Remedios caseros para el dolor de estómago en gatos

Un malestar estomacal en un gato puede ser una situación difícil de afrontar para los dueños de gatos que se sienten impotentes, ya que es muy posible que no sepamos qué hacer para aliviar su dolor.

El vómito y el malestar estomacal pueden deberse a varias razones. Puede ser algo que sucede alguna vez, o tratarse de un problema recurrente.

Es posible que tu gatito tenga dolor de barriga al tomar esa leche que le acabas de ofrecer después del desayuno. También podría ser que no puede tolerar esa nueva comida para gatos que le acabas de traer, o tal vez simplemente come demasiado rápido. Las bolas de pelo también son causas de vómitos.

Como dueño de un gato no debes preocuparte, porque hay algunas buenos remedios que puedes utilizar en casa para aliviar los problemas de barriga de tu gato.

Posibles causas del dolor de estómago en un gato

Si el malestar estomacal es ocasional, puede tener las siguientes causas:

  • Cambio repentino de dieta.
  • Formación de bolas de pelo.
  • Tragar algo que le bloqueó el estómago (como una cuerda u otro objeto)
  • Efectos secundarios de medicamentos.
  • Infecciones virales o bacterianas.
  • Ingerir algo tóxico.
  • Parásitos.

Si tu gato parece tener vómitos recurrentes y malestar estomacal, uno de estas podría ser la causa:

  • Enfermedad inflamatoria intestinal.
  • Cáncer.
  • Infecciones bacterianas o fúngicas
  • Enfermedad metabólica (hipertiroidismo, insuficiencia renal, insuficiencia hepática, etc.)
  • Trastornos de la motilidad.

Si el  malestar estomacal no es grave puedes probar los siguientes remedios caseros.

#1 Establece un periodo de ayuno a tu gato

La comida puede hacer que un gato se sienta peor cuando tiene malestar estomacal. Puedes probar a quitar la comida de tu gato durante 24 horas para ayudar a darle tiempo a su estómago, tomar un descanso y eliminar la causa de la irritación. Durante el ayuno, un gato debe tener agua limpia para no deshidratarse. Los gatos adultos no deben ayunar durante más de 24 horas y los gatitos no pueden estar más de 4 horas sin comida.

Si tienes dudas con el ayuno de tu gato por un día, puedes probar a darle porciones más pequeñas de comida varias veces durante el día en lugar de unas pocas comidas abundantes. Un gato también puede beneficiarse de comer menos. Los gatos pueden vomitar o tener malestar estomacal cuando comen mucho o demasiado deprisa.

#2 Proporciona a tu gato alimentos blandos

La irritación podría provenir de un nuevo tipo de alimento o de una dieta demasiado compleja. Al volver a lo básico, podrías ayudar a tu mascota en su recuperación.

Para ello, alimenta a tu gato con alimentos blandos como pollo, pavo y arroz hervido cuando termine su ayuno. Estos pueden cocinarse solos en agua y darse en pequeñas cantidades y sin sal.

Vuelve a introducir de forma gradual la dieta regular de tu gato durante tres o cuatro días una vez que ya no tenga problemas estomacales. Es importante volver gradualmente a su dieta porque hacerlo demasiado rápido puede agravar su malestar estomacal.

#3 Emplea hierbas y alimentos especiales

Puedes dar a tu gato diferentes hierbas para ayudar a aliviar su malestar estomacal. La hierba gatera puede aliviar al igual que el jengibre. Puedes mezclar una pizca de jengibre molido fresco en un poco de comida húmeda para tu gato y dárselo hasta tres veces al día.

Las comidas y dietas especiales para gatos también pueden ayudar a tu gato a recuperarse. Hay alimentos secos para gatos disponibles comercialmente para estómagos sensibles. Estos alimentos están especialmente formulados con ingredientes que la mayoría de los gatos tienden a tolerar bien. Un veterinario te puede recomendar un alimento apropiado según la sensibilidad y alergias de tu gato.

#4 Ayuda a eliminar las bolas de pelo

Algunos dolores de estómago en los gatos pueden ser consecuencia de las bolas de pelo. Para ayudar a eliminarlas, puedes hacer que tu gato ingiera un poco de malta colocándoselo en su pata para que lo lama. 

Quizás debas hablar con el veterinario para ayudar a tu gato con las bolas de pelo, ya que pueden convertirse en un problema grave. Cepilla a tu gato con frecuencia para ayudar a controlar las bolas de pelo.

#5 Utiliza calabaza

El puré de calabaza es una excelente fuente de fibra soluble e insoluble. Esto supone que no solo ayuda ayuda a aliviar la diarrea, también sirve para aliviar el estreñimiento. 

La calabaza también es rica en enzimas que pueden aliviar el malestar estomacal. Puedes dar una cucharadita de calabaza a tu mascota recién hecha al vapor, horneada o en puré una vez al día o más.

Algunos gatos lamerán la cuchara. Para aquellos que no les guste el sabor, puedes mezclarlo con un poco de yogurt. La calabaza se puede usar todos los días, incluso después de que desaparezcan los síntomas.

#6 Emplea olmo resbaladizo (Ulmus Rubra)

Se trata de una especie de olmo que se ha utilizado como un remedio herbal en América del Norte durante cientos de años. Es conocido también como olmo americano, olmo indio, olmo rojo.

Es muy versátil, para el alivio de una serie de enfermedades, como el síndrome del intestino irritable, los dolores de garganta y ayuda con problemas de diarrea y estómago. Para una mascota que ha vomitado, el olmo resbaladizo puede ofrecer un alivio rápido.

La corteza interna del olmo resbaladizo es la parte que se utiliza para el tratamiento de todas las enfermedades mencionadas y aún más. Se seca y se muele en polvo, y se utiliza para fines medicinales. Como líquido, se puede administrar con una cucharadita o una jeringa. En forma de pasta, algunos gatos lo lamerán o puede mezclarse con alimentos o incluso con un poco de yogurt. Esta dosis puede repetirse cuatro o cinco veces al día. 

Como advertencia, evita usar el olmo resbaladizo durante demasiado tiempo (no más de un par de semanas), ya que al cubrir el revestimiento del tracto digestivo existe el riesgo de que los nutrientes no se absorban.

#7 Manzanilla

Planta que relaja los músculos del estómago y es muy buena para aliviar el exceso de gases y las náuseas. Simplemente prepara una bolsa de manzanilla como una infusión y deja que se enfríe.

Se lo debes servir a temperatura ambiente y puedes probar a dárselo con una jeringuilla sin aguja. Se lo colocarás en el lateral de la boca y le darás una pequeña cantidad, siempre y cuando lleve un tiempo sin vomitar. Si el gato la rehúsa no debes forzarlo y prueba a mezclarla con el agua que bebe.

#8 Proporciona probióticos a tu peludito

Los probióticos son microorganismos vivos que evitan que las bacterias patógenas, del tipo malo, creen un desequilibrio dentro del tracto digestivo.

El tracto digestivo es el hogar de miles de millones de bacterias. Es la proporción adecuada de bacterias buenas a malas lo que mantiene el buen funcionamiento del sistema inmunitario. Cuando la flora intestinal está equilibrada, el cuerpo puede combatir las infecciones bacterianas y virales.

Los probióticos son preparados a base de bacterias beneficiosas que pueden ayudar a equilibrar el sistema gastrointestinal de nuestro gato si se desestabilizó. Aparte de mejorar sensiblemente los casos de diarrea y enfermedades intestinales crónicas, mejoran su sistema inmunitario, solventando en algunos casos infecciones agudas de origen bacteriano.

Evita los probióticos basados ​​en productos lácteos o aquellos que contienen Lactobacillus casei, Lactobacillus reuteri y Lactobacillus bulgaricus.

#9 Leche cruda de cabra

Este es uno de los alimentos más completos del mundo. Contiene vitaminas, minerales, electrolitos, enzimas, antioxidantes para combatir el cáncer, proteínas y ácidos grasos. Debido a que es altamente digestible, estos nutrientes se absorben y asimilan con bastante rapidez.

La leche cruda de cabra es una fantástica ayuda digestiva para gatos frente a la leche de vaca:

  • La leche de cabra es más digerible. debido a que sus moléculas de grasa son más pequeñas que las de la leche de vaca y presenta más ácidos grasos de cadena media y corta.
  • La leche de cabra produce menos alergias. La razón es que la leche de vaca contiene cierto tipo de proteínas  y ciertos tipos de lactalbúmina y lactoglobulina que están relacionadas con reacciones alérgicas. La leche de cabra, sin embargo, presenta cero o muy bajos niveles de estas sustancias.

En cuanto a la intolerancia a la lactasa, sabes que los gatos adultos no tienen la enzima que descompone la lactosa. ocasionando problemas de digestión. Por lo tanto, no se trata de que sean intolerantes, es que no la pueden digerir, que es cuestión diferente.
También debes saber que la leche recién ordeñada contiene lactasa, lo que debería ser capaz de ayudar a su propia digestión. De ahí que los gatos que son “intolerantes” a la lactosa no tengan problema en consumir la leche cruda. 

Beneficios de la leche cruda de cabra

  • Contiene elevadas dosis de probióticos que suponen bacterias buenas que son adecuadas para tu gato. 
  • Es fantástica para la digestión: para gatos con estómagos sensibles, la leche de cabra cruda puede contribuir a reponer probióticos y regular su función digestiva, así como ayudar a controlar las bacterias malas.
  • Tiene efectos anti-inflamatorios y reduce la mucosa, lo que ayuda en casos de alergias alimenticias, y no tiene efectos secundarios como los medicamentos.
  • Puede ayudar al sistema inmunitario. Una mejor flora intestinal, como ya sabemos, es una garantía de un sistema inmune más sano. 

Estoy deseando escuchar tu opinión

      Encantado de que dejes un comentario

      Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

      ACEPTAR
      Aviso de cookies
      Migatapersa
      El inicio de sesión/registro está temporalmente inhabilitado