¿Qué pasa si una gata no amamanta a sus gatitos?

Si tu gata ha estado embarazada y ha dado a luz a sus gatitos,  puede ocurrir que por alguna razón la gata no los quiera amamantar. Compruebas que ha rechazado completamente a uno o más gatitos o simplemente no estás seguro de que esté amamantando de forma adecuada. ¿Qué debe hacer un dueño de gato preocupado?

Durante sus primeras cuatro semanas de vida, los gatitos necesitan la leche de su madre. Si la mamá gata y sus gatitos están sanos y bien cuidados, no debería haber problemas; en la mayoría de los casos, las gatas crían y cuidan de sus gatitos con poca o ninguna intervención humana. Sin embargo, hay momentos en que la naturaleza no se hace cargo. Es entonces cuando los humanos necesitan intervenir y ofrecer su ayuda.

A continuación, te indicaré qué pasa si una gata no amamanta.

Pueden presentarse varias situaciones en las qué una mamá gata no amamante a sus gatitos. En algunos casos, la mamá gata comenzará a amamantar y luego lo dejará. También puede ocurrir que la gata nunca haya comenzado a amamantar. La gata puede rechazar a alguno o a todos los gatitos. Puede además de ignorarlos actuar agresivamente cuando se le acerca un gatito.

Si sucede algo como esto, lo primero será llevar a la madre y los gatitos al veterinario lo antes posible. Si encuentras el motivo por el cual una gata no alimenta a sus gatitos, tendrás más posibilidades de lograr que comience a amamantarlos. O, es posible que debas intervenir y cuidar de los gatitos tú mismo.

A continuación te ofrezco posibles razones para que no amamante de forma adecuada.

Instagram:@cristinamurielt

1. Enfermedad de la mamá gata 

Si la gata tiene un problema de salud, es posible que no pueda o no quiera amamantar a sus gatitos. En algunos casos, ella no producirá suficiente leche para sus gatitos. O bien, un problema como la mastitis puede estar incomodándola la lactancia.

La mastitis es una afección médica que a veces puede afectar a una madre lactante. Es el resultado de una infección bacteriana de sus glándulas mamarias, por lo que no puede amamantar. Si notas que las tetinas de la gata parecen hinchadas, rojas o irritadas, o que emiten una secreción coloreada, llévala a un veterinario para recibir tratamiento.

2. Desnutrición de la gata

La nutrición de una gata lactante es una parte importante para mantenerla sana y capaz de amamantar a sus gatitos. Si una gata no recibe una nutrición adecuada, no podrá producir suficiente leche para alimentar su camada y se negará a alimentarla

Para mantener su peso y fuerza, las gatas lactantes necesitan un promedio de 2 a 2.5 veces la cantidad de calorías por día que un gato adulto promedio necesita.

Los requerimientos energéticos de la hembra lactante dependen del número de gatitos amamante y de su edad, esto determina la cantidad de leche que debe producir

Durante la lactancia, la gata debe consumir alimento adecuado para gatas lactantes, rico en proteínas y materias grasas, al menos, entre las primeras cinco y siete semanas de vida de los gatitos. 

Es importante que no olvides suministrar el agua necesaria para que no se deshidrate, ten en cuenta que para que produzca leche, es necesario el aporte de agua al organismo.

Instagram:@abbinunu

3. Gatitos enfermos o con deformidades

La gata puede detectar o sospechar un problema de salud en uno o más gatitos, otros nacen con defectos congénitos y no se desarrollan adecuadamente. Si la mamá gata siente que un bebé es débil o no puede prosperar, también se negará a amamantar a ese gatito u otros gatitos afectados.

Como consecuencia, puede sacar al gatito enfermo del nido en un intento instintivo de proteger a los otros. No intentes volver a poner al gatito rechazado en el nido. Es poco probable que esto tenga éxito y puede estresar a la madre que posiblemente la lleve a rechazar más gatitos, tal vez incluso toda la camada. En cambio, alimenta con biberón y mantén caliente al gatito rechazado mientras tratas de llevarlos con la madre al veterinario lo antes posible.

4. Intervención humana

Durante la primera semana después del nacimiento, es vital que la mamá gata pase tiempo con sus crías en un lugar seguro, cálido y apartado: su nido. Mantén al mínimo una interacción con ella y los gatitos en esos días.

Atosigar constantemente a la gata o a sus gatitos durante los primeros siete días después del nacimiento la estresará, algo que puede provocar que deje de amamantarlos. Limítate a vigilar su salud y mantén limpio el nido de la cría, pero no abraces excesivamente a los gatitos, especialmente si ves que molesta a la gata. Después de la primera semana, podrás manejarlos para poder socializarlos con las personas.

5. Camada de gatitos muy grande

Cuando las camadas de gatitos son muy grandes y no hay suficientes pezones para que todos los gatitos puedan amamantar, los gatitos más fuertes y grandes pueden empujar a los más pequeños y no dejarlos acceder a la leche.

Es posible que la gata tampoco produzca suficiente leche para alimentar a todos, pudiendo favorecer a los más fuertes y rechazar a los más pequeños y débiles. La madre y los gatitos deben ver al veterinario lo antes posible. Los gatitos rechazados deben alimentarse con biberón y mantenerse calientes mientras tanto.

Instagram:@phucat_family

6. Gatitos maduros

Una vez que los gatitos alcanzan entre 3 semanas y 4 semanas de edad, la mamá gata comenzará a destetarlos, y así durante cuatro semanas más. Durante este tiempo, ella se negará a amamantarlos con tanta frecuencia, si es que lo hace, porque les están creciendo los dientes, lo que lo hace muy incómodo para ella. 

Este es un comportamiento completamente normal y es debido a que los gatitos están creciendo. Ayúdala proporcionándoles comida sólida, la misma comida que le has estado dando a mamá, mezclada con la fórmula de reemplazo de leche de gatito en un plato.

7. Mamá gata inmadura

Las gatas muy jóvenes a menudo carecen de la madurez necesaria para ser buenas madres. También pueden estar faltas de las reservas de energía para producir leche, ya que todavía están creciendo. Una gata puede quedar embarazada desde los cuatro meses de edad. En la mayoría de los casos, esto es una edad escasa para que ella y sus gatitos se desarrollen. Si tienes una gata joven que ha rechazado a algunos o a todos sus gatitos, deberás intervenir y ayudar. 

Finalmente, algunas gatas no son muy maternales ni buenas madres y crear problemas de abandono de gatitos durante la lactancia. 

Cómo alimentar a los gatitos con biberón

Si la gata no alimenta a sus gatitos recién nacidos, es importante llevar a la madre y a los gatitos a un veterinario lo antes posible. Mientras tanto, debes encontrar una manera de alimentar a los gatitos, ya que necesitan comer cada pocas horas con  una determinada frecuencia dependiendo de su edad. Esto generalmente se hace con biberón de fórmula para gatitos.

Estos gatitos que no tienen acceso a la leche materna, deben ser alimentados mediante biberón, con un sustituto comercial de la leche que sea específicamente formulado para gatitos jóvenes. Las instrucciones del fabricante permiten conocer tanto las cantidades que hay que administrar, preparación y conservación.

Evite la leche de vaca o la fórmula para bebés humanos, ya que no son nutricionalmente apropiadas para los gatitos y pueden provocar problemas de salud e incluso la muerte si se alimentan durante un período largo de tiempo.

La leche de reemplazo, debe ser lo más parecida a la composición de la leche de gata. Se debe elegir una leche lo más pobre posible en almidón, puesto que los gatitos no tienen bien desarrolladas las enzimas que permiten su digestión. La leche materna contiene variedad de ácidos grasos, entre los que se encuentran EPA y DHA de la serie omega 3.  La leche debe contener un aporte equilibrado de minerales  y vitaminas, sin olvidar a los aminoácidos esenciales como el triptófano, arginina, taurina y a los ácidos grasos esenciales.

Cómo proporcionar, de forma correcta, la leche con biberón

Por lo general, la leche de fórmula está en forma de polvo para diluir con agua, lo que permite adaptar la concentración de la leche preparada. La dosis administrada será la indicada por el fabricante, para evitar una diarrea se puede diluir más la leche en las siguientes tomas. La toma de leche se proporciona a la temperatura de 35-38 ºC.

Los gatitos pueden alimentarse con biberón en postura decúbito con la cabeza levantada. El gatito debe poder mamar del biberón a voluntad, sin forzarlo por el riesgo de falsa deglución. Los gatitos más débiles pueden necesitar la alimentación con sonda, de diámetro adaptado al tamaño del gatito. Lava bien los biberones, es conveniente esterilizarlos regularmente. 

Las tomas deben repartirse, tanto más cuanto menor sea el gatito y teniendo en cuenta que la capacidad máxima del estómago de un gatito es de aproximadamente 4 ml/100 g de peso corporal.

Durante la primera semana de vida, los gatitos deben ser alimentados cada 2-4 horas, incluyendo la noche, y en adelante con menos frecuencia.

Ayudarlos a orinar y defecar. Antes de las 3 semanas de edad carecen del reflejo de evacuación y es necesario estimular su perineo con un paño suave, húmedo y tibio durante la toma de leche. Así se simula la acción de la madre cuando amamanta a su camada y estimula la micción y defecación. 

A las 3-4 semanas de vida, puede introducirse alimento para gatitos mezclado con agua o con la leche y coloca la mezcla en un tazón. Una vez que el gatito haya aprendido a comer en un cuenco, puede reducirse lentamente la cantidad de agua o leche utilizada hasta que se ingiera únicamente alimento sólido.

El destete suele producirse en torno a las 6-8 semanas de edad. 

Estoy deseando escuchar tu opinión

      Encantado de que dejes un comentario

      Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

      ACEPTAR
      Aviso de cookies
      Migatapersa
      El inicio de sesión/registro está temporalmente inhabilitado