10 mitos sobre los gatos que creías que eran ciertos

Los enigmáticos felinos han cautivado a los humanos durante siglos. A pesar de que los gatos son una de las mascotas más populares del mundo, con frecuencia tenemos ideas equivocadas de ellos. Como cualquier otro animal, los gatos son criaturas complejas y hay en ellos más de lo que vemos a simple vista.

Algunos mitos sobre los gatos pueden ser bastante inofensivos, pero otros pueden ser peligrosos para estas criaturas, ya que algunas personas tratarán a los animales de manera diferente debido a estas creencias.

A continuación, te indico varias creencias y mitos sobre los gatos que simplemente no son ciertos, y aquí voy a enumerarte diez de ellos.

1. Los gatos siempre caen de pie

Los felinos tienen lo que se llama un “reflejo de corrección”, que les permite girar raudos en el aire al caer para así lograr una caída segura. 

Su columna vertebral dotada de mucha flexibilidad, así como un aparato vestibular dentro del oído, les ayuda a lograrlo. Sin embargo, debes saber que la mayoría de los gatos necesitan, al menos, de un metro para tener suficiente tiempo para enderezarse. 

En todo caso, has de saber que los gatos corren el riesgo de caerse de ventanas y balcones abiertos, especialmente en el verano, por que es recomendable instalar mallas en ventanas y balcones para mantener a nuestros gatos seguros. 

gato cae de pie

2. Los gatos son infelices en el interior del hogar

Cuando tienes un gato como mascota, tienes dos opciones: criarlo para que sea gato de interior y no permitir que salgan a la calle o criarlo como gato de exterior.

Algunas personas creen, equivocadamente, que todos los gatos deberían vivir al aire libre. Sin embargo, lo más probable es que tengan una vida mucho más corta si son gatos que solo están al aire libre. De hecho, un gato solo para exteriores tiene una vida útil promedio de dos a cinco años. Por el contrario, la vida útil promedio de un gato de interior es de alrededor de 14 años.

No olvides que los gatos que viven en el interior de nuestras casas, incluso en los apartamentos, pueden ser muy felices, siempre y cuando les proporcionemos juegos y juguetes, sobre todo, para aquellos momentos en los que no estás con ellos.

gato jugando con pelota

3. Si tienes gatos olvídate de bañarlos

Es cierto que la mayoría de los gatos domésticos no son grandes fanáticos del agua, probablemente porque son una criatura que desciende de los animales del desierto. Los científicos también sugieren que no son fanáticos de empaparse porque sus abrigos no se secan muy rápido, lo que puede hacerlos más pesados ​​y hacerlos menos ágiles.

Los científicos piensan que la razón por la que la mayoría de los gatos odian el agua podría ser porque los abrigos de los gatos no se secan muy rápido, lo que puede hacer que se sientan bastante incómodos y posiblemente fríos.

También es probable que el agua al ofrecer resistencia,  le impide ser lo suficientemente ágil para huir de los peligros percibidos.

Otra razón es que los descendientes de los gatos evolucionaron en desiertos, donde la lluvia y el agua escaseaba.

Sin embargo, hay algunas razas que disfrutan nadando en el agua, especialmente Bengala, Maine Coon, el gato del Bosque Noruego.

4. Todos los gatos son nocturnos

Los gatos no son nocturnos, son crepusculares, lo que significa que son más activos al amanecer y al anochecer. 

Con su capacidad de ver con poca luz, estos son los mejores momentos del día para que un gato aproveche instintivamente las oportunidades potenciales de caza.

gatos son crepusculares

5. Un gato requiere poco mantenimiento y pueden estar solo

Esta creencia está muy extendida porque tendemos a comparar a los gatos con perros. Es evidente que los perros pueden requerir un poco más de atención que los gatos, pero eso no significa que los gatos no necesiten cariño y cuidado.

Pensar que los gatos requieren poco mantenimiento puede ser peligroso. Por ejemplo, el pensar que dejar a nuestro gato con un alimentador automático y un poco de agua es suficiente, porque no requiere mucho mantenimiento. En muchas ocasiones esto les provoca  ansiedad por la separación, al igual que a los perros.

Desean la estabilidad de su vida familiar, al igual que los perros, simplemente no lo muestran.De hecho, los gatos pueden estresarse mucho si se quedan solos durante demasiado tiempo, lo que puede conducir a problemas de comportamiento, como un aseo excesivo y maullidos constantes. Los gatos domésticos necesitan tiempo de juego regular y mucha interacción humana.

6.  Los gatos pueden ver en la oscuridad

Debes saber que los gatos no pueden ver en la oscuridad, pero sus ojos si están adaptados para visionar con niveles bajos de luz.

Las córneas de los ojos de un gato son más finas que en los humanos y sus iris se abren mucho más, lo que permite que entre más luz.

Las retinas en la parte posterior de los ojos de un gato tienen más varillas, que son las que aumentan los impulsos de luz. 

Los gatos también tienen un área reflectante altamente desarrollada en la parte posterior de sus ojos, que es lo que los hace brillar por la noche cuando son atrapados por la luz. Gracias a esto, encuentro en mi jardín a mi gata con una linterna.

7. Nuestros gatos son fríos y distantes

Los felinos pueden compartir vínculos profundos con sus familias, por eso los llegamos, con mucha lógica, a considerar como un “miembro” más de la familia.

Los gatos tampoco excluyen a los miembros no familiares de su círculo, como lo prueba los gatos que son utilizados para dar cariño y consuelo en hospitales y residencias geriátricas.

Sabemos que los gatos no muestran sus emociones de forma tan abierta como otras especies, pero tienen formas más sutiles de mostrar su afecto, como golpearnos suavemente la cara o simplemente pasar el rato con nosotros. 

Los gatos son muy buenos comunicadores y utilizan una combinación de lenguaje corporal, posturas y vocalizaciones para expresar sus sentimientos. Aunque el afecto de los gatos es sutil y a veces complejo, tienen una variedad de formas de mostrar afecto y confianza a las personas a las que están apegados.

Quizás como explicación de este comportamiento, se encuentra en que no fueron criados para pasar mucho tiempo cerca de los humanos, y también porque sus ancestros no vivieron en el mismo tipo de grupos familiares que los caninos.  

gatos tienen apego con los humanos

8. Los gatos solo rocían para marcar su territorio

La pulverización es un comportamiento normal que lo emplean los gatos para marcar territorio. Sin embargo, los gatos también rocían como una estrategia de superar los momentos de estrés o cuando están enfermos. 

También puede ocurrir que si tu gato está rociando en el interior de tu hogar, sufra inflamación del tracto urinario, desorientación o dolor en las articulaciones. Todas esas afecciones pueden acabar siendo graves si no se tratan y no se busca el consejo de un veterinario.

9. A los gatos no les gustan otros gatos

Por instinto, los gatos son cazadores solitarios que están programados genéticamente para defender su territorio y, de este modo, garantizar su seguridad y la suficiente comida para ellos y sus crías, por lo que no es normal que la mayoría de los gatos tienden a preferir ser el único felino en un hogar.

Sin embargo, también pueden formar grupos con su propia especie: los gatos salvajes tienden a vivir en colonias de hembras relacionadas. Es muy posible que los hermanos y gatos que han vivido juntos desde que eran gatitos se lleven bien, aunque este no siempre ocurre. En ocasiones, presentar en el hogar un nuevo gato puede ser realmente complicado.

En el mundo de los gatos, las buenas relaciones dependen de que haya los suficientes recursos disponibles para que nadie tenga que compartir. En el caso de tener varios gatos, se recomienda crear un hogar armonioso para ellos proporcionando varias áreas de alimentación y bandejas de basura, junto con los necesarios lugares para beber, esconderse y dormir.

colonia de gatos

10. El declawing es inofensivo para un gato  

Te informo que el  declawing puede causar problemas psicológicos y físicos duraderos para tu gato a medida que avanza en la vida.

Se trata de una solución estadounidense para los arañazos de los gatos. Muchos países, incluyendo el Reino Unido, Australia, Japón y gran parte de Europa, lo han prohibido.

No es solo la eliminación de las garras, supone quitar el hueso hasta el último nudillo, similar a cortar el último hueso de un dedo nuestro.

Al tratarse de una cirugía de amputación a tu gato, no es exactamente una forma inofensiva de hacer que dejen de rascar en el sofá.

Si las garras de tu gato están demasiado afiladas, puedes recortarlas en lugar de quitarlas por completo. En algunos casos, los gatos incluso se arreglan recortando sus propias garras con los dientes. 

Estoy deseando escuchar tu opinión

      Encantado de que dejes un comentario

      Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

      ACEPTAR
      Aviso de cookies
      Migatapersa
      El inicio de sesión/registro está temporalmente inhabilitado