¿Los gatos pueden nadar? Entra y descúbrelo

1

Los gatos son conocidos por evitar todas las cosas que odian, ya sea el ruido del aspirador, el perro del vecino o la bañera.

Otra de las cosas que evitan es el mojarse. Habrás visto en más de una ocasión, que tu gato se refugia cuando llueve. Esto nos puede llevar a la equivocada conclusión de que los gatos no saben nadar.

¿Por qué es comúnmente aceptado que los gatos no pueden nadar? Sigue leyendo para aprender un poco más sobre gatos, agua y natación.

¿Los gatos pueden nadar?

Cualquier felino, desde nuestros gatos hasta un leopardo y un tigre son capaces de nadar. Si un gato cae al agua, nadará por instinto y se dirigirá a tierra firme.

Por lo tanto, todos los gatos domésticos pueden nadar, al menos teóricamente. Muchos gatos pasan toda su vida sin pisar el agua, mientras que otros pueden aprender a disfrutar chapoteando en una piscina o baño poco profundo. 

Que nuestros gatos domésticos pueden nadar no significa que puedas tirar a tu mascota a la piscina. Si a tu gato le gusta el agua, lo hará por sí mismo. Nunca fuerces a tu gato a meterse en una piscina de agua solo para ver si puede nadar, ¡no le gustara tu idea!

Instagram:@palmettovethospital

¿Por qué mi gato tiene miedo al agua?

Como los humanos, cuando los gatos nacen, por instinto no tienen reparos con el agua. Sin embargo, existen motivos por los que tu gato puede tener un miedo a los baños o al agua en general:

  • No fue expuesto al agua. Si tu gato ha sido doméstico desde que era un gatito, es muy probable que nunca haya estado expuesto al agua. Con el agua ausente durante la mayor parte de sus vidas, se acostumbran a vivir sin ella. Entonces, una zambullida repentina en la bañera podría estresarlo.
  • Su raza no disfruta del agua. Hay razas de gatos que disfrutan del agua. Como ejemplo: el gato turco Van, el Maine Coon, gato Manx y los Bobtails.
  • Se empapa su pelo. Después de introducirse en el agua, el pelo se empapa y el peso repentino puede hacer que un felino entre en pánico e intente escapar del agua.

Hay algunos más además de los mencionados anteriormente, pero estas son las razones principales por las que los gatos odian el agua.

Instagram:@jmccat

Pasos para acostumbrar a tu gato al agua

La forma más fácil de aclimatar a tu gato al agua es comenzar cuando es un gatito. Los gatitos no pueden temer lo que no entienden, por lo que entonces no se asustan tan fácilmente como los gatos adultos. Los gatitos que crecen en presencia de agua se opondrán menos a ella e incluso podrán aprender a disfrutarla. 

Es importante que sigas algunas pautas cuando expongas a tu gato al agua:

  • Comprueba que tu gato no sea alérgico al cloro.
  • Trata de que la temperatura de la piscina sea adecuada para el gato.
  • No fuerces a tu gato a entrar en agua que sea demasiado profunda o que no tenga rampa ni salida.
  • Actúa con tranquilidad y caricias. Recuerda, se puede asustar y eso sería un problema.
  • Una vez que estés seguro de que tu gato confía en ti, mételo lentamente en el agua, deja que se adapte a la sensación.
  • Continúa sujetando a tu gato mientras comienza a nadar, manteniéndolo agarrado en todo momento.
  • Si tu gato parece feliz nadando, anímalo pero mantente cerca. Si se asusta, retíralo de inmediato.
  • Cuando termine, recuerda ayudar a tu gato a salir de la piscina.

Al seguir estos pasos, facilitarás el nado de tu gato aterrador para él.

Medidas de seguridad con el agua

Como tu gato no está acostumbrado a estar en el agua, pueden surgir algunos problemas de seguridad.

Por instinto, los gatos saben nadar, pero se deben cumplir y controlar ciertas condiciones para garantizar la seguridad de tu mascota. Algunas reglas básicas son:

  • Proporciona a tu gato un lugar de salida. Es probable que tu gato tenga dificultades para escapar del agua una vez que esté en ella. Por lo tanto, es importante que haya una una rampa que puedan usar para salir del agua si se pone nervioso o incómodo.
  • Vigila los productos químicos de tu piscina. Debes revisar el agua de tu piscina para conseguir que esté químicamente equilibrada, pero esto es aún más importante cuando tienes animales que nadan. Demasiado cloro u otras sustancias químicas podrían tener un efecto negativo en la salud de tu mascota.
  • Seca las orejas de tu gato. Los gatos tienen canales auditivos profundos, lo que supone que hay un gran espacio para una infección si el agua entra dentro de ellos. La mayoría de los gatos, por instinto, evitarán que les entren agua en los oídos.

Conclusión

Los gatos domésticos comparten la capacidad de nadar con otros grandes felinos.

Algunas razas se sienten más cómodas con el agua que otras, pero sobre todo depende de la personalidad de cada gato. 

A pesar de que los gatos pueden nadar, es mejor que como dueño te mantengas vigilantes y protejas a tu gatos de accidentes relacionados con el agua que podrían volverse trágicos con rapidez.

 

Estoy deseando escuchar tu opinión

      Encantado de que dejes un comentario

      Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

      ACEPTAR
      Aviso de cookies
      Migatapersa
      El inicio de sesión/registro está temporalmente inhabilitado