¿Crees que los gatos pueden comer queso? Entra y compruébalo

2

 

Si tienes de compañero un gato habrás notado, que cuando tienes determinados alimentos humanos, te dirige miradas penetrantes y escrutadoras… 

Los productos lácteos están ciertamente en la parte más alta de la lista de esos alimentos.

De hecho, es probable que tu gato intente llamar tu atención con sus maullidos solícitos y envolventes….

Si esos maullidos de necesidad y desesperados ocurren con frecuencia cuando comes un poco de queso, quizás puedas sentirse tentado a darle a tu dulce gatito lo que está pidiendo.

Entonces, ¿es seguro que des a tu gato un trozo de queso? ¿y pueden los gatos comer queso?

A continuación te resolveré la duda. 

También te puede interesar el siguiente artículo: ¿los gatos pueden comer arroz?

 

¿Pueden los gatos comer queso? La respuesta breve

La respuesta en pocas palabras sería no, los gatos no deben comer queso. El queso es una estupenda fuente de proteínas y grasas, está hecho con leche, pero es difícil de digerir para la mayoría de los gatos. Además, tiene mucha sal y engorda a los gatos.

A continuación te explico a fondo las razones para no dar queso a tu gato:

La mayoría de los gatos son intolerantes a la lactosa

El queso es una fuente de proteína de origen animal, y es producido con leche de diferentes mamíferos. Aunque los quesos más consumidos son los que tienen origen en la leche de vaca, también existen quesos hechos a partir de la de oveja y de cabra.La leche de cabra es un poco más fácil de digerir para los gatos, por lo que el queso de cabra es una opción de bocadillo ligeramente mejor para su gato. ser un producto lácteo, el queso también contiene una gran cantidad de grasas y de minerales como calcio, fósforo y magnesio.

La leche con la que se hace el queso contiene un carbohidrato llamado lactosa, que es un azúcar disacárido compuesto de galactosa y glucosa y se encuentra en todos los tipos de leche.

La mayoría de los gatos son intolerantes a la lactosa por lo que tienen problemas al digerir el queso y otros productos lácteos.

Los gatitos, al igual que otros mamíferos bebés, tienen una capacidad innata de descomponer la lactosa porque sus cuerpos producen la enzima lactasa, que divide la lactosa en azúcares individuales, lo que les ayuda a digerir la lactosa.

Durante el periodo de lactancia materna sus cuerpos generan suficiente lactasa para digerir adecuadamente la leche materna. Sin embargo, los gatitos con el destete, alrededor de las 4 a 6 semanas de edad, su capacidad para descomponer la lactosa disminuye.

Los cuerpos de los gatos adultos no producen suficiente enzima lactasa, que es necesaria para que el cuerpo descomponga la lactosa (azúcar de la leche). 

Cuando un gato adulto, intolerante a la lactosa, ingiere productos lácteos, la lactosa no digerida extrae una gran cantidad de agua en los intestinos y las bacterias fermentan los azúcares no digeridos. Los resultados son malestar estomacal, gases, cólicos, distensión abdominal y diarrea, generalmente entre ocho y doce horas después de ingerir el producto lácteo, en este caso el queso.

los gatos y la lactosa

 

Para los gatos comer queso engorda 

Te diré que la intolerancia a la lactosa en los gatos es mucho más habitual que en las personas, pero aun así algunos gatos adultos si pueden digerir la lactosa. Si piensas que tu gato no es intolerante a la lactosa, entonces te puede parecer una buena idea darle algo de queso, pero ¿es realmente bueno?

Pues, no, no es una buena idea alimentar a tu gato con queso, porque este engorda demasiado a los gatos.

Dependiendo del tamaño, tu gato necesita alrededor de 200 a 300 calorías por día para mantener un peso corporal equilibrado.

Una solo trozo de queso contiene 113 calorías. Eso es aproximadamente la mitad de la necesidad diaria de ingesta de calorías para los gatos. Añadido al resto de alimentos diarios es muy probable que se exceda en gran medida su necesidad diaria de ingesta de calorías.

Esto no es un problema si solo das a tu gato queso de forma ocasional. En este sentido, podemos ofrecer un trozo pequeño de queso como recompensa y para reforzar las buenas conductas de tu gato.

Pero, si se lo proporcionas con frecuencia, verá aumentado su peso. Esto puede ocasionar obesidad y problemas de salud relacionados con la obesidad: artritis, diabetes, enfermedades hepáticas…

https://www.youtube.com/watch?v=8ZJciE41yZg

 

El queso contiene mucha sal para los gatos

Aunque los gatos necesitan sal en su dieta, la cantidad de esta no debe superar los 21 miligramos por día.

El queso contiene altas concentraciones de sal, y esta es peligrosa, incluso mortal, para los gatos, en ningún caso se recomienda alimentar a un gato con más de 42 miligramos de sal al día.

Un solo trozo de queso contiene aproximadamente 174 miligramos de sodio, lo que equivale a unos 400 miligramos de sal. Eso es casi 10 veces el límite superior recomendado de sal para los gatos en un día.

Aunque ese trozo de queso no contenga suficiente sal para ser preocupante para la salud de tu gato, si le ocasionará un exceso de sed y micción, aumentando el estrés sobre los riñones.

los gatos no deben comer queso

.

¿Sería bueno para mi gato el queso vegano?

A medida que el estilo de vida vegano está más extendido, podrías pensar que como el queso vegano está hecho de soja, no contiene lactosa y los gatos no deberían tener problemas para digerirlo.

Sin embargo, el queso vegano también es problemático para los gatos.

Por un lado, muchos gatos son alérgicos a la soja, Por otro, el queso vegano todavía contiene mucha sal y grasa, por lo que es una opción poco saludable para un felino.

 

Conclusión

La respuesta a la pregunta “¿Pueden los gatos comer queso?” Es definitivamente no. 

Comer un trozo pequeño de queso podría no causar ningún daño grave a la salud de su gato, pero definitivamente hará más daño que bien. Tan solo una rebanada de queso ya contiene una cantidad peligrosa de sal y demasiadas calorías para nuestras mascotas.

Algunos dueños de mascotas pueden encontrar el queso útil para esconder medicamentos. Los gatos testarudos que luchan por tomar pastillas pueden beneficiarse de medicamentos ocultos en un poco de queso cremoso.

Asegúrate de que el queso que le das a tu gato sea puro y no se mezcle con otros ingredientes como la sal, el ajo o las cebollas . El queso solo ya tiene un alto contenido de sodio y los ingredientes agregados como el ajo o las cebollas pueden ser tóxicos para tu gato.

Si de todos modos quieres dar queso a tu gato, comienza con quesos más duros y añejos, tipo “quesos suizos”, estos tienen menores niveles de lactosa. Si después de comer queso notas efectos secundarios negativos en tu gato, como vómitos o diarrea, contacta con un veterinario y elimínalo de su dieta.

 

Estoy deseando escuchar tu opinión

      Encantado de que dejes un comentario

      Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

      ACEPTAR
      Aviso de cookies
      Migatapersa
      El inicio de sesión/registro está temporalmente inhabilitado