pelaje mate y desaliñado.
    • Garras demasiado crecidas debido a la falta de actividad.
  • Cambios de temperamento
    • Más irritable o gruñón cuando se le coge o acaricia.
    • Menos confiado en el contacto y relación con otros animales.
    • Está más tiempo solo.

causas de la artritis en gatos

¿Cómo se diagnostica la artritis en los gatos?

Según la investigación actual, la artritis se ha encontrado con mayor frecuencia en gatos mayores de 7 años. Por lo tanto, es importante tener en cuenta la salud física general de tu gato para determinar si está mostrando algún signo o síntoma indicativo de esta condición dolorosa. Si notas algún cambio como te he indicado anteriormente, asegúrate de llevar a tu gato al veterinario lo antes posible.

Cuando el veterinario examine a tu gato, es posible que pueda detectar dolor, malestar, hinchazón u otros cambios que afecten a ciertas articulaciones de tu gato. Si no está claro el diagnóstico, el veterinario puede sugerir que hagan una radiografía de las articulaciones, pero esto no siempre es necesario, y en algunos casos, si el diagnóstico es incierto, se puede usar un simple tratamiento con medicamentos antiinflamatorios.

Aunque las pruebas de sangre y orina, no suelen ser necesarias para investigar la artritis, el veterinario puede sugerirlas si piensa que también puede haber otro problema (lo que no es raro en los gatos mayores), o antes de comenzar a tomar algunos medicamentos.

 

artritis en gatos adultos

 

Tratamiento para la artritis en gatos

Tres son las opciones que puedes adoptar para mejorar la calidad de vida de tu gato con artritis:

Crea un ambiente cómodo para tu gato artrítico

Modificar el ambiente de muchas maneras puede ayudar enormemente a mantener la calidad de vida de un gato artrítico. Las cosas a considerar incluyen:

  • Uso de camas suaves y cómodas colocadas en lugares fácilmente accesibles, silenciosos y sin corrientes de aire.
  • Usar una rampa para permitir que los gatos accedan a sitios más altos (por ejemplo, el sofá, el alféizar de una ventana).
  • Siempre tenga una caja de arena en el interior y una que esté al menos en un sitio bajo para facilitar el acceso.
  • Asegúrate de que los alimentos y el agua sean fácilmente accesibles, a nivel del piso.
  • Asegúrate de que el gato no tenga que subir o bajar escaleras para acceder a los alimentos, el agua o la caja de arena.
  • Dedica tiempo en la preparación y limpieza de un gato artrítico ya que esto puede resultar difícil para ellos.
  • Corte de uñas de forma regular por ti.

Control de peso y suplementos dietéticos

Este es un aspecto importante en el cuidado de cualquier animal con artritis. Los animales con sobrepeso soportarán más peso en sus articulaciones y, por lo tanto, sufrirán una inflamación e irritación más localizadas en las articulaciones, lo que a su vez puede acelerar el avance de la artritis. Los gatos necesitan perder el peso de más gradualmente para prevenir problemas metabólicos.

Existen varios suplementos dietéticos y dietas para los gatos con artritis. Por lo general, contienen combinaciones de ácidos grasos esenciales (AGE) diseñados para reducir la inflamación, y glicosaminoglicanos (como la glucosamina y la condroitina) que sirven para mejorar la calidad del cartílago. Estas dietas y suplementos dietéticos generalmente son muy seguros de usar (pero solo deben usarse cuando lo recomiende un veterinario); sin embargo, su efectividad en el manejo de la artritis en gatos es incierta. Si tienen un efecto, es probable que sea relativamente leve y, por lo tanto, ayudará en casos tempranos de artritis o como parte de un plan combinado con otros medicamentos.

Medicamentos para la artritis de los gatos

Los medicamentos pueden ser muy efectivos para controlar el dolor y la inflamación asociados con la artritis, pero solo deben ser utilizados bajo la supervisión directa de un veterinario, ya que cualquier medicamento puede tener efectos secundarios

Aunque hay varios medicamentos en el mercado que pueden ofrecer un gran alivio a su gato artrítico, asegúrate de sopesar los pros y los contras de cada tratamiento con el veterinario, ya que cualquier medicamento tiene efectos secundarios potenciales. 

Los medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE) son los que se utilizan con más frecuencia para controlar el dolor artrítico. Una serie de AINE diferentes están autorizados para su uso en gatos en diferentes países, pero la seguridad de estos medicamentos varía, y la atención es especialmente necesaria al elegir un medicamento para el tratamiento a largo plazo. Para minimizar el riesgo de efectos secundarios, el medicamento debe elegirse y usarse con cuidado (utilizando la dosis efectiva más baja para el gato). 

El primer AINE en tener una licencia para uso a largo plazo en gatos fue meloxicam (Metacam; Boehringer Ingelheim), y ahora existe una amplia información sobre el uso de este medicamento que demuestra que es eficaz en el manejo de la artritis en gatos, y cuando se usa apropiadamente y en dosis apropiadas, los efectos secundarios significativos son raros.

En algunos gatos, es posible que se necesiten medicamentos analgésicos alternativos o para aliviar el dolor en los casos en que los AINE no sean adecuados o insuficientes. Los medicamentos que han sido sugeridos (todos los cuales solo deben usarse bajo la supervisión del veterinario) incluyen:

  • Buprenorfina
  • Amantidina
  • Tramadol
  • Gabapentina

Tratamientos adicionales

La acupuntura se ha utilizado en otras especies para tratar el dolor crónico de la artritis. La eficacia de la acupuntura aún se discute y este tratamiento no se ha probado en estudios controlados, pero algunos informes sugieren que podría ser una terapia complementaria útil para algunos gatos. Siempre debe ser realizado por un veterinario especialmente entrenado y no ser usado como sustituto de medicamentos en casos severos.

 

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

      Deje una respuesta

      Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

      ACEPTAR
      Aviso de cookies
      El inicio de sesión/registro está temporalmente inhabilitado