¿Son los gatos de interior felices como los de exterior?

0
¿Son los gatos de interior felices como los de exterior?

Tu gato vive en el interior de tu hogar, no sale al exterior. ¿Has pensado alguna vez que estás sacrificando su felicidad por tu comodidad?

¿Vale la pena? ¿No crees que sería más feliz saliendo al exterior?

Las ventajas de que tu gato salga a la calle

La mayoría de los dueños de mascotas no podemos estar en casa las 24 horas del día, los 7 días de la semana, y aún así, no interactúamos con nuestros compañeros felinos el tiempo que necesitan.

gato mirando desde la ventana

Imagen: https://flic.kr/p/8FQjo6

El mundo exterior es su “patio de juegos”. Pueden interactuar con las diferentes criaturas y plantas, poner en práctica sus instintos de caza, jugar en la cuerda floja caminando entre los árboles.  Pueden saltar, correr, escalar y maullar lo que quieran.

Por el contrario, los gatos de interior están limitados para desarrollar sus necesidades naturales. Si intentan estirar sus garras en tu sofá preferido son regañados y castigados. Cuando tratan de ejercitar su energía, que es cuando nosotros dormimos, se encuentran con las puertas cerradas de las habitaciones. Se quedan solos y aburridos la mayor parte del tiempo. Su vida puede ser muy frustrante para ellos.

gato en el jardín

Los gatos que salen al exterior si pueden. El mundo es su “casa de juegos”.

No estoy diciendo que los gatos de interior nunca sean felices, pero que es más difícil para ellos desarrollar su naturaleza felina.

Dejándoles salir afuera se les permite sacar toda su energía y evitarte ciertos problemas en tu hogar.

He tenido dos gatos  que vivían en casa con anterioridad a mi gata Nina. Mis experiencias con ellos tuvieron final triste, el primero fue cazado por un zorro y el segundo fue atropellado por un coche. Cuando Nina vino a nuestra casa decidí que no iba a salir del interior de nuestro hogar. El motivo de traer una gata Persa fue que se trata de gatos muy “caseros” con escaso interés por la caza y el vagabundeo.

Me equivoqué a medias, cuando se convirtió en una gata adulta comenzó su interés por salir al jardín, y claro, no pude poner freno a sus ganas de recorrer y explorar el jardín. Sus salidas son alrededor de la casa, está constantemente vigilada, así llevamos cuatro años. Su “territorio” se reduce a unos pocos metros del jardín y eso que el terreno de jardín es muy grande.

En un primer momento estaba muy preocupado, sigo estándolo pero de forma más relajada, aunque siempre manteniendo la vigilancia, en el jardín he visto de día más de una vez algún zorro.

Tengo claro que mientras siga con nosotros, (espero que sean muchos años), saldrá al jardín porque eso le hace feliz.

¿Preocupado y temeroso por dejar que tu pequeño felino deambule por el exterior? Aquí te indico mis precauciones y consejos:

  • Si se trata de un gato nuevo, manténlo dentro durante unos meses para que se acostumbre a su nuevo hogar. Por norma la mayoría de los gatos regresarán a su casa, claro, porque quieren ser alimentados, pero esto no siempre está garantizado. Si tu nuevo gato encuentra otra casa que lo alimente, o si tu gato decide escaparse, será difícil que puedas manejar la situación. Mantener a tu gato dentro de su nuevo hogar por un tiempo aumenta tus posibilidades de que regrese. Estará más unido a tí y sabrá que tu casa es una zona segura.
  • No dejes que los gatitos de menos 6-8 meses estén en el exterior. Cuando dejas salir a un gatito afuera, este que no se ha desarrollado completamente está más expuesto a peligros, como coches, depredadores y otros humanos que desean robarte tu preciosa alegría. Cuando se hacen  adultos aprenden a evitar estas cosas. 
  • Debes preocuparte por administrarle las vacunas preceptivas, para evitar que tu gato contraiga enfermedades del exterior.
  • Es muy conveniente (para mí lo considero obligatorio) que tu gato entre en casa durante la noche, ¡conviértelo en una rutina! Aunque no lo creas, los gatos son de rutinas, y si tratas de establecer un momento del día para llamar a tu gato, comenzará a reconocerlo y obedecer. Cuando se acerca la noche siempre llamo a mi gata, jamás se ha quedado por la noche en el jardín. Cuando estamos en pleno verano  le toma un poco de tiempo entrar a casa, pero siempre regresa.
  • Aún no te fías? Hay cercas para gatos, si realmente quieres asegurarte de que tu gato esté seguro. ¡Instala una en tu jardín y deja que tu gato deambule por ahí! No lo veo muy eficaz, salvo para perros, los gatos trepan y saltan.

5 razones para que tu gato salga a la calle 

  • Salud del gato: el tiempo que tu gato esté fuera en la calle, supervisado y protegido, es algo que beneficiará su salud. Los gatos que viven estrictamente en el interior de los hogares son más propensos a enfermedades relacionadas con el estrés como piedras y cristales de la vejiga, alergias y enfermedad del intestino irritable. 
  • Menos caida del pelo en el gato:  los gatos de interior desprenden pelo durante todo el año, debido a las temperaturas más constantes y a la iluminación interior. Por el contrario en los gatos de exterior la luz del sol no filtrada y las temperaturas cambiantes ayudan a que su pelaje siga un ciclo de desprendimiento más natural y, como resultado, más saludable y completo. La luz solar también tiene gran capacidad de curación y ayuda al cuerpo a obtener y utilizar varias vitaminas importantes.
  • Previene el aburrimiento, la depresión y la obesidad: Los gatos de interior suelen dormir y comer demasiado, carecen de un entrono que estimule su actividad. El instinto les dice a los gatos que corran, cacen y exploren. “Sin que se satisfagan estas necesidades psicológicas, al final se vuelven clínicamente deprimidos”, dijo la conductista gato Pam Johnson-Bennet en una conferencia veterinaria occidental de 2001. En el mundo en constante cambio al aire libre, siempre hay algo nuevo e interesante de explorar. 
  • Alivia y aumenta su tolerancia al estrés:Los gatos de interior viven en un ambiente rutinario y estático. Cualquier cambio, incluso el más pequeño puede ser estresante y causar problemas de conducta. Los gatos que salen a la calle tienden a ser más flexibles y más capaces de hacer frente a loscambios.
  • Estimula su espíritu libre: los gatos están más cerca de sus ancestros salvajes que cualquiera de otros animales domesticados. Algunos creen que no están domesticados en absoluto. Dejar salir a los gatos les permite correr y cazar y hacer todo lo que le pida el instinto.

Cuando el salir a la calle tu gato no es una opción

Si todavía con lo anterior no te he convencido y estás decidido a mantener a tu adorable gato dentro, estos son mis consejos para tratar de que tu gato no se aburra demasiado. Esto también es para los gatos que están discapacitados o propensos a enfermedades, y por lo tanto, no pueden salir:

  • Asegúrate de interactuar con tu gato, para ello juega cuando puedas con él, acaricialo.
  • Hay muchos juguetes de autoaprendizaje que tu gato puede disfrutar solos, como los juguetes de láser automático. De esa manera, ¡aún puedes asegurarte de que tu gato descargue su energía!
  • Abre las persianas para que tu gato pueda asomarse. Es entretenido para tu gato acechar a los pájaros y mirar los coches.

Sería interesante que tu gato tuviera compañero (particularmente otro gato) con quien estar. Esto mantendría a tu gato ocupado y acompañado.

Cómo puedes saber si tu gato es feliz de estar contigo

Te indico las señales de que tu gato está feliz de vivir contigo:

  • Le encanta dormir contigo: pasar largas noches contigo. Eres una verdadera fuente de calor para él, un lugar seguro y cálido.
  • Se frota en tus piernas: cuando lo hace es que quiere ser acariciado, mimado. Estos son signos obvios del amor que te tiene tu gato. Deberías saber que a veces no le gusta que lo molesten, así que lo mejor es esperar que tu gato venga a buscarlo.
  • Regularmente se acicala: es un ritual frecuente en el gato, particularmente un signo de buena salud física y psicológica. Les gusta estar limpios,  un gato que descuida su higiene podría estar deprimido e insatisfecho.
  • Ronronea: contrariamente a la creencia popular, ronronear no es una fuente de felicidad, sino un reflejo antiestrés porque reduce su ritmo cardíaco y lo ayuda a relajarse al mostrar su satisfacción de estar contigo.
  • Te amasa el estómago: a menudo reproduce este comportamiento instintivo adquirido al nacer. Aprendió este gesto para provocar el aumento de la leche en su madre durante la lactancia.

Imagen de portada : https://flic.kr/p/dBh2Wc

 

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

      Deje una respuesta

      Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

      ACEPTAR
      Aviso de cookies
      El inicio de sesión/registro está temporalmente inhabilitado