¿Los gatos pueden comer fresas🍓? Entra y descúbrelo

En general, a la mayoría de los gatos no les gustan las frutas, porque no tienen la capacidad de identificar cosas dulces, debido a la fisiología de sus pupilas gustativas. Y la fresa no es una excepción.

Sin embargo, esto no es cierto para todos los gatos. Cada gato es único, de la misma manera, sus gustos y aversiones también son diferentes. Aunque es raro, algunos gatos incluso se vuelven locos por conseguir algunos pequeños trozos de fresas.

Si quieres saber si a tu gato le gustan las fresas,  dale un pedacito y mira cómo reacciona. No te sorprendas si gira la nariz y la rechaza, ya que la mayoría de los gatos son muy sibaritas con los alimentos. Sin embargo, si parece que le gusta, puedes ofrecerle algunos trozos de vez en cuando como un regalo.

Instagram:@ lil.meow.wow

¿Cuáles son los beneficios de las fresas para los gatos?

Una pequeña cantidad de fresas puede contener hasta el 150% del requerimiento diario de vitamina C. Las fresas también pueden ayudar a disminuir la presión arterial, son una excelente fuente de potasio que ayuda a reducir la presión arterial y contrarrestan los efectos del sodio.

Las fresas reducen el riesgo de problemas de visión relacionados con la edad. Aunque las fresas que contienen mucho azúcar también pueden ayudar a regular el nivel de azúcar en la sangre del cuerpo.

Así que técnicamente, sí, los gatos pueden comer fresas de acuerdo con la ASPCA, las fresas no son tóxicas para los gatos. Sin embargo, las fresas ofrecen a tu gato un escaso valor nutricional. 

Los gatos requieren grandes cantidades de proteínas para mantenerse sanos. Las fresas son frutas, que no tienen ninguna proteína, pero lo que sí aportan es  vitamina C, Potasio, ácido fólico  y antioxidantes. Pero, para que tu gato obtenga un importante valor nutricional al ingerir fresas, tendría que comer al menos la mitad de su peso corporal.

 

¿Cuáles son los problemas de las fresas para los gatos?

Como te he indicado las fresas están llenas de vitamina C, potasio, ácido fólico y antioxidantes. Todos estos son nutrientes esenciales, pero los gatos producen toda la vitamina C que necesitan en su hígado y no necesitan recibirla en su dieta.

Tu gato necesita potasio en su dieta para que su sistema nervioso y sus músculos funcionen correctamente y para lograr un crecimiento saludable.

También necesita ácido fólico en la alimentación para ayudar a metabolizar las proteínas y construir nuevas células.

Si deseas que tu mascota obtenga antioxidantes en su dieta, lo puedes obtener  con el salmón, y este es un ingrediente habitual en muchos alimentos húmedos.

Sin embargo, ten en cuenta qué de esos nutrientes solo necesita una pequeña cantidad de microgramos cada día. Entonces, si le estás dando a tu gato un alimento balanceado nutricionalmente, no es necesario que obtengan estos nutrientes específicamente de las fresas.

Lo que no debes olvidar es que las fresas como todas las frutas tienen gran cantidad de azúcar. El azúcar es un carbohidrato y esto no es beneficioso para tu gato. Las cantidades excesivas de carbohidratos pueden causar caries, diabetes y la obesidad de los gatos.

Además, el azúcar puede ser muy perjudicial para su  higiene bucal. Los felinos son incapaces de cepillarse los dientes. El azúcar atrapado entre sus dientes puede causar problemas en su salud.

Hablando de posibles inconvenientes, existe la posibilidad de que el exceso de fresas puede ser un laxante. Si tu gato termina con diarrea, puede acabar rápidamente deshidratado. Esto, a su vez, puede ser letal en los felinos si no se trata rápidamente.

¿Pueden ser los gatos alérgicos a las fresas?

Un gato puede ser alérgico a cualquier alimento. Si alimentas a tu gato con fresas por primera vez, presta atención a cualquier signo de reacción.

Los síntomas comunes de alergias en los gatos pueden ser:

  • Estornudos.
  • Brotes de urticaria.
  • Dificultad para respirar.
  • Tos y sibilancias.
  • Vómitos y diarrea.

Si tu gato muestra alguno de estos síntomas, acude a un veterinario. No intente inducir el vómito, ya que esto puede ser peligroso.

 

¿Pueden los gatos comer las hojas de las fresas?

Con los gatos siempre debemos evitar que coman las hojas de fresa. Si añades fresas en la dieta de tu gato, corta las hojas; no son tóxicas, por lo que no hay necesidad de asustarse si se consumen, pero si pueden generar ciertas reacciones en tu mascota.

Estas hojas pueden irritar la nariz y los ojos de tu gato. Tu felino puede estornudar o jadear si entra en contacto con la planta. 

Un gato que se acerca demasiado a una hoja de fresa puede tener cosquilleo en la nariz, causando un estornudo. Las hojas afiladas y con dientes de sierra también son picantes e irritantes. Si tu gato las come, puede lastimarse la lengua o la garganta. 

Instagram: @rufus_the_redcat

¿Pueden los gatos comer mermelada de fresa?

Es probable que tu gato no se sienta atraído por la mermelada de fresa, debido a que por su biología, los gatos no muestran preferencia por los alimentos dulces o azucarados.

Así que, de nuevo, es posible que tu gato solo intente comer mermelada de fresa si siente curiosidad por saber por qué lo comes. Pero si parece querer comer más, se requieren algunas precauciones.

Por un lado, recuerda que el azúcar no es bueno para los gatos en grandes cantidades. Y la mermelada de fresa tiene mucho más azúcar que la fresa real.

Otra precaución es asegurarte de que la mermelada no esté endulzada con xilitol, ya que podría ser tóxico para los gatos.

 

Cómo alimentar a un gato con fresas por primera vez

Si tienes curiosidad acerca de cómo reaccionará tu gato a las fresas, debes dárselas lentamente.

  • Elimina cualquier rastro de la hoja y del tallo de la fresa.
  • Lava la fresa a fondo en agua fría. Esto es especialmente importante si se coge de la naturaleza. Puede estar llena de pesticidas o herbicidas.
  • Cortar un trozo pequeño de la fresa. Si intenta comer demasiado a la vez, su estómago lo expulsará.
  • Ofrece el trozo de fresa a tu gato y observa.
  • Si ignora la fresa, no lo obligues a comerla.
  • Si tu mascota quiere más, pon como máximo dos fresas por día.

 

¿Qué cantidad de fresas es segura para los gatos?

Para evitar todos los problemas mencionados anteriormente, toma precauciones, y limita estrictamente la ingesta de fresas.

La cantidad recomendada no debe ser más de la mitad o un máximo de una pieza de fresa (y, por supuesto, cortar en trozos más pequeños para evitar cualquier riesgo potencial de asfixia) a la vez.

Cuando se usa como golosina o premio, la fresa puede ser algo refrescante para tu gato.

Sin embargo, demasiada cantidad puede alterar su estómago sensible y causar problemas de salud. Así que ten cuidado de no exagerar, y siempre asegúrate de regular las porciones de tu gato. Mientras tu gato coma fresas ocasionalmente con moderación, no debería haber ningún problema.

 

Conclusión

Las fresas son un buen regalo para tu gato de vez en cuando, pero no debes añadirlas a su dieta habitual, ya que tienen un alto contenido de azúcar. Cuando se las des como una golosina, debes servir las fresas a tu gato en pequeñas porciones, lavadas y sin hojas.

No alimentes a tu gato en exceso con fresas, y vigila para detectar cualquier signo de problemas digestivos, como vómitos o diarrea. Si notas alguno de estos síntomas, llama al veterinario.

 

Estoy deseando escuchar tu opinión

      Encantado de que dejes un comentario

      Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

      ACEPTAR
      Aviso de cookies
      Migatapersa
      El inicio de sesión/registro está temporalmente inhabilitado