¿Por qué mi gata jadea después del parto?

Los gatitos acaban de nacer y observas preocupado que mamá gata jadea y te preguntas si es mala señal que tu gata esté respirando rápido después de dar a luz. Las respiraciones de la gata son cortas y aparentemente pesadas, con la lengua un poco fuera.

Algunos veterinarios opinan que la respiración rápida o jadeo nunca es normal en los gatos. Esta respiración rápida después de dar a luz en algunas gatas desaparece después de un tiempo y no ocasiona ningún otro problema adicional, en otras ocasiones  puede ser el principio de una afección  que pone en peligro la vida de la mamá gata.

En este artículo, te expongo las posibles razones por las que tu gata jadea después de parir.

Razones por la que la gata jadea después del parto

1. Estrés, esfuerzo del parto o posibles dificultades en la entrega

El  esfuerzo que supone el parto y el nacimiento de los gatitos pueden provocar que la mamá gata jadee. Mientras siga comiendo, bebiendo, yendo a la caja de arena y amamantando a sus gatitos, no es algo de lo te qué debas preocupar.

En ocasiones, la respiración rápida y el jadeo es una señal de que los gatitos todavía están dentro de ella esperando a nacer. Incluso puede ser necesario expulsar una placenta retenida.

Las gatas pueden experimentar lo que se llama “trabajo de parto interrumpido” durante el cual los gatitos pueden nacer con una separación de hasta 48 horas.

Si ha transcurrido ese tiempo y aún no ha entregado más gatitos y todavía está jadeando, llévala al veterinario para que la hagan una radiografía abdominal o una ecografía. Esto confirmará la posible presencia de gatitos que no hayan nacido.

Si en algún momento durante el período de espera hay contracciones y se está esforzando y no nace ningún gatito en una hora, llévala al veterinario inmediatamente.

Una vez más, si se la ves feliz y relajada a pesar de la respiración acelerada, déjala tranquila pero sin dejar de vigilar su evolución.

2. La existencia de fiebre debida a una infección

Otra causa probable del jadeo puede ser la fiebre. La fiebre alta puede ser debida a afecciones graves como infección en el útero o de las glándulas mamarias

La fiebre generalmente viene acompañada de otros síntomas, como o falta de apetito y desgana. Si notas estas señales, llévala al veterinario para que la examinen.

El veterinario recetará a la gata antibióticos si efectivamente hay una infección. 

3. Hipocalcemia

Esta enfermedad también se conoce con otros nombres: fiebre de la leche, tetania puerperal y eclampsia. Se caracteriza por un descenso del calcio en la sangre por debajo del nivel normal.

El primer síntoma observable de la hipocalcemia es la respiración rápida o jadeo en una gata que está embarazada o ha dado a luz.

La hipocalcemia puede aparecer al final del embarazo o en el momento en que está dando a luz. Con mayor frecuencia sucede en las tres o cuatro primeras semanas después del parto. Cuando está dando leche a sus gatitos.

Además de la respiración rápida, ten cuidado con otros signos como la fiebre, pérdida de apetito y letargo. Puede ponerse inquieta y nerviosa, y más tarde podrías observar algunos temblores y extremidades rígidas  que le dificultan pararse o caminar.

Qué hacer durante la hipocalcemia

Cuando no se trata la hipocalcemia, la gata puede tener convulsiones e insuficiencia orgánica. Por lo tanto, cuando observes los signos mencionados anteriormente, lleva a tu gata al veterinario de inmediato. Este antes de que obtenga los resultados, deberá administrar a la gata calcio intravenoso inmediato pero controlado para recuperar el nivel normal en la sangre. Es posible que también se necesiten otros medicamentos como los que controlan la fiebre y las convulsiones.

Cuando la gata se haya estabilizado, puede ser necesaria un electrocardiograma, para comprobar si hay anormalidades en el corazón como resultado del bajón repentino de calcio en la sangre. El veterinario probablemente aconsejará calcio y vitamina D como suplemento.

El veterinario podrá establecer pautas para la alimentación manual y el cuidado de los gatitos en ausencia temporal de su madre. Recuperada la gata, se la mantendrá bajo estrecha observación para ver si la crisis se repite. Si vuelve a repetirse, los gatitos deberán ser destetados temprano y alimentados a mano con una fórmula de reemplazo de leche.

Cómo se puede prevenir la hipocalcemia

Para prevenir esta afección potencialmente mortal, proporciona a tu gata preñada una comida comercial para gatos de buena calidad, que sirva para la etapa de su vida en la que se encuentra. Esto debe completarse con las vitaminas y minerales que necesita durante el embarazo y la posterior lactancia. 

La suplementación oral de calcio durante el embarazo no se recomienda. Puede hacer que el cuerpo piense que hay más que suficiente calcio en la sangre. Esto puede hacer que las glándulas paratiroides, que son responsables de controlar los niveles de calcio, produzcan menos o incluso dejen de producir hormona paratiroidea. Esto dará como resultado una disminución del calcio en la sangre, lo que paradójicamente genera hipocalcemia. 

Estoy deseando escuchar tu opinión

      Encantado de que dejes un comentario

      Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

      ACEPTAR
      Aviso de cookies
      Migatapersa
      El inicio de sesión/registro está temporalmente inhabilitado