Mi gato cojea después de la vacuna, ¿a qué se puede deber?

0
Mi gato cojea después de la vacuna, ¿a qué se puede deber?
2 (40%) 1 vote

 

En ocasiones después de que el veterinario inyecta una vacuna a tu gato , al volver a casa o después de unos días, descubres que tu gato cojea. Además puede tener como síntomas una leve fiebre, sensibilidad en el sitio de la inyección, dolor en las articulaciones y falta de apetito.  Mientras tu gato todavía esté bebiendo agua y no esté deprimido o letárgico, no hay necesidad de preocuparse por estas reacciones. Si no bebe, deja de comer por completo y no desea correr y jugar, es una buena idea que lo revise tu veterinario.

La cojera puede deberse al pinchazo de la vacuna, este puede causar la formación de un bulto en el sitio de la inyección, que puede ser doloroso y restringir el movimiento. Si el bulto crece, en casos muy raros, puede volverse maligno.

También puede tratarse del llamado “síndrome de cojera” en el gato.

Qué es el “síndrome de la cojera”

Primero te indicaré qué es la vacuna contra la FCV. Se trata de una vacuna contra la infección por Calicivirus en los gatos. El Calicivirus  es un tipo de gripe felina. Se manifiesta como una enfermedad respiratoria aguda que afecta las vías superiores del felino, pudiendo provocar sinusitis y rinitis. El virus pertenece a la familia Caliciviridae, del género Vesivirus.

Es altamente transmisible en gatos no vacunados, y se ve comúnmente en  refugios, hogares mal ventilados y criaderos de gatos. Pero debido a que FCV es resistente a los desinfectantes, los gatos pueden entrar en contacto con el virus en casi cualquier entorno. Se cree que la falta de vacunación o de vacunación inapropiada es un factor de riesgo importante, así como una respuesta inmune reducida debido a infecciones o enfermedades preexistentes.

Sus síntomas:

  • Pérdida de apetito.
  • Descarga ocular.
  • Secreción nasal.
  • Desarrollo de úlceras en la lengua, el paladar duro, la punta de la nariz, los labios o alrededor de las garras.
  • Neumonía.
  • Difícil respiración después del desarrollo de la neumonía.
  • Artritis (inflamación de las articulaciones).
  • Cojera.
  • Caminar doloroso.
  • Fiebre.
  • Sangrado de varios sitios.

 

Diagnóstico de la infección por Calicivirus

El veterinario tendrá que conocer el inicio de los síntomas y los posibles incidentes o condiciones que podrían haber llevado a esta condición. Después realizará un examen físico completo para evaluar todos los sistemas del cuerpo junto con la salud general del gato. También se realizará un perfil sanguíneo completo, que incluye un perfil de sangre química, un hemograma completo y un análisis de orina . Sin embargo, los resultados de estas pruebas a menudo no son específicos y no proporcionan hallazgos consistentes para un diagnóstico inicial.

La prueba de diagnóstico más confiable implica identificar una acumulación de anticuerpos FCV. Estas pruebas de anticuerpos se pueden usar para detectar y medir los niveles de antígeno de calicivirus felino y / o anticuerpos correspondientes al antígeno viral (calicivirus felino). Una prueba más avanzada que se puede usar implica hacer crecer los virus aislados utilizando el cultivo celular.

Las imágenes de diagnóstico se pueden usar para determinar cualquier daño a los pulmones; Las radiografías de tórax pueden mostrar cambios en el tejido pulmonar, incluida la consolidación del tejido pulmonar en gatos con neumonía.

 

Tratamiento de la infección FCV

El tratamiento par tu gato depende de la gravedad de los síntomas. Los gatos con casos no complicados de neumonía, por ejemplo, generalmente se recuperan en tres o cuatro días. Las úlceras orales y los síntomas de artritis , por otro lado, generalmente se resuelven sin complicaciones.

Si tu  gato ha desarrollado neumonía o está con hemorragias graves que amenazan su vida deberá ser hospitalizado para su cuidado y tratamiento. Se administrará oxígeno a tu gato si no puede respirar debido a la neumonía. Si bien no se le administrará ningún medicamento específico para las infecciones virales de este tipo, si se administran antibióticos de amplio espectro para prevenir o tratar las infecciones bacterianas secundarias que se observan con las infecciones virales. Los antibióticos oftálmicos se prescriben para el uso en los ojos afectados, y los analgésicos se pueden prescribir cuando tengan dolor al caminar.

Su gato requiere una buena atención de enfermería mientras se recupera de la infección por calicivirus. Esto puede incluir limpiar los ojos y la nariz del gato para evitar la acumulación de secreciones. Su veterinario recomendará una dieta alimenticia compuesta de alimentos altamente nutritivos y de fácil digestión, que se administrará a intervalos regulares para mantener un balance energético positivo y prevenir la desnutrición . Si su gato sufre de úlceras orales, será necesario que le den alimentos blandos.

 

Relación entre la infección por FCV y la cojera del gato

Dicho lo anterior, se ha observado una asociación entre la infección por FCV y el “síndrome de cojera”,  cojera que se da con mayor frecuencia en gatitos, y a menudo después de su primera vacunación (que es una vacuna combinada para calicivirus felino, herpesvirus y parvovirus).

Investigadores de la Universidad de Liverpool estudiaron la asociación entre el síndrome y la vacuna FCV (Dawson y otros 1993). Descubrieron que de las 123 reacciones a las vacunas que estudiaron, el 80 por ciento se presentaban con cojera (ya sea sola o en combinación con otras enfermedades como pirexia, ulceración oral o signos respiratorios). Además, de los gatos que presentaban cojera después de la vacunación, el 96 por ciento eran gatos de menos de seis meses de edad y en  el 88% se trataba de la primera vacunación. Todos los gatos investigados habían recibido una de cinco vacunas comerciales diferentes, y se descubrió que una de estas vacunas era responsable de más del 60 por ciento de los casos de cojera transitoria informados (esta vacuna ha sido modificada por el fabricante desde entonces). Se comprobó que la cojera se desarrollaba  de seis a siete días después de la vacunación en estos gatos.

Como conclusión, estos estudios han ayudado a establecer la influencia de la  FCV en el desarrollo de una poliartritis transitoria (inflamación que afecta a más de una articulación) en gatos. A partir de los estudios realizados , está claro que el “síndrome de cojera” es una manifestación común de la infección por FCV. Ocurre con mayor frecuencia en gatos jóvenes y su gravedad puede variar desde una artritis inaparente y cojera leve, hasta una poliartritis severa en la que los gatos son reacios a moverse, se sienten inapetentes y se nota que sienten dolor cuando los tocan.

Aunque el “síndrome de cojera” se observa comúnmente después de que los gatitos reciben su primera vacunación, está obvio que el virus de la vacuna no siempre causa estos signos, y la infección natural con el virus “silvestre” puede ser la causa en algunos casos.

La mayoría de los gatos afectados con este síndrome se recuperarán espontáneamente sin la necesidad de ningún tratamiento. Sin embargo, si los signos clínicos son severos, se pueden requerir medicamentos antiinflamatorios y se debe buscar atención veterinaria. Aunque la FCV es obviamente una causa común de síndrome de cojera en gatos jóvenes, existen numerosas otras posibles causas de cojera, y si los signos clínicos son graves o persisten por más de unos días, se debe buscar atención veterinaria.

 

 

 

 

 

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

      Deje una respuesta

      Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

      ACEPTAR
      Aviso de cookies
      El inicio de sesión/registro está temporalmente inhabilitado