Cuándo y cómo se debe socializar un gato cachorro

1
Cuándo y cómo se debe socializar un gato cachorro
3.8 (76.67%) 6 votes

 

Todos los gatitos requieren una socialización temprana para convertirse en buenas mascotas.

Es aconsejable que los gatitos aprendan a interactuar con otros gatos y mascotas, así como con personas, para que puedan disfrutar de interacciones positivas.

La socialización también les ayuda a tener confianza y seguridad en sus entornos domésticos.

Si te tomas tu tiempo para socializar a tu gatito conseguirás darle un “seguro de salud emocional” que le vendrá muy bien durante su vida.

Pero, ¿cuándo y cómo debo realizar la socialización de un gato cachorro? 

 

Instagram: @psico_pink

¿En qué consiste la socialización del gato?

La socialización del gato bebé consiste en desarrollar la confianza de tu gato y de adaptarla a las personas y a otros animales en el entorno del hogar. Un gato que no está socializado puede ser tímido, desconfiado, asustado o agresivo. Por el contrario, un gato bien socializado es más probable que sea amoroso, confiado, cariñoso y de buen comportamiento. Es muy importante socializar a tu gato si tiene niños pequeños, para, entre otros males, evitar arañazos y mordeduras durante el juego.

Los gatos mayores que no han sido socializados requerirán mucho más tiempo y esfuerzo, pero no es imposible lograrlo.

Si quieres tener gatos, es probable que la socialización sea más fácil si adoptas un par de gatitos. Se mantendrán mutuamente en compañía, y es menos probable que presenten comportamientos destructivos debidos al aburrimiento. Muchos refugios tienen parejas vinculadas disponibles que necesitan ir a la misma casa.

El éxito en la socialización de tu gato dependerá de su personalidad, de su genética, y de la  socialización que recibió antes de las 8 semanas de edad.

La socialización del gato no te exigirá mucho tiempo. Cuanto más manejo, mejor, pero incluso las sesiones cortas de 15 minutos cada día ayudarán a ganarse la confianza de tu gato y a que se sienta cómodo en el hogar.

La habituación y la localización también ayudarán a que tu gato sea una mejor mascota. La habituación es el proceso de aclimatar a tu gato a estímulos como sonidos, olores y visiones. La localización acostumbra a tu gato a lugares como el entorno de tu hogar u oficina. 

Además de lo anterior, ten en cuenta que los gatitos aprenden observando a su madre y modelan su comportamiento basándose en lo que la ven hacer. Si la madre gata es amiga de un perro, sus gatitos lo aceptarán como una parte segura de su mundo. Pero si por el contrario, la gata se pone nerviosa ante un perro, esa será una lección para los gatitos que les costará desaprender.

 

Cuándo debes empezar la socialización del gatito

Al igual que con los bebés, los gatitos no nacen entendiendo el mundo y cómo comportarse. El mejor momento para enseñarles es durante el período de socialización primaria, alrededor de 2 a 7 semanas de edad, es cuando los gatitos están más abiertos a nuevas experiencias y tienen más posibilidades de aprender.

Después de esta edad, se vuelven más desconfiados con las personas y con las situaciones nuevas y su comportamiento es menos maleable.

Una socialización adecuada le enseña al gatito cómo “ser un gato”, los buenos modales felinos, cómo comunicarse con otros felinos, y quiénes son los amigos y enemigos de su especie.

Las lecciones que no aprenden antes de las 7 u 8 semanas de edad se pueden recuperar de forma parcial pero nunca completamente.

Cuando socialices a tu gatito, es importante recordar que la exposición no es lo mismo que la socialización. Por ejemplo, tener a un niño de 4 años cogiendo y soltando a tu gatito podría causar que el gato tenga miedo de los niños de por vida. Pero conocer a varios niños pequeños que estén tranquilos y que manipulen adecuadamente al gatito puede llevar a un gato a adorar a los niños.

Si tienes una camada de gatitos en casa, comienza a manejarlos lo antes posible. No es cierta la idea de que una madre gata pueda rechazar a sus gatitos si son tocados por personas. Lo único que puede pasar es que cambie de lugar a los gatitos.

Sin embargo, mamá gato debe estar de acuerdo con que acaricies a los gatitos para evitar que se estresen innecesariamente (si mamá parece estar demasiado ansiosa durante los primeros días, trata de acariciarlos mientras está fuera de la habitación o durmiendo). 

Para los gatos recién nacidos, es ideal que los acaricies y sostengas con suavidad durante unos segundos varias veces al día. Los gatitos deben recogerse y mantenerse en diferentes posiciones durante breves períodos cada día a las 2 semanas de edad. A medida que crecen, debes manejarlos con mayor frecuencia y por períodos de tiempo más largos. 

Una vez que tengan aproximadamente 5 semanas de vida, más personas deberían estar interactuando con ellos. Se necesita variedad de personas para una socialización óptima: jóvenes, viejos; mujer, hombres; usando gafas; luciendo un sombrero; piel clara, piel oscura; animado, relajado; etc…

 

Instagram: @nicole_duran_24

Consejos de cómo debes de realizar la socialización 

Te ofrezco algunos pasos para lograr la socialización de tu gato:

1. Acariciar a tu gato

Acariciar y tocar a tu gatito a menudo es una parte vital para socializar. Las caricias son una de las primeras sensaciones que sienten los recién nacidos cuando su madre los lame y cuida, y las caricias recuerdan esta maravillosa y segura experiencia.

Las caricias le enseñan a tu gatito que el contacto con las personas es agradable, grato y de ninguna manera aterrador. Esto ayuda a tu gatito a asociar tu olor con sentimientos de bienestar. 

También hay beneficios fisiológicos. Una acaricia agradable provoca una reducción en la presión arterial y la frecuencia cardíaca y puede cambiar la actividad de las ondas cerebrales. Esto puede ayudar a tu gatito para tener una vida de interacción tranquila y buena salud.

Los estudios han demostrado que manejar los gatos bebés durante cinco minutos al día durante las primeras tres semanas aumenta la capacidad de la mascota para aprender más adelante en la vida. No importa su edad, cuando traigas a tu gatito a casa, esos cinco minutos deben ser un mínimo de tiempo necesario para las caricias diarias. 

Al manipular al gatito, asegúrate de tocar sus orejas, cola, patas y boca para que la experiencia sea placentera y rutinaria. 

2. Háblale como si te entendiera

Hablar con tu gatito le enseña a escuchar y prestar atención a tu voz. Cuanto más hables con tu gato, mejor aprenderá a comprender y reaccionar a lo que quieres. Eso mejora su relación y establece una buena base para la capacitación presente y futura.

Habla con tu gato tan a menudo como puedas. Mientras lo acaricias, usa una voz suave para que el gatito te asocie con cariño y seguridad. Asegúrate de que tu tono refleje el estado de ánimo del momento. Por ejemplo, durante el tiempo de juego, tu voz debe ser alegre, y cuando necesites corregir al gatito, usa un tono firme y severo.

3. Sincronización

Los gatitos no sabrán lo que está bien y lo que está mal a menos que se lo indiques en el momento adecuado. Solo cuando riñas al gatito cuando hace algo mal, podrá asociar tu enfado con el incidente.

En realidad, es más útil tratar de reforzar lo que tu gatito hace bien. Elogia al gatito cuando usa la caja de arena correctamente. Por ejemplo, ofrece una golosina cuando salude a los visitantes con ronroneos felices y cuando juegue bien con otras mascotas o personas.

.

Si tu gato no socializa

La socialización lleva más tiempo con unos gatos que con otros. Y recuerda que el nivel de socialización del gato no tiene por qué responder siempre a nuestras expectativas, y que el ser un gato más tímido no lo convierte en peor gato. 

Sé comprensivo y paciente. Debes reforzar el buen comportamiento y desalentar el comportamiento no deseado. A veces, llevará años completar el proceso por completo, pero al final serás recompensado con un compañero de casa que enriquece tu vida de una forma que nunca esperabas.

 

Prevención de problemas con tu gatito durante la socialización

Es importante que aportes a tu gatito, las primeras semanas en su nuevo hogar, experiencias positivas. Este es un momento crítico que ayudará a moldear la personalidad y el comportamiento de tu gato durante toda su vida. Por esta razón, es mejor evitar tantas interacciones negativas como sea posible. 

Por ejemplo, trata de no levantar la voz o gritar cuando estés enojado con tu gatito. Esto puede crear en él un miedo o ansiedad de por vida que puede dificultar la socialización.

Asegúrate de involucrar a toda tu familia en el proceso de socialización. Introduce al gatito lentamente a otras mascotas también para que aprenda a interactuar con ellas. 

Si adoptas un gato de refugio, te costará aún más la socialización. Te puedes plantear adoptar dos, se ayudarán el uno al otro.

 

 

 

Estoy deseando escuchar tu opinión

      Encantado de que dejes un comentario

      Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

      ACEPTAR
      Aviso de cookies
      El inicio de sesión/registro está temporalmente inhabilitado