¿Has notado que tu adorable gata no está comiendo después del parto? Muchos dueños de mascotas se preocupan por esto, sin embargo, si lees este artículo, te ayudará a tranquilizarte.

Cuando finaliza el proceso de parto y llegan todos los gatitos, lo primero que debes hacer es asegurarte de que cada gatito esté seco y pueda alimentarse de inmediato. Esto es importante porque la primera leche de la madre, que se llama calostro , una sustancia rica en anticuerpos, ayudará a proteger a los recién nacidos de infecciones mientras su propio sistema inmunológico aún se está desarrollando.

Lo siguiente, es alimentar a la mamá gata.  Proporciona comida y agua a su reina y colócalo  cerca de donde amamanta, porque es poco probable que quiera dejar a sus gatitos y alejarse de ellos para comer.

Algunas gatas no quieren comer inmediatamente después de dar a luz. Esto no es motivo de preocupación, es un comportamiento post parto normal, simplemente deja la comida y el agua cerca de ella.

Una nueva madre con gatitos necesita aproximadamente tres veces más de energía en forma de alimentos en comparación con una gata no embarazada. Ella debe consumir más alimentos para poder producir leche adecuada para sus gatitos. 

Como te indiqué anteriormente, si tu gata no está comiendo después de dar a luz, esto es normal, pero el apetito debe regresar en las próximas 24 horas y debe aumentar gradualmente a medida que la madre necesite mayor producción de leche. 

Cuando una gata no está comiendo después de las 24 horas después de dar a luz, esto es una señal de que hay algo mal, especialmente cuando se combina con fiebre y falta de interés en cuidar de sus gatitos.

 

gata no come después del parto

Por qué tu gata no está comiendo después de dar a luz

La falta de interés por la comida dentro de las 24 horas después del parto puede deberse a:

  • Estrés por el nacimiento de los gatos, pasará en pocas horas.
  • La madre todavía se siente “llena” al haber comido la placenta de los gatitos recién nacidos.
  • Puede sentir malestar general, por una leve inflamación del útero causada durante el parto. Estos síntomas desaparecerán en un día y la gata debería volver a su estado normal para entonces. 
  • Algunas gatas, especialmente aquellas con personalidades excesivamente protectoras, pueden decidir no comer cuando se sienten amenazadas y molestas por la presencia de demasiadas personas o de otras mascotas cerca de ellas y de sus gatitos.

Cuando han pasado más de 24 horas desde el parto y tu gata todavía no está comiendo, puedes estar ante un problema grave. A continuación, te indico las complicaciones más comunes después del nacimiento que pueden causar que la madre no quiera comer después de dar a luz:

Hemorragia

Algo de sangrado que proviene del útero después del nacimiento es normal. La pérdida debe ser de color marrón rojizo y no tener mal olor. La secreción sanguinolenta que es excesiva y de color rojo brillante indica un problema en el útero o en el sistema de coagulación de la sangre de la gata. Cuando no se controla, la hemorragia puede provocar anemia y el gato se siente débil y no se siente inclinado a moverse ni a comer.

Problemas relacionados con el útero

La bolsa que protejía a los gatitos mientras se desarrollaban dentro del útero de su madre se llama placenta. Esta debe ser expulsado durante el nacimiento de los gatitos o poco después. Si permanece en el útero de la madre, estaríamos ante lo que se llama placenta retenida. Esta situación da lugar, generalmente, a una inflamación del útero llamada metritis.La metritis también puede aparecer cuando el útero se contamina durante las manipulaciones obstétricas durante un parto difícil. 

Un problema más grave es la ruptura del útero, que puede ocurrir cuando el útero se estira demasiado con camadas grandes y trabajo difícil. Si hay ruptura, inevitablemente habrá una inflamación de la cavidad abdominal. Como te indiqué, las afecciones inflamatorias pueden causar que la gata se sienta generalmente enferma, tenga dolor, fiebre y sin apetito.

Mastitis

Esta es una inflamación de las glándulas mamarias. Esta ocurre con mayor frecuencia durante la lactancia cuando los gatitos se han hecho grandes y ya tienen dientes, también es posible que ocurra inmediatamente después de dar a luz. Puede deberse a una infección de otro lugar, como en el útero, y que llega a las glándulas mamarias a través del torrente sanguíneo. 

La inflamación también puede ocurrir cuando los conductos de la leche se bloquean y esta se acumula en la tetina, lo que permite a las bacterias un ambiente rico para prosperar y multiplicarse. 

Como característica, los pezones se pueden ven hinchados y la leche es amarilla o verde, gruesa y a veces con sangre.

Hipocalcemia

Esta afección se desarrolla cuando la cantidad de calcio en la sangre de la gata desciende por debajo del nivel normal con frecuencia en las primeras tres o cuatro semanas después de dar a luz cuando está a la altura de producir leche para sus gatitos. Ten cuidado con los signos de hipocalcemia, como respiración rápida e inquietud, temblores, extremidades rígidas y dificultad para pararse o caminar.

 

Consecuencias de que tu gata no esté comiendo después de dar a luz

Cualquier gata que no coma durante más de 24 horas comenzará a sentirse débil y desarrollará una afección llamada lipidosis hepática que crea un problema bastante grave en el hígado.

Sin consumo de alimentos para usar como energía, el cuerpo llegará a un punto en el que comenzará a utilizar las reservas de grasa y estas sustancias grasas se procesan en el hígado. Esto aumenta significativamente la carga de trabajo del hígado e interfiere con su función normal. La nutrición inadecuada junto con el estrés también causa un sistema inmune debilitado que reducirá la capacidad del cuerpo para combatir las infecciones.

Una madre lactante que no come se debilita, se deprime y pierde interés en cuidar de sus gatitos, lo que genera una pobre maternidad. La deficiencia de energía y la desnutrición hacen que baje su producción de leche, no podrá producir suficiente leche para sus gatitos e incluso puede sufrir de hipocalcemia. Los gatitos llorarán constantemente, se volverán débiles, enfermizos e incluso morirán.

Cómo puedes ayudar a tu gata  si no come después de dar a luz

Primero, asegúrate de que el lugar de la casa en el que está criando a sus gatitos sea tranquila, silenciosa y libre de paso de personas o animales. Manten su comida, agua y caja de arena cerca para que pueda ver a sus gatitos, aunque tenga que dejarlos por un tiempo. 

Para estimular el apetito de un gato es útil calentar la comida para liberar su olor agradable que puede despertar su interés. La comida mojada a menudo es más apetitosa que la comida seca. Ofrece a la nueva madre su comida favorita. Los suplementos nutricionales de alta energía también son útiles.

Si los métodos anteriores no funcionan para que la madre gata comience a comer nuevamente, es posible que debas alimentar a tu gata con pequeñas cantidades de alimentos húmedos cada pocas horas con una jeringa. Al hacer esto, siempre ten cuidado de hacerlo correctamente para evitar que los alimentos entren en sus pulmones y causen neumonía. Prepárate también para alimentar con biberón a los gatitos ya que la madre puede no tener suficiente leche.

Lleva a tu gata al veterinario para que se pueda identificar y tratar la causa subyacente de la pérdida de apetito. El veterinario exminará a la gata y es posible que deba realizar análisis de sangre y procedimientos de diagnóstico por imágenes para determinar qué le sucede. Es posible que la gata deba recibir un líquido intravenoso o una alimentación por sonda para suplir sus necesidades de energía y agua mientras se recupera, y los medicamentos se pueden administrar según lo determine el veterinario.

Espero que este artículo te haya servido para comprender por qué tu gata no está comiendo después de dar a luz. En la mayoría de los casos no debes de preocuparte. Sin embargo, si sospecha que hay un problema más profundo y estás preocupado por ella, por favor sigue los consejos que te he dado, para evitar males mayores.