Mastitis en las gatas. Signos, causas y tratamiento

La mastitis se refiere a una inflamación de las glándulas mamarias, ocurre cuando las esas glándulas mamarias de la gata lactante se inflaman, bloquean o infectan, también puede ocurrir en gatas que han tenido un pseudoembarazo.

En la mayoría de los casos, la mastitis es causada por una infección bacteriana. El trauma en el pezón o el canal de la tetina puede permitir que las bacterias entren al canal de la tetina hacia la glándula mamaria y creando una infección bacteriana. Incluso en ausencia de trauma, una gata que vive en condiciones insalubres puede estar expuesta a grandes cantidades de bacterias y otros irritantes, lo que permite que ocurra esta infección ascendente.

Con menos frecuencia, la mastitis se puede suceder sin evidencia de infección. Un traumatismo en la glándula mamaria, o largo tiempo de acumulación de leche sin extracción de ella, puede causar inflamación dentro de la glándula mamaria.

La mastitis se ve con mayor frecuencia en el postparto, después de que una gata da a luz. Muchos casos siguen al destete repentino (que puede conducir a una acumulación excesiva de leche dentro de la glándula) o la muerte de un gatito (lo que lleva a una disminución de la extracción de leche de las glándulas).

Los signos clínicos de la mastitis de las gatas

En los casos leves o recientes de mastitis, el primer signo puede ser que los gatitos no están aumentando de peso tan rápido como deben. Con un vistazo, se puede ver una ligera inflamación de la glándula mamaria afectada. En este momento, la gata no suele mostrar ningún signo de enfermedad o tan solo una pequeña molestia.

A medida que avanza la mastitis, la glándula mamaria infectada se hinchará cada vez más, se inflamará, se decolorará (con frecuencia, en rojo o morado) y será dolorosa. Las glándulas mamarias también pueden ulcerarse, con heridas abiertas y costras visibles. La leche extraída de la glándula mamaria infectada puede contener sangre o pus, o estar visiblemente turbia o espesa.

En casos severos, las gatas pueden estar visiblemente enfermas. La glándula mamaria afectada puede estar de color púrpura oscuro o negro, ya que los tejidos comienzan a morir debido a una infección abrumadora y una disminución del suministro de sangre. En esta fase, las gatas pueden volverse letárgicas, tener fiebre, negarse a comer o comenzar a vomitar, ya que la infección entra en el torrente sanguíneo y desarrollan signos de septicemia.

gata mamas inflamadas

Causas de la mastitis felina

En la mastitis, causa más común para que se produzca la inflamación mamaria está en las bacterias. Las bacterias entran al seno a través del pezón y causan la inflamación e hinchazón que se observa con la mastitis. Las gatas que viven en ambientes sucios, especialmente si son gatas lactantes, son propensas a desarrollar mastitis. Cuando la bacteria se expone al canal del pezón, puede llegar hacia el seno donde causa la mastitis.

Un trauma o lesión en un seno también puede causar mastitis. La inflamación causada por algún tipo de lesión puede exponer el canal del pezón a bacterias o simplemente causar la inflamación en el seno sin afectación bacteriana. Las gatas que son atropelladas por coches, que han participado en peleas o han sufrido otro trauma en el área de los senos corren peligro de tener mastitis.

Por lo general, las gatas que han dado a luz recientemente y que están amamantando son las más propensas a estar afectadas por la mastitis.

Además de las bacterias y el trauma, las gatas lactantes pueden desarrollar mastitis si hay una gata con leche acumulada en un seno. Esto puede deberse a gatitos destetados prematuramente, la pérdida de un gatito o si no están usando todos los senos para amamantar.

Diagnosis de la mastitis en las gatas

En muchos casos, para detectar la mastitis es suficiente un examen físico. en ocasiones, se pueden necesitar pruebas de laboratorio para confirmar el diagnóstico o descartar otras afecciones.

Las pruebas de laboratorio que se pueden recomendar para la mastitis son:

  • Recuento completo de células sanguíneas: este análisis de sangre evalúa los niveles de glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas en la sangre de su gato. Los cambios en el recuento de glóbulos blancos indican infección y la gravedad de la infección.
  • Citología de la leche: en esta prueba, se examina al microscopio una pequeña muestra de leche de la glándula mamaria afectada. La presencia de glóbulos blancos (pus) o bacterias confirman el diagnóstico de la mastitis.
  • Cultivo bacteriano: en algunos casos, especialmente cuando la mastitis se atribuye a una infección y no responde a los antibióticos habituales, puede ser necesario un cultivo bacteriano. La leche se recogerá de la glándula mamaria y se enviará a un laboratorio para que las bacterias puedan aislarse y caracterizarse. Una vez que se aíslan las bacterias, se puede establecer el antibiótico más efectivo para el tratamiento.
tratamiento de la mastitis felina

Instagram:@val.hedgie

Tratamiento para la mastitis

La mayoría de las gatas con mastitis se pueden tratar en casa, con antibióticos orales y medicamentos para el dolor. Este tratamiento es aconsejable, ya que permite que la gata esté amamantando a sus gatitos.

En estos casos sé deben vigilar los antibióticos que se están usando, también cualquier reacción que tu gata o sus gatitos puedan tener al medicamento y el aumento de peso continuo de los pequeños.

El veterinario puede aconsejar ordeñar a mano la glándula infectada. Esto aminora las molestias, estimula el flujo sanguíneo y promueve la curación. La extracción manual de la leche debe realizarse cada 6 horas.

A menudo, los veterinarios recomiendan aplicar una compresa tibia a las tetinas infectadas, lo que les ayuda a abrirse y drenarse.

En los casos graves de mastitis pueden requerir hospitalización por fluidoterapia intravenosa y medicamentos inyectables. En algunos casos, puede ser necesario la extirpación quirúrgica de las glándulas necróticas o severamente infectadas. Por esta razón, es importante tratar la mastitis tan pronto como se observen los signos y administrar todos los medicamentos según lo prescrito por el veterinario.

Posible evolución de la mastitis después del tratamiento

La mayoría de los casos de mastitis tienen un buen pronóstico. Los signos remiten en 2-3 semanas con el tratamiento adecuado.

En casos de mastitis severa, o cuando la gata desarrolla una infección sistémica transmitida por la sangre, el pronóstico es reservado, incluso con el tratamiento.

La mejor forma de prevenir la mastitis  es mantener limpia la ropa del “nido”. Las gatas madres se limpian constantemente a sí mismas y a sus gatitos, pero también se acuestan en el “nido” que han preparado para amamantar a sus crías, exponiendo sus pezones a una posible contaminación bacteriana si la ropa no está limpia.

También puedes prevenir la mastitis vigilando de que los gatitos estén amamantando de todas las tetinas y no solo de algunas, y verificando que estas dan leche.

Foto de la portada autor:Instagram@incaseyoudidnt_know

Estoy deseando escuchar tu opinión

      Encantado de que dejes un comentario

      Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

      ACEPTAR
      Aviso de cookies
      Migatapersa
      El inicio de sesión/registro está temporalmente inhabilitado